Economía y Desarrollo Política y Sociedad Asia-Pacífico

Guía para sobrevivir en Corea del Norte

Guía para sobrevivir en Corea del Norte
Festival de Grandes Masas de Arirang, en Pionyang. Fuente: @fljckr (Flickr)

Tras la euforia por los optimistas resultados de la tercera cumbre intercoreana cabe preguntarse qué viene después, si puede haber un cambio en la República Democrática Popular de Corea y cuáles serán sus fuentes. El presente artículo trata de añadir una perspectiva generalmente ignorada por los analistas: los mercados furtivos como canalizadores y piezas claves de la transición, conformados en Corea del Norte por la juventud que nació en medio de la gran hambruna de la década de 1990.

Lo que la Declaración de Panmunjom abrió el 27 de abril de 2018 fue un nuevo escenario caracterizado por un acercamiento progresivo que podría traer, en primer lugar, la paz y, por último, algún tipo de Estado conjunto —si conviniera— de forma aún por definir. El cambio en Corea del Norte, ya sea hacia la reunificación con el sur o hacia la apertura al exterior, tendrá que venir motivado por las tres fuerzas que generan equilibrio social: el aparato estatal, la ciudadanía y la sociedad internacional.

Para ampliar: “Un rayo de luz en la cooperación intercoreana”, Andrea G. Rodríguez en El Orden Mundial, 2017

Poco se sabe de lo que ocurre dentro de la parte septentrional de la península coreana más allá de los detallados informes sobre su desarrollo militar o de las denuncias de abusos contra los derechos humanos. El Gobierno norcoreano mantiene un férreo control de las comunicaciones y de las fronteras, así como de las mentes de los ciudadanos por medio de infusiones de propaganda desde edad temprana. La educación puede ser una herramienta de adoctrinamiento o de ilustración, de creación de una mentalidad crítica. En las escuelas norcoreanas, así como en todas las casas y edificios públicos, los retratos de los predecesores del líder actual presiden las aulas; la disciplina y el culto a la familia de los Kim son parte del currículo escolar.

No obstante, fuentes alternativas de información han surgido en este nuevo siglo como consecuencia de la necesidad de sobrevivir en uno de los regímenes más estancos del mundo. Los llamados milénicos o mileniales son los responsables de haber suscitado, introducido y propagado de manera indirecta conocimiento del exterior a través de la creación de mercados ilegales con el objetivo de paliar las deficiencias del norte. Esta Generación Jangmadang podría ser el motor del cambio, la acción desde abajo que lleva preparando desde principios de este siglo a la sociedad norcoreana para una nueva revolución, la salida de la caverna y la primera mirada al sol desde hace más de 65 años.

Corea del Norte es el país con menos libertad de prensa del mundo. Con tres canales controlados por la Televisión Central de Corea, un periódico y una intranet bloqueada al exterior, es uno de los países más estancos y misteriosos del planeta.

Una mirada al norte más misterioso

La República Democrática Popular de Corea tiene cerca de 25 millones de habitantes —la mitad que su vecino del sur—, los cuales viven concentrados en las llanuras y regiones bajas del país, al noreste y suroeste, debido a que la topografía del país es mayoritariamente montañosa. La población urbana prevalece sobre la población rural; Pionyang, la capital, es la ciudad más poblada. La pobreza afecta a una porción importante —el Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas habla de que el 70% se encuentra en estado de inseguridad alimentaria— y urge el envío constante de paquetes de ayuda humanitaria, como el de 2011 por parte de la UE para ayudar a paliar la desnutrición de 650.000 personas. Como consecuencia, el consumo de drogas —metanfetamina y cristal, principalmente— importadas desde China y Japón ha crecido en las últimas décadas; en 2016 afectaba a casi un tercio de la población. El opio es una de las industrias de emergencia que en tiempos de los predecesores de Kim Jong-un se utilizaba para dar un empuje rápido a la economía y que puede que se haya vuelto a poner en marcha.

