Países exportadores e importadores de vino

Cartografía Economía y Desarrollo Mundo

Los grandes exportadores e importadores de vino

Descripción del gráfico

La Unión Europea aglutina el 45% de los viñedos, el 65% de la producción, el 60% del consumo y el 70% de las exportaciones de vino de todo el mundo. No es de extrañar, por tanto, que sean los países comunitarios los que lideren el mercado mundial del vino: solo entre España, Italia y Francia suman el 54,6% del comercio total. Sin embargo, cada uno de ellos se ha especializado en un tipo de comercialización: Francia es el país del mundo que más vino produce y también el que más consume; España, el que más exporta —2.263 millones de litros en 2016, tal y como muestran los datos de la Organización Internacional del Vino—; e Italia, el que más dinero consigue a través de las ventas.

En la clasificación de exportadores también aparecen países no europeos como Chile, Australia, Sudáfrica, Estados Unidos, Argentina o Nueva Zelanda, territorios con una producción más elástica que las fuertemente reguladas y protegidas plantaciones europeas, aunque el dominio de España, Italia y Francia es incontestable. En el lado contrario, en lo que respecta a los principales importadores de vino en el mundo, puede sorprender que sean también dos países europeos, Alemania y Reino Unido, los que lideren la clasificación, dos naciones que curiosamente también consiguen colarse entre los exportadores más importantes. La razón es que estos países se han especializado en la reexportación de vino: compran vino a granel barato, principalmente a España e Italia, para luego embotellarlo y venderlo a un precio más elevado.

Estados Unidos y China son, por otro lado, dos pujantes importadores de vino europeo: el primero cada vez demanda más litros a la UE y en 2018 su importación ya ascendió hasta los seis millones de hectolitros —el 40% de todo el vino consumido en los EE.UU. es importado, del cual el 60% es francés—; en el caso del segundo, la importación de vino europeo se ha multiplicado por seis desde 2007 hasta sumar cerca de tres millones de hectolitros en 2018 —el 44% de ellos de origen francés—, lo que convierte a China en el segundo destino más importante de las exportaciones comunitarias.

La revolución del vino europeo: más calidad con menos viña

Comentarios