En el foco Geopolítica Asia-Pacífico

Así está Hong Kong reinventando la protesta para el siglo XXI

Así está Hong Kong reinventando la protesta para el siglo XXI
Manifestantes durante las protestas en Hong Kong. Fuente: Studio Incendo (Flickr)

Las protestas en Hong Kong se han convertido en el escenario perfecto para probar el impacto de la alta tecnología en la gestión de las protestas ciudadanas. La necesidad y la creatividad de los manifestantes están consiguiendo mitigar la superioridad tecnológica de la policía, desarrollando un manual de referencia para la protesta urbana en el siglo XXI.

Hong Kong es una de las ciudades más automatizadas del mundo. Con 7,4 millones de habitantes, su poderío económico —gracias al peso financiero y a su importante puerto—, hace de la villa una de las principales puertas de entrada de personas, dinero y bienes de Asia-Pacífico. Sus progresos para convertirse en una ciudad inteligente ya dan frutos visibles: casi el 99% de los habitantes tiene una tarjeta personal para moverse en transporte público, la ciudad está llena de sensores para controlar el volumen de tráfico en las carreteras, hay más de 20.000 puntos de acceso gratuitos a la red wifi y las calles empiezan a iluminarse por farolas inteligentes.

Su estatus dentro de China bajo el modelo de “un país, dos sistemas” ha dado a Hong Kong la oportunidad de tener un sistema económico y político más laxo y liberal que el del resto de la República Popular desde la salida de los británicos en 1997 hasta 2047. Sin embargo, en los últimos tiempos Pekín ha aumentado su influencia sobre la ciudad, generando malestar entre los hongkoneses. La tensión llegó a su punto más alto en junio de 2019, cuando comenzó un ciclo de protestas histórico en contra de una polémica propuesta de ley de ex...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por 50€ al año