Para ampliar: “Oro intravenoso: geopolítica del opio”, Daniel Rosselló en El Orden Mundial, 2016

Al norte de Corea se encuentra China, separada su frontera por el río Amrok —en piongán— o Yalu —en chino—. Rusia es vecina por el extremo oriental; comparte 17 kilómetros y un puente. Otros tres pasos han sido habilitados para el intercambio con el territorio controlado desde Pekín: el Puente de la Amistad Sino-coreana, la línea de ferrocarril del río Ji’an Yalu y el nuevo puente del río Yalu. No obstante, debido a las bajas temperaturas —la ciudad cercana de Baishán tiene una temperatura media anual de 4,6 ºC—, estos puntos de paso oficiales se complementan con los creados por el invierno, uniones improvisadas a través del cauce helado del río Amrok.

La sociedad se encuentra firmemente controlada por un sistema estatal de castas —chalushin songbun— que determina las oportunidades que un individuo tendrá a lo largo de su vida. Un songbun puede ser definido como “la clasificación sociopolítica que determina el estado de los ciudadanos norcoreanos, basada en gran medida en la lealtad percibida al Gobierno de la historia familiar”. Una vez etiquetado como enemigo, la familia de la persona sufrirá la etiqueta durante tres generaciones hasta que la descendencia haya sido “purificada”. La concepción del songbun lleva al extremo la percepción de que la deslealtad se encuentra en la línea de sangre, generalmente haciendo referencia a las actuaciones durante la guerra de Corea (1950-1953). La segunda parte de la definición ilumina el estado psicológico del régimen: la “deslealtad” como parte de la paranoia de la conspiración, característica del autoritarismo. La consecuencia directa es la proliferación de sistemas de compensación alternativos —sobornos—, ya que la organización social norcoreana ofrece un rango limitado de oportunidades a aquellos que no han nacido en la clase dominante —la única a la que se le permite vivir en Pionyang, una de las pocas ciudades que pueden visitar los turistas extranjeros—.

Cómo comprar en Corea del Norte

Si volvemos atrás en la Historia, al fin de la Segunda Guerra Mundial, el norte de la península coreana contaba con mayores ventajas para su desarrollo económico que el sur. No solo es rico en minerales —es el segundo productor mundial de magnesio—, sino que había heredado la infraestructura industrial japonesa. Es por eso por lo que la época anterior a la guerra de Corea estuvo marcada por la prosperidad económica, auspiciada por la Unión Soviética.

Durante las últimas décadas, el Gobierno de Pionyang ha reconocido únicamente tres estructuras para el comercio, todas controladas por el partido: el Sistema de Distribución Nacional (SDN), que pone el precio del producto, crea la cesta de racionamiento y controla las redes de producción; el Sistema de Distribución Cooperativo (SDC), encargado del racionamiento, y el Comercio de Distribución de los Agricultores (CDA) para el intercambio de excedente. Así, los mercados tal y como aparecen diseñados en las economías abiertas, no existen: los productos no se compran, se reciben de parte del Estado.

El Estado es el único propietario de los medios de producción, aunque hay casos de concesiones a terceros que trabajan para él. Las importaciones —principalmente desde China— y las ayudas del exterior complementan el inventario de Pionyang. Mediante el racionamiento, llega a las familias, que se apoyan en los jangmadang y el mercado negro para completar la lista de los bienes necesarios para su subsistencia.

En 2017 la ONG Libertad en Corea del Norte publicaba un documental con el título La Generación Jangmadang que pronto llamó la atención de los medios de comunicación mundiales. En él se sugería de manera implícita la pregunta de si serán los mileniales norcoreanos los que romperán el régimen de los Kim. El documental, además, comenzaba con una astuta frase de Kim Jong-un dirigida a la juventud: “Los ideales, la ambición, el entusiasmo y el vigor de la gente joven serán verdaderamente significativos y honorables solo cuando estén asociados a los requisitos de la revolución”.

