Gráfico con el porcentaje de asalariadas en el sector público y privado

Cartografía Economía y Desarrollo Mundo

El porcentaje de mujeres asalariadas en el sector público y privado

Descripción del gráfico

A pesar de los avances cosechados en las últimas décadas, las mujeres siguen estando infrarrepresentadas en el mercado laboral. En la Unión Europea, por ejemplo, tan solo el 67% cuenta con un trabajo, frente al 79% de los hombres. Y no es una cuestión de formación o aptitudes: las mujeres cada vez están más cualificadas, hasta el punto de superar ya a los hombres en el porcentaje de personas entre 30 y 34 años que cuentan con estudios universitarios (44% frente a 34%).

Es, en su lugar, un problema de reparto de responsabilidades. Las mujeres siguen asumiendo la mayoría de tareas domésticas, desde la limpieza o la cocina hasta el cuidado de los hijos, lo que en muchas ocasiones les impide conciliar su vida privada con la laboral o ascender en su trabajo. De hecho, casi un tercio de las mujeres (el 29,9% concretamente) optan por empleos a media jornada, 22 puntos más que los hombres, lo que en última instancia también repercute en la brecha salarial (a menos horas trabajas, menor sueldo).

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

Estos datos demuestran que a día de hoy siguen siendo necesarias acciones y decisiones políticas que promuevan la incorporación de la mujer al mercado laboral, así como medidas que faciliten la conciliación y permitan que las trabajadoras compitan en igualdad de condiciones con sus compañeros de trabajo. No en vano, tal y como muestran los datos del Banco Mundial de 2017, en el sector público la brecha de empleabilidad se acorta considerablemente entre ambos géneros. Si en el sector privado los hombres constituyen una mayoría clara (61% en Francia o 74% en Guatemala, por ejemplo), en la Administración, mucho más proclive a adoptar regulaciones de igualdad de género basadas en el mérito y la diversidad, con condiciones laborales más estables y protecciones sociales más amplias, las mujeres ganan terreno.

Aunque la incorporación de la mujer al sector público es más lenta en América Latina, en otros países como Letonia, Francia, Noruega, Portugal, España o Italia las trabajadoras suponen incluso más del 60% de la mano de obra pública. Este hecho se conoce como la feminización del empleo público y, aparte de por ofrecer mejores oportunidades de conciliación entre la vida laboral y el cuidado infantil o familiar que el sector privado, también se debe al protagonismo que tienen las mujeres en ramas profesionales eminentemente públicas como la enseñanza o la enfermería. Tanto es así que Japón es el único país miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos que cuenta con más profesores que profesoras en sus sistema educativo (52%). En Letonia, por ejemplo, las maestras representan el 84% de la docencia.

El porcentaje de mujeres y hombres autónomos

Sin embargo, que las mujeres prefieran trabajar para el sector público no quiere decir que disfruten de un salario equitativo. De hecho, en países como España, Noruega o Portugal las empleadas públicas cobran un 80% del salario de los varones, una brecha salarial que en efecto está relacionada con el número de horas trabajadas por cada género, pero también con las posibilidades de ascenso, la conciliación laboral y la discriminación.

Artículos relacionados

Comentarios