Los países con más y menos libertad de prensa - Mapas de El Orden Mundial - EOM
Los mejores y peores países para ejercer la libertad de prensa en el mundo

Cartografía Política y Sociedad Mundo

Los países con más y menos libertad de prensa

Descripción del gráfico

“La principal vacuna contra el virus de la desinformación, el periodismo, está total o parcialmente bloqueada en el 73% de los países”. Así de tajante es la conclusión de la última edición de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa que realiza cada año Reporteros sin Fronteras (RSF), una organización independiente con sede en París. De los 180 países estudiados en 2021, el ejercicio del periodismo encuentra graves impedimentos en 73 y obstáculos en otros 59.

Es un agravamiento con respecto a la situación del año anterior, y la crisis sanitaria parece ser la causa o el pretexto. A muchos periodistas se les ha negado el acceso tanto a la cobertura de sucesos sobre el terreno como a las propias fuentes de información, y la situación no tiene por qué ir a mejor en todas las partes del mundo tras el fin de la pandemia. De hecho, el informe de Reporteros Sin Fronteras ha detectado mayores dificultades para investigar y divulgar temas delicados o incriminatorios en Asia, Oriente Próximo y, en menor medida, Europa. Todo esto repercute de forma clara en la libertad de prensa y la calidad informativa.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

En general, las autoridades han aumentado su control sobre el periodismo para camuflar la cifra de muertes provocadas por el coronavirus o impedir críticas a su gestión. En Egipto, por ejemplo, el régimen de Al Sisi prohíbe la publicación de datos sobre infecciones y fallecidos que no sean los elaborados por el Ministerio de Salud, mientras que en Zimbabue encarcelaron al periodista Hopewell Chin’ono después de que este revelara que un caso de malversación de fondos públicos en la compra de material sanitario.

Así, en relación a los países más restrictivos con la libertad de prensa, no debe extrañar que se trate de dictaduras caracterizadas por la opacidad y el hermetismo de la Administración, donde toda voz disonante es silenciada mediante la coacción o la fuerza, ya provenga del partido de turno, el periodismo o la sociedad civil. Es el caso de Eritrea, Corea del Norte y Turkmenistán, el trío que acostumbra a cerrar la clasificación, países que ejercen un control total sobre la información. Tanto es así que los dos últimos países no han notificado ni un solo caso de covid-19 en su territorio. A la lista de los Estados con menos libertad para los periodistas también pertenecen China, Irán, Siria o Cuba, regímenes donde la censura y la vigilancia van en aumento.

Hasta que la desinformación nos separe

A pesar de las restricciones, el periodismo ha logrado abrirse paso en países como Venezuela o Brasil, donde sus presidentes, Nicolás Maduro y Jair Bolsonaro, promocionaron medicamentos para tratar la covid-19 cuya efectividad y adecuación no estaban demostradas. En su lugar, tuvieron que ser los medios de comunicación los que desmintieran sus declaraciones y ayudaran a los ciudadanos a detectar bulos y desinformaciones.

En el extremo opuesto, Noruega lidera por quinto año consecutivo la clasificación de libertad de prensa en el mundo, aunque los medios han denunciado una escasa rendición de cuentas durante la pandemia. Finlandia, Suecia y Dinamarca le siguen en la tabla, lo que demuestra la hegemonía de los países nórdicos en los que a libertad de prensa se refiere. En total son siete los países europeos que se cuelan en la lista de los diez países más libres, a los que hay que sumar Costa Rica, Jamaica y Nueva Zelanda.

Clubhouse, la aplicación que permitió criticar al Gobierno en China

Artículos relacionados

Comentarios