Esta generación, nacida a finales de los años ochenta y principios de los noventa, toma sus primeros recuerdos de la gran hambruna de la década anterior a la entrada al nuevo siglo, cuyo número de víctimas aún se desconoce —algunos medios dicen que se llevó entre 1,5 y 3 millones de almas de una población total de 23 millones—. Las causas de este desastre humanitario se hallan en el progresivo deterioro de las infraestructuras norcoreanas, el shock que produjo en los países socialistas aliados el colapso de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y en los propios pilares de la ideología dominante —juche—, que apuesta por el autoabastecimiento en un país donde solo el 20% de la tierra es cultivable. Este hecho cambiaría la percepción de los norcoreanos sobre su Gobierno, que de ser todopoderoso y haber traído prosperidad durante las primeras décadas de su existencia ya no era capaz de proveer ni lo más básico: la alimentación.

En situaciones extremas, el instinto de supervivencia activa la creatividad. Los primeros jangmadang —‘bases del mercado’— surgieron en las áreas fronterizas con China, donde el contrabando es más sencillo. Se trata de mercados ilegales —los negocios privados están completamente prohibidos— donde se observa la ley de la oferta y la demanda y aparecen diferentes opciones de compra —la diversificación de productos es inexistente en la estructura económica básica de Corea del Norte—. En un primer momento, surgieron para paliar la escasez de alimentos, pero más tarde hicieron suyo el comercio de otras mercancías, como textiles o películas y prensa extranjeras. Y este es el mayor peligro para una Corea del Norte que pretende mostrar una Corea del Sur en ruinas y el mundo exterior como una postal de incivilización.

Para ampliar: The Jangmadang Generation, Libertad en Corea del Norte, 2017

Diferencias entre el norte y el sur en la península coreana. Fuente: The Economist

Desde la creación del país, las mujeres fueron relegadas a ser lo que la tradición dictaba que eran. La miopía de Pionyang las ve como una amenaza menor para la jerarquía de los Kim que los hombres y las ha convertido en las protagonistas de este proceso de marquetización. Consecuentemente, los pocos datos que se tienen del norte concluyen que los jangmadang se encuentran dominados por la presencia femenina, mucho menos sospechosa de llevar a cabo acciones ilícitas y con la obligación de servir menos años en el Ejército que los hombres.

Estos mercados han sabido ganarse un lugar en la sociedad norcoreana, perseguidos completamente en un principio y desde 2002 tolerados. “El Estado está indefenso”, asegura en el documental un desertor del norte en Seúl. Se calcula que cerca del 83% de la población mayor de 16 años participa de alguna manera en estas estructuras, a sabiendas de que les esperan duros castigos o incluso la muerte si son cazados en el intento de comerciar con productos prohibidos.

Salir de la caverna

“Y si tuviera que discriminar de nuevo aquellas sombras, en ardua competencia con aquellos que han conservado en todo momento las cadenas, y viera confusamente hasta que sus ojos se reacomodaran a ese estado y se acostumbraran en un tiempo nada breve, ¿no se expondría al ridículo y a que se dijera de él que, por haber subido hasta lo alto, se había estropeado los ojos, y que ni siquiera valdría la pena intentar marchar hacia arriba? Y si intentase desatarlos y conducirlos hacia la luz, ¿no lo matarían, si pudieran tenerlo en sus manos y matarlo?”

República (libro VII), Platón

Desde la hambruna y con la ruptura de las esperanzas depositadas en el nuevo sistema, el racionamiento y las protoestructuras de mercado diseñadas por el aparato estatal no funcionan. Los jangmadang han surgido para llenar ese vacío como apuesta para la supervivencia. No todos los productos son de contrabando; también entran en juego aquellos de producción propia sobre los cuales no se informa al Estado y que, por lo tanto, son tomados como “propiedad privada”, contrarios a la ideología del Estado.

