En el foco Política y Sociedad América Latina y el Caribe

Guerra civil en la izquierda ecuatoriana

Guerra civil en la izquierda ecuatoriana
Reunión para la transición de Gobierno en Ecuador entre el presidente electo Lenín Moreno y el entonces presidente Rafael Correa. Fuente: Presidencia de Ecuador

¿Puede acabar Rafael Correa en la cárcel? La acusación por secuestro contra el exmandatario latinoamericano va mucho más allá de una mera cuestión judicial. Entre abogados y tribunales, se juega el liderazgo del campo progresista ecuatoriano, y esta vez el actual presidente, Lenín Moreno, no está dispuesto a ceder frente al que fuera su mentor.

“Podrán doblarnos, pero no podrán rompernos; podrán cansarnos, pero no podrán rendirnos”. Sobraban unos cuantos caracteres, pero Rafael Correa no encontró mejor manera de describir en Twitter su nueva situación procesal el pasado 4 de julio. Unas horas antes, la jueza de la Corte Nacional Daniela Camacho había ordenado imponer prisión preventiva contra el expresidente y solicitar su detención a la Interpol. ¿El motivo? La no comparecencia de Correa ante la justicia en Quito. El expresidente está siendo investigado por el intento de secuestro del excandidato a la Asamblea Nacional Fernando Balda allá por el 2012 en Bogotá y la jueza Camacho había determinado que Correa tenía la obligación de presentarse cada 15 días ante la corte mientras durara la investigación. Atendiendo a la Historia de Ecuador, Correa se sumaba así a la nutrida lista de expresidentes que acabaron con una orden de captura en su contra; cumplía con la triste normalidad institucional del país desde el regreso de la democracia en 1979. Pero ¿por qué iba Rafael Correa a secuestrar a Fernando Balda? Y, sobre todo, ¿quién es Fernando Balda?

Abogado de 46 años, a Balda le gusta definirse como activista, excandidato ...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por 50€ al año