¿Qué opinión tiene el mundo sobre China? - Mapas de El Orden Mundial - EOM
Opinión sobre China en el mundo

Cartografía Geopolítica Mundo

¿Qué opinión tiene el mundo sobre China?

Descripción del gráfico

“Las vistas desfavorables sobre China están en máximos históricos o cerca de ellos”. Esa es la principal conclusión que se desprende de una encuesta realizada por el Pew Research Center en 2021 en 17 economías desarrolladas. Amplias mayorías en casi la totalidad de países analizados tienen una visión negativa del gigante asiático, sumando incluso tres cuartas partes de la población o más en Japón, Suecia, Australia, Corea del Sur y los Estados Unidos.

De hecho, los únicos países incluidos en la encuesta donde la población no reniega mayoritariamente de China son Singapur (34%) y Grecia (42%). El principal motivo es la gestión de la pandemia por parte de las autoridades chinas, que trataron de ocultar el estallido de los primeros casos al resto del mundo. A ello hay que sumar una estrategia mucho más autoritaria en el plano internacional, que le ha traído tensiones bilaterales con Australia, Suecia, el Reino Unido o Canadá a lo largo de 2020.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

No en vano, en las últimas décadas la influencia internacional de China se ha multiplicado en todo el mundo, hasta el punto de que el gigante asiático parece hoy tener voz y voto en la mayoría de conflictos del mundo, ya sea en los Balcanes, África o América Latina. Revestida con una capa de solidaridad y altruismo, la renovada política exterior pilló por sorpresa a la comunidad internacional, que tardó varios años en empezar a cuestionar los verdaderos intereses que se escondían tras la nueva estrategia.

En este sentido, desde el triunfo de la Revolución china en 1949, los líderes de la República Popular han perseguido dos metas principales fuera de sus fronteras: recuperar los territorios que el país considera suyos y volver a convertirse en una gran potencia internacional.

China en América Latina: ¿el inicio de una nueva Guerra Fría?

Ambas tienen su origen en el fuerte sentimiento de superioridad cultural y política que se generó en China durante los dos milenios en los que mantuvo su territorio unificado —desde el año 211 a.C. hasta la llegada de las potencias coloniales en el siglo XIX—. Incluso cuando sufrió la invasión de pueblos como los mongoles, su extensión era tan vasta que estos, incapaces de controlarlo en su totalidad, tuvieron que adaptarse a las tradiciones culturales y políticas chinas para poder ejercer control sobre la población.

De esta manera, en China se fue forjando una visión internacional en la que Pekín actuaba como el eje central del mundo, una teoría a la que contribuyeron los pensadores chinos Confucio o Mencio, quienes profundizaron en la idea de que sus emperadores tenían el mandato divino de gobernar “todo bajo el cielo”.

China, el nuevo banquero mundial

Esa visión, sin embargo, se desmoronó cuando los poderes coloniales sí fueron capaces de dominarla en XIX. De hecho, a los 110 años en los que China fue controlada por potencias extranjeras como el Imperio británico o Japón se los conoce como el Siglo de la Humillación, que arrancó en 1839 con la Primera guerra del Opio y se extendió hasta la fundación de la República Popular de China en 1949.

Mao Zedong fue el encargado de recomponer la identidad china, Deng Xiaoping de liderar la revolución económica del país y ahora Xi Jinping de recuperar el trono de la geopolítica mundial. Además de crear lazos de dependencia con medio mundo a través de préstamos e inversiones, China ya ha conseguido recuperar el control de territorios como el Tíbet o Hong Kong, y solo Taiwán parece resistir. Al menos por el momento.

Los préstamos de China a África

Comentarios