En 2015 se calculaba que el total de mercados semiilegales agrupados bajo la etiqueta jangmadang había crecido de 200 cinco años antes a 396. La tendencia genera la pregunta de si ese rápido incremento se ha mantenido. La realidad dicta que, más allá de la desnuclearización de Corea del Norte y la aceptación de reglas de juego paralelas para cumplir los requisitos de jugador en el ámbito mundial, Pionyang tendrá que afrontar las consecuencias de una revolución interna, si no activa, dormida.

El Gobierno norcoreano no puede parar la evolución orgánica de estos mercados siempre y cuando no pueda proveer por sí mismo aquello que sus ciudadanos quieren poseer y pueden comprar por sí mismos en estas nuevas estructuras toleradas. Las películas y diarios surcoreanos que penetraron las fronteras, mucho más populares que los chinos por motivos idiomáticos, muestran una ruptura con una narrativa dominante que limita las percepciones del cosmos norcoreano y amenazan la existencia de una línea de pensamiento única.

La apertura que el régimen busca de cara al exterior ya está siendo llevada a cabo por la sociedad por medio de la valentía de romper las normas del sistema y convivir con él. La rápida toma de poder de las mujeres, tenidas por inferiores, o al auge de la corrupción, que busca en los jangmadang su propia subsistencia, son muestra de ello. Quizá la transición hacia un modelo mixto —que, de manera no regulada, ya vive hasta cierto punto— pueda ser una salida al estancamiento económico, social y tecnológico de Pionyang. Una idea para un futuro que acaba de ser puesto en marcha y que va más allá de las percepciones militares y de defensa, de contactos de alto nivel y de representación en la sociedad internacional.

2 comentarios

  1. En pimer lugar, mi enhorabuena a la redactora del texto aquí publicado, realizar cualquier análisis conlleva mucho tiempo en la escritura del mismo pero más aún en la parte anterior, el apartado de la información.

    Sin embargo, debo hacer ciertas críticas al artículo, que aunque no dudo de la buena intención del mismo, no parece haber tenido un apartado de información cuanto menos contrastado. En un principio esperaba leer un artículo que no tuviese la visión típica de Corea del Norte como el país opresor, que todos hemos leído, pues parecía enfocarse más al comercio en el mercado negro, pero no puedo dejar de ver que casi la mitad del texto es la crítica común a un régimen que, a mi parecer, no se le puede acusar de todo lo que se le acusa.

    Permítanme hacer los siguientes “contra-analisis” punto por punto y disculpen la extensión del comentario, pero es necesario.

    – En primer lugar se alude a los abusos de derechos humanos. Hay que recordar que esos abusos vienen reflejados en varios informes de organizaciones como la propia ONU, Amnistía internacional. El informe de Amnistía internacional carece de ninguna prueba ni evidencia y es solo un texto escrito en una pagina de word. El informe de la ONU, es más riguroso en cuanto a que presenta imagenes satélite y el testimonio de 80 desertores norcoreanos, sin embargo se basa principalmente en el testimonio de Shin Dong-Hyuk, quien recientemente pidió perdón por haber inventado gran parte de su testimonio y se duda de que en realidad sea de origen chino. Y por supuesto, si consiguiesemos el testimonio de 90 norcoreanos diciendo que en Corea del Norte no hay abusos de derechos humanos, Tendríamos más razón que la ONU? Hay que tomar con cautela esas graves acusaciones contra un país si solo se tienen evidencias testimoniales y más si es de un numero tan bajo de personas. Decir, que existen otros informes sobre los derechos humanos en Corea del norte, como es el Informe de DDHH de la asociación de científicos sociales de Corea del Norte, mostrando la otra cara de los DDHH y los aportes del país a los mismos, describiéndose todo tipo de leyes y condiciones sociales del país. Animo a su lectura para contrastar.

