Cartografía Economía y Desarrollo Mundo

¿Qué pensión te queda respecto al sueldo que tenías?

Descripción del gráfico

La tasa de sustitución o reemplazo es un indicador frecuentemente utilizado para calcular la pérdida de poder adquisitivo asociada a la jubilación. Se expresa como un porcentaje que relaciona el último salario recibido con la pensión pública a recibir. De esta manera, una tasa de sustitución del 100% equivaldría a una pérdida de poder adquisitivo nula, lo que en la práctica no ocurre nunca. El fin último de toda pensión es sustituir las rentas de un trabajador en activo tratando de mantener su poder adquisitivo lo más elevado posible, un desempeño que se mide precisamente a través de la tasa de reemplazo.

Se trata, además, de un indicador que permite armonizar y comparar fácilmente la generosidad de distintos sistemas de pensiones. Así lo hace, por ejemplo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que tiene en cuenta el último sueldo neto cobrado. Sus datos de 2018 reflejan una gran disparidad en la importancia de las pensiones públicas en los esquemas de jubilación: mientras en India un pensionista percibirá un 93% de su último sueldo y, por tanto, apenas verá afectado su poder adquisitivo, en Sudáfrica la tasa de sustitución no llega al 20%, es decir, un jubilado recibirá como pensión una quinta parte de su último salario.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

En la Unión Europea, donde el envejecimiento de la población amenaza la sostenibilidad de las pensiones, el poder adquisitivo de los jubilados va a sufrir una importante caída en las próximas décadas: en 2013, España era el país con la tasa de sustitución más alta, un 79%, pero en 2060 se desplomará hasta el 48,6%, una disminución del 30,4%, cuando en la UE la caída media será del 9% ―en este caso, la Comisión Europea tiene en cuenta el último sueldo bruto percibido―. Portugal también sufrirá un pronunciado descenso en su tasa de sustitución de aquí a 2060, un 24,4% menos, mientras que Bulgaria y Chequia, al contrario que todos los demás Estados miembros, sí que mejorarán sus tasas un 2,4% y un 1,5%, respectivamente.

Artículos relacionados

Comentarios