Cartografía

El porcentaje de mujeres y hombres autónomos

Descripción del mapa

Durante los últimos años, la incorporación de las mujeres al trabajo por cuenta propia se ha planteado como una posibilidad para reducir la brecha de género y el techo de cristal con el que muchas mujeres se encuentran en su carrera profesional. La opción de fijar sus propias retribuciones, poder tomar decisiones de manera independiente y conciliar su vida profesional y privada son los principales argumentos a favor, y no en vano la brecha de género en los autónomos se está reduciendo, al menos en cuanto al número de trabajadores y trabajadoras por cuenta propia.

Aunque, según los datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) de 2017, México es el único país analizado en el que las autónomas son mayoría, esa dinámica se está revirtiendo. En España, por ejemplo, el número de mujeres trabajando por cuenta propia ha aumentado un 11% en la última década, mientras que el de hombres ha descendido un 0,3%. Son ellas las que están explorando nuevas vías de negocio y, de hecho, tienen más probabilidades de alcanzar el éxito: a pesar de tener un 10% menos de posibilidades de recibir financiación, los negocios regentados por mujeres autónomas fracasan un 38% menos que las de los hombres autónomos.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

Pero las mujeres aún tienen mucho camino por recorrer en el trabajo por cuenta propia. En la mayoría de países el porcentaje de autónomos supera con creces al de autónomas, como en Grecia, Corea del Sur, Italia o Reino Unido. Además, pese a los avances, la brecha salarial entre géneros es mayor entre los autónomos que entre los asalariados: en concreto, el hombre factura un 18% más que la mujer, 50.765€ en 2019 frente a 42.905€. Sin embargo, la brecha se reduce en el caso de las mujeres autónomas digitalizadas, aquellas que hacen uso de herramientas tecnológicas en su trabajo, que apenas facturan un 4% menos que los hombres autónomos.

Diez mapas y gráficos para entender la brecha de género

Comentarios