    – Infusiones de propaganda: Es lo que se llama educacion socialista o educacion en valores sociales. No veo nunca críticas a la infusión de la propaganda capitalista desde el minuto uno de nacer, por qué criticar una educación basada en lo común, en compartir y en el respeto?
    – El gráfico de libertad de prensa. Muchos índices sobre corea del norte son completamente absurdos por su metodología. Por ejemplo El indice de la ONUDD de criminalidad mundial, clasifica a Corea del norte como uno de los paises con mayor criminalidad, cuando ves la metodología seguida se basa en esto: Al ser Corea el norte una dictadura, se estima un indice de tanto… Si demostrásemos que Corea del Norte tiene una mayor democracia que muchos paises europeos, donde quedaría este índice? Pero ese es un tema aparte. Otro indice, sensacionalista al menos, es el de Transparencia internacional, que cuando se les pregunta por la metodología de incluir a Corea del Norte como uno de los paises menos transparentes del mundo, su respuesta es: no hemos obtenido datos para corea del norte por lo cual no se ha representado este pais en ninguno de lo informes anuales, pero bien se observa que sí se ha incluido y puntuado en los últimos años incluso con diferentes puntuaciones. Por lo cual me pregunto, cual es la metodología para incluir a Corea del norte como uno de los paises con menor libertad de prensa? El número de Diarios que existen en el país, cuanto menos, está equivocado en el pie de foto, pues se dice que hay uno y no, existen 15 diarios nacionales (Choson ilbo, Choson inmingun, Rodong sinmun…) y cientos de diarios locales. Si es por el numero de diarios, es incorrecto. Si es por la pertenencia estatal, me pregunto… por qué un medio de comunicacion es mas libre por estar en manos privadas? En ese caso representa la voluntad u opinión de un único empresario o grupo de empresarios… No será mejor que esté en manos del pueblo?

    -Respecto a la clasificación del 70% de población como en seguridad alimentaria, no me salen las cuentas. Yendo al enlace que se ofrece aquí, se dice que existen 10,5 millones de personas desnutridas, es decir, menos del 50%, no el 70. Aún así una cifra demasiado elevada, ya que según recuerdo el último informe de la FAO daba una cifra de un 15% de desnutrición para corea del norte, rozando la crisis humanitaria, algo que el gobierno nunca ha escondido. La fuente del artículo es el informe SOFI 2017, el cual estoy leyendo y no conocía sinceramente, pero de momento no encuentro mención específica a Corea del Norte. Sí parece concordar en algo, que no es debido a la falta de alimentos o a la falta de acceso, como puede ser en la mayoría de países de áfrica o américa latina, si no a la falta de vitaminas y minerales. El gobierno de Corea del norte, garantiza tres platos diarios y gratuitos a cada uno de sus habitantes. (junto a muchos otros bienes y servicios). Es decir, habrá poca variedad de comida, pero al menos se reparte y no está en manos de unos pocos como sí ocurre en paises como Somalia, donde el campo al final no producía alimentos para la población, si no biodiesel… (es un ejemplo). Como sería la desnutrición sin una repartición justa de comida? Y sin un bloqueo internacional que impide comerciar con Corea del Norte? También, si fuese mas abierto y tuviese otro sistema, obtendría mas alimentación, sí, pero entonces no se garantizaría la comida a cada persona.

    – Que un tercio de la población tome drogas, es una aseveración muy importante. Una generalización, que no sé qué pretende. Es verdad que la fuente tomada dice eso. Pero claro, vamos más allá. El link de este artículo lleva a una noticia de una página web llamada UPI, la cual referencia a un investigador surcoreano del centro de derechos Humanos para Corea del Norte y la agencia Yonhapp (conocidos ambos por sus noticias sin fuente o aseveraciones sin evidencia). Para hacer periodismo, y más aún, cualquier análisis, hay que ir directamente a la fuente primaria. En ciencias de la tierra, por ejemplo, se hace así y cualquier análisis se toma desde la fuente primaria (si no fuesemos a la fuente primaria, habríamos visto como yellowstone habría estallado 50 veces según Russia Today, por ejemplo). Yendo a la fuente original, el centro de derechos humanos para corea del norte, no se observa por ningún sitio mención alguna a las drogas en corea del norte, es decir, parece mas una entrevista entre el diario UPI y el investigador surcoreano, sin haber aportado absolutamente ninguna prueba o al menos sin haberlas mostrado al público ni a través del diario UPI ni a traves del Centro de DDHH para Corea del norte.

