Porcentaje de abstemios en el mundo

Cartografía Política y Sociedad Mundo

El porcentaje de abstemios en el mundo

Descripción del mapa

No son un mito. Las personas que no han probado el alcohol en su vida, y por tanto son abstemios, existen. De hecho, según el país, pueden ser incluso mayoría, tal y como muestran los datos de la Organización Mundial de la Salud de 2016. En los países con grandes poblaciones musulmanas, principalmente en el norte de África y Oriente Próximo, suponen hasta tres cuartos de la ciudadanía. La razón es que el islam considera el alcohol una sustancia “intoxicante” y, por tanto, prohíbe su consumo. Libia, donde el 99,5% de la población jamás ha bebido alcohol, es el país con más abstemios del mundo, seguido muy de cerca por Afganistán (99,1%) y Yemen (99%).

Son precisamente las sociedades modernas y más abiertas las que más abusan del alcohol como consecuencia de su amplia disponibilidad. De esta manera, Europa, América del Norte y la mitad oeste de América del Sur son las regiones donde menos personas se declaran no bebedoras, con Luxemburgo (3,4%), Uruguay (6%) y Chile (6,6%) a la cabeza.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

Aunque también puede ser una simple cuestión de gustos, las razones para no consumir abarcan desde las médicas hasta las religiosas o sociales. El movimiento de la templanza es la corriente que históricamente ha aunado todos esos motivos para enfatizar los efectos negativos que tiene el alcohol sobre la salud, la personalidad y la vida de los familiares. Este movimiento se hizo fuerte en los siglos XIX y XX en los países anglosajones y escandinavos, hasta el punto de que consiguió que las autoridades prohibieran el consumo de alcohol en Canadá (1918-1920), Noruega (1919-1926) y Estados Unidos (1920-1933).

Sus orígenes se remontan, en concreto, a comienzos del siglo XVII, cuando los indígenas americanos comenzaron a verse seriamente afectados por el consumo abusivo de bebidas alcohólicas. El problema pronto se extendió a los estratos sociales más bajos de Reino Unido, que en la primera mitad del siglo XVIII sufrieron la conocida como Gin Craze, la “locura de la ginebra”, un periodo en el que la ginebra se hizo muy popular entre la clase obrera británica y acabó generando una verdadera epidemia de embriaguez. Su origen se sitúa entre 1689 y 1697, cuando en medio de una escalada de tensión entre los Gobiernos de Francia y Reino Unido Londres restringió la importación de brandy, un producto eminentemente francés, y promovió la producción local de ginebra.

El mapa del consumo de alcohol adolescente en el mundo

Unos años después, en 1743, John Wesley, el fundador de las Iglesias Metodistas, proclamó «que comprar, vender y beber licor, a menos que sea absolutamente necesario, eran males que debían evitarse». De hecho, en sus inicios, el movimiento de la templanza estuvo muy asociado a organizaciones parroquiales, incluidas también las calvinistas, evangélicas, presbiterianas y mormonas. En el siglo XVIII los licores eran consumidos de manera muy frecuente ya no solo por los nativos, sino por todos los estadounidenses, ya que el suministro de agua estaba contaminado en muchas ocasiones y el té y el café eran muy caros. Por eso en la década de 1830 en Estados Unidos y Reino Unido, así como en las colonias de esta última, florecieron múltiples asociaciones de templanza. Dos siglos después, el movimiento de templanza sigue estando presente en muchas partes del mundo, pero cuenta con mucha menos influencia política que en el siglo XX.

Artículos relacionados

Comentarios