Cartografía Economía y Desarrollo

Los países que más algodón producen

Descripción del gráfico

El algodón es la fibra natural más producida del mundo. Lo encontramos en ropa, colchones, billetes o vehículos, por lo que el algodón forma parte de nuestro día a día y se ha convertido en un material indispensable para la industria. Su producción emplea ya a más de 250 millones de personas en todo el mundo y en los países en desarrollo llega a concentrar hasta el 7% de la mano de obra.

A pesar de que el algodón tan solo ocupa el 2,1% de toda la tierra cultivable del mundo, su cadena de valor va mucho más allá de su cultivo e incluye múltiples pasos de procesamiento, lo que contribuye a la creación de empleo y la mejora de la infraestructura industrial. Además, la planta del algodón es resistente a inundaciones, por lo que en los lugares más expuestos a los efectos del cambio climático su cultivo se ha convertido en una fuente de ingresos segura a largo plazo.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

Algodón, la geopolítica del oro blanco

En cuanto a las especies que se emplean en la agricultura, existen diversos tipos, ya que el algodón es nativo de la mayoría de zonas subtropicales del mundo y fue domesticado paralelamente en múltiples regiones como América, África o India. Sin embargo, en la actualidad el 61% de su producción está en manos de tan solo tres países, India, China y Estados Unidos, según reflejan los datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) de 2018.

Sin embargo, si hay una región que está aprovechando el cultivo del algodón para transformar su economía y aumentar sus exportaciones esa es África. Cerca de 3,5 millones de africanos viven de la venta del algodón y el 17% de sus agricultores son mujeres. En los países subsaharianos se exporta hasta el 90% de la producción, pero lo cierto es que la ausencia o escaso desarrollo de la industria textil en África provoca que no se exprima todo su potencial. Por ello, en los últimos años el continente africano, encabezado por países como Etiopía, Nigeria o Sudáfrica, está diversificando su industria algodonera y abriéndose a nuevos productos como el aceite de algodón o bienes procesados hechos a partir de los tallos de la planta, como biocombustibles, aglomerados o sustrato para el cultivo de setas. 

No obstante, el gran problema que afronta el cultivo de algodón de cara al futuro es su sostenibilidad. Su resistencia a inundaciones es la cara positiva de su gran demanda de agua para crecer. De hecho, para producir un kilo de algodón, cantidad necesaria para elaborar una camiseta o unos vaqueros, son necesarios hasta 20.000 litros de agua. Este elevado consumo de agua ha llevado a algunas zonas del planeta a tener que afrontar auténticas catástrofes medioambientales, como es el caso del mar de Aral, en la región centroasiática. Durante décadas se aprovechó el agua de los ríos que nutren este gigantesco lago para alimentar cultivos de algodón; en consecuencia, el mar de Aral se ha ido secando progresivamente y hoy roza la desaparición.

La desaparición del Mar de Aral

Artículos relacionados

2 comentarios

  1. https://elpais.com/diario/2005/12/11/domingo/1134276753_850215.html

    No estoy de acuerdo en el análisis, los paises ricos subvencionan la producción (de algodón, eeuu) arruinando a los paises del tercer mundo.

  2. ¿El gráfico esta bien? Me extraña que Uzbekistán no se encuentre entre los 15 primeros. Tenia entendido que producía en torno a 1 millón de toneladas/año