    – Después se continúa con la mirada a Corea del Norte. En ella se comenta algo que está en el ideario de mucha gente, de tanta, que se diluye la información a partir de interminables noticias donde cada una asegura que existe una estructura de castas y una élite en Corea del norte. Pero… llegamos a lo mismo, Dónde están las pruebas? Las pruebas que ofrecen algunos son que existen fotos de gente bien vestida en Pyongyang y que los edificios son muy nuevos, por eso ya es prueba irrefutable de esa élite y que por supuesto vive en la capital y nadie mas puede pasar allí. Pues bueno, recordemos ciertos datos, la mayor parte de la población en Corea del Norte vive en ciudades (un 60%) y la mayor parte de las ciudades de Corea del Norte son muy parecidas, mismos equipamientos, misma modernidad de edificios (se puede notar en imagen satelite o buscando en google, por ejemplo ciudades medias o pequeñas como Sungam, Hamhung, Nampho… entonces, es que hay una élite de un 60% de personas? A parte, se ve en imagen satelite que el campo cada vez se parece mas a la ciudad, buenas viviendas, equipamientos… Deberíamos añadir más élite a ese 60%. Lo que no explican esas noticias sobre castas y élites son que la propia constitución norcoreana, prohibe las diferencias sociales y las elimina mediante la equidad de derechos, la equidad de salarios y la igualdad en ayudas y prestaciones sociales (viviendas gratuitas, sanidad gratuita, educación gratuita en todos sus niveles)… yo no veo que haya personas que sí puedan entrar a la universidad y otras que no. Sólo, a veces, por méritos, una persona recibe una casa más grande que otra, como un incentivo. Lo único.

    – Otra de las grandes fábulas. La cadena de penitencia familiar. Mucho se ha hablado sobre el lastre de la condena durante generaciones. Me gustaría ver alguna prueba o evidencia de ello. Es que nadie la ha dado aún. Me gustaría que alguien sacase el artículo tal del código penal norcoreano y dijese, mira, aquí pone que los hijos deben sufrir la pena de los padres y también los nietos. El código penal está en internet, aunque el completo está en coreano, conozco gente que lo está traduciendo al castellano y oye… de momento no aparece nada así. Supongo que el que empezó a acusar sobre la herencia penal, lo leería en el código penal aún estando en coreano, no?

    – Pyongyang, una de las pocas ciudades que visitan extranjeros. Lástima que conozca gente española que va por su quinto tour por Corea del norte y sólo le queden unos pocos lugares por marcar en el mapa de visitas. No confundamos que todo el mundo vaya a lo principal, Pyongyang, por albergar la mayor opción turística.

    Y bueno, ya después de esta larga, pero necesaria, aclaracion de los “puntos oscuros” de Corea del Norte, pasamos a la segunda parte del artículo, la del mercado negro. Siento haberme detenido tanto, per la mitad del artículo son aseveraciones sin fundamento. El mercado negro es una realidad en Corea del Norte, el gobierno lo sabe, claro. El caso es, qué cifras? De dónde salen las cifras?

    Hay ciertas cosas que no me gustan de este apartado.:

    – En primer lugar se dice que existen tres estructuras de comercio (Vale), pero controladas por el partido. Como que el partido? Están controladas por el gobierno. Indirectamente por el partido del trabajo de corea, sí, ya que es el más votado en las elecciones y por tanto conforma el gobierno. Pero esa expresión parece dar a entender que es únicamente el partido el que lo controla, no. Luego existen también cooperativas y negocios compartidos por empresas extranjeras y el gobierno que también son reconocidas, pero eso es solo un apunte.

