Porcentaje de jefes y jefas en las empresas

Cartografía Economía y Desarrollo

¿Qué porcentaje de jefes y jefas hay en las empresas?

Descripción del gráfico

Los despachos tienen techo de cristal. Una y otra vez, las mujeres chocan contra una barrera invisible que restringe su progreso y su ascenso en el ámbito laboral. Es un fenómeno difícil de detectar, pero no de cuantificar: en la UE, solo uno de cada tres jefes es mujer. Por si fuera poco, las jefas cobran un 23,4% menos que sus compañeros de dirección, es decir, por cada euro que gana un hombre jefe, una mujer cobra 77 céntimos.

Las razones detrás de esta desigualdad son el sexismo, como el considerar que la capacidad de mando es solo cosa de hombres; el reparto desigual de las responsabilidades familiares, principalmente del cuidado de los hijos, que recae en mayor medida sobre las mujeres independientemente de su situación laboral; y las políticas de empresa, que dificultan la conciliación familiar y la flexibilización de horarios.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

Los datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) de 2017 dan buena cuenta de este techo de cristal. En todos los países analizados los hombres ejercen de jefes en una proporción mucho mayor que las mujeres: en Grecia, por ejemplo, el porcentaje de empleados que son jefes es de un 8,9% en el caso de los hombres y de un 4,6% en el de las mujeres.

Más allá de los números, las mujeres que consiguen ascender a un puesto directivo acusan más la presión y la exigencia a los que están sometidas: las jefas se divorcian más que los jefes, pues, mientras que para ellos la familia es un apoyo en su carrera profesional, para ellas es una fuente de tensión entre el hogar y el trabajo. Además, a la hora de ejercer labores de contratación, despido o fijación de salarios, las mujeres jefas tienen un 9% más de posibilidades de sufrir depresión que sus compañeras que no ocupan puestos de mando. Por el contrario, en el caso de los hombres, la autoridad que otorga la capacidad para despedir y contratar reafirma su confianza y reduce en un 10% sus síntomas depresivos.

El porcentaje de mujeres y hombres autónomos

Artículos relacionados

Comentarios