    – “Los mercados como tal no existen, se compra al estado”. No sé si se hace referencia al mercado físico o al mercado como ente subjetivo. Si es lo primero, sí existe, aunque la propiedad última sea del estado, existen mercados y supermercados. Que exista la propiedad pública, es un punto que le da valor al país, porque la compra y ese dinero de valor del producto, se convierte en dinero para el estado, para que se vuelva a invertir en sanidad, obras, dependencia, etc. Si fuese de propiedad privada, ese dinero se perdería acumulandose en el bolsillo de alguien (aunque luego después lo suelte). Esta ttularidad pública, fue lo que permitió al país hace casi 30 años, abolir los impuestos por completo y seguir dando prestaciones sociales a todos sus ciudadanos, porque el valor de cambio, es casi el valor de trabajo, la fuerza de trabajo.

    – Luego se habla de la generación Jangmadang. No sé, qué raro no?. El país más hermético del mundo y se sabe hasta la generación de millenials que hay allí. Pero bueno eso es solo curiosidad, vamos a lo serio. Yo no veo un descontento latente entre la generación norcoreana de los 90, acaso alguien ha notado ese descontento? Como lo ha notado? Existe mercado ilegal, sí, claro, desgraciadamente. Sólo por que haya mercado negro y gente joven no quiere decir que esa gente vaya a suponer una revolución o una ruptura con el sistema socialista. Podrían ser influidos por propaganda y adoctrinamiento capitalista si hubiese mas acceso a internet o ese estilo de cosas y entonces sí, serían un peligro (seguramente es por eso que el gobierno norcoreano no se preocupa por que llegue banda ancha de jazztel a todas las casas, pero sí a todas las bibliotecas del país y con acceso gratuito, ojo). Pero por que haya mercado negro? No lo creo.

    A parte, se da por hecho que la “censura” norcoreana es ferrea con todo lo occidental. Hay que matizar que no solo hay censura del gobierno norcoreano, si no también bloqueo internacional para este país (y censura de occidente hacia lo norcoreano, intentad entrar en http://www.kcna.kp, muchas veces esta censurada por nuestro gobierno y hay que entrar a través de servidores de suecia), muchas peliculas occidentales se pueden ver en la television norcoreana (incluso online en ocasiones), el señor de los anillos, titanic… los grupos de musica tocan a veces canciones disney y muchas entrevistas a los norcoreanos dejan ver que conocen bien el mundo exterior. Esta parte del articulo da a pensar que la revolución vendrá por esa “caverna” en la que tienen al norcoreano y su necesidad de conocer más el exterior. Pero eso no es del todo así. Sólo hay que ver muchas veces videos de Haka Parker (un indonesio que vive allí), quien los hace sin carga política… se ven ninños con camisetas del Barcelona por ejemplo, o entrevistas a esos milennials donde se les pregunta por sus jugadores favoritos: messi, ronaldo…(Si me dais tiempo subire todo esto de lo que hablo.

    – Una mentira, y desgraciadamente gorda, es que la mujer haya estado relegada a un segundo plano desde el nacimiento del país. Es justamente lo contrario, por favor. Siempre habrá habido algo de machismo a nivel familiar, pero a nivel social, estatal y cultural, la mujer no ha sido relegada. De dónde nos sacamos eso? Esto es un extracto de los derechos sociales aprobados en corea del norte para la mujer desde la expulsión japonesa en 1945 (aunque ahí solo era Corea, pero se mantuvo después en el Norte), tras la formación de la Unión de Mujeres Democráticas de Corea: Estas mujeres lucharon contra el machismo, Se promulgó en 1946 la ley de igualdad entre hombre y la mujer obteniendo mismos salarios y derechos sociales para ambos sexos, existe y ha existido un 0% de paro entre ambos sexos, por tanto no quedando uno de los sexos relegados a tareas domesticas; pudieron votar y ser votadas obteniendo un 13,5% de diputadas en 1946 (en España hasta el 77 no hubo un 6,4%), siendo hoy un 35% de las diputadas de una media mundial de 20,3% y frente a Corea del Sur quien tiene un 15,7% de mujeres en el parlamento. A pesar de todo, sí, aún puede subir esa cifra, pero para nada es relegada. La propia Unión de Mujeres Democráticas de Corea, afirmó que la mujer se había librado de los quehaceres domesticos gracias a la ley de igualdad y a la implantación por el gobierno norcoreano de Jardines de infancia, Casas cuna, bases de servicio publico y gastronómico y todo ello en el campo y la ciudad y por supuesto, gratuito. Reciben numerosas ayudas que comienzan durante el embarazo, tienen permisos de maternidad de varios años e incluso se recoge en las leyes del trabajo socialista el hehco de que la mujer debe estar protegida por el estado, la empresa y la cooperativa, debiendo estos construir las instalaciiones adecuadas para su descarga familiar. Por ejemplo, la Ley de Trabajo Socialista de la República Popular Democrática de Corea, la que dice en el Capítulo III. Artículo 31 que “El estado asegura a las mujeres todas las condiciones para que se puedan incorporar activamente al trabajo social. Los organismos del poder local, así como los organismos estatales, empresas y organizaciones social-cooperativas correspondientes deben construir casas cunas, jardines de infancia, casas de pediatría y establecimientos de servicio público, y organizar brigadas de trabajo a domicilio. La jubilación de la mujer es a los 60 años, y en el país no existe ninguna escuela que divida a alumnos por sexos, el divorcio es completamente legal en corea del norte… y mas derechos que me estaré dejando seguro.

    – Se muestra junto a lso datos de mercado negro y comercio general la típica fotografía satelital nocturna de los años 80. Que por cierto, por que tiene que ser mejor que haya mas iluminación en el Sur? Todos sabemos que lo mas beneficioso para el medio ambiente es una poblacion concentrada, para así tener una menor carga territorial. Por qué iba a ser bueno el lado surcoreano? Respecto a lso datos de la gráfica, poco que comentar.

    – algo que me llama la atención también, es la afirmación de que por hacer comercio ilegal a una persona se le ejecuta. Vuelvo a preguntar, en qué apartado del código penal viene reflejado? Por qué se afirma? Por cierto, las sentencias de muerte en corea del norte son públicas y se cuelgan en internet junto al contenido del juicio y su transcripción. Habeis encontrado alguna que sea sobre comercio ilegal?

    – Y por último, me llama la atención este párrafo: “La apertura que el régimen busca de cara al exterior ya está siendo llevada a cabo por la sociedad por medio de la valentía de romper las normas del sistema y convivir con él”… osea que porque haya mercado negro hay voluntad de revolución? No. si eso es así, se tiene que notar y probar de otra forma. No vale con extrapolar una idea subjetiva. Los jovenes no estan mal cuidados, la producción nacional otorga también aparatos electrónicos tipo smartphones, tablets, etc. Quizas no sean tan buenos como los occidentales, pero les pueden hacer frente y “apaciguar” esa voluntad de capitalismo que se afirma en este articulo pero que o no tengo tan clara.

    Para finalizar, pediré perdón por mi extensión, solo busco hacer una critica constructiva y aclarar ciertos puntos que siempre se malinterpretan sobre Corea del Norte. El tema del artículo, el mercado ilegal en norcorea, es muy interesante sinceramente, pero pienso (con todo el respeto lo digo) que ha podido fallar el enfoque. En primer lugar porque gran parte del texto se dedica a las típicas falsedades sobre corea del norte sin ir al contraste de la información y en segundo lugar porque se analiza de forma muy subjetiva y sin una gran correlación el mercado negro con la voluntad de entrada del capitalismo.

    Aún así, enhorabuena por el trabajo ya que es duro la lectura y recopilación de tantos datos.
    Un saludo.

    Adrián Fernández. Miembro de la Asociación de Amistad con Corea.