El mapa político de América del Sur - Mapas de El Orden Mundial - EOM
Mapa político de América del Sur

Cartografía Geopolítica América Latina y el Caribe

El mapa político de América del Sur

Descripción del mapa

El mapa político de América del Sur está compuesto por 14 países independientes, además de territorios dependientes de Países Bajos (Aruba, Curazao y Bonaire), Francia (Guayana Francesa) y Reino Unido (las islas Malvinas, reclamadas también por Argentina). A estos se podría sumar también Panamá como decimoquinto país independiente, ya que el límite entre América del Norte y del Sur transcurre por el canal de Panamá o por el Tapón de Darién, lo que deja a este país en una posición ambigua entre ambos subcontinentes.

Fuera de América Latina y del Sur resulta frecuente referirse a América Latina como Sudamérica. Sin embargo esto es un error, ya que gran parte de América Latina se extiende también por América del Norte, con países como México, Cuba, Haití, República Dominicana o Costa Rica. De igual manera existen países en América del Sur que no pertenecen a América Latina, como Guyana y Surinam. No obstante, sí es cierto que se trata de una región eminentemente latinoamericana.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

El gran coloso de Sudamérica es, sin duda, Brasil, que ocupa casi la mitad (48%) del territorio sudamericano. Le siguen a gran distancia Argentina, Perú, Colombia, Bolivia y Venezuela y el resto de países hispanoamericanos, y a la zaga las Guayanas (Guyana, Surinam y Guayana Francesa) y las pequeñas islas caribeñas de Trinidad y Tobago, Aruba, Curazao y Bonaire. Estas tres últimas pertenecen al Reino Unido de los Países Bajos.

La colonización española y portuguesa ha marcado la historia de América del Sur y su actual mapa político, aunque también hay que tener en cuenta la colonización de otras potencias europeas como Francia, Países Bajos y Reino Unido. La inmensidad de Brasil se contrapone a la división política de Hispanoamérica, y esta tiene su origen en diferentes contextos políticos en el momento de sus independencias.

El mapa de Latinoamérica

El proceso de formación de los Estados sudamericanos modernos estuvo relacionado con los sucesos que se daban a su vez en Europa. La invasión napoleónica de España y Portugal aceleró los procesos de independencia en Iberoamérica, y marcaron la gran diferencia entre la unión de las colonias portuguesas y la fragmentación y el conflicto de las españolas. El resultado sería que las colonias portuguesas se emancipasen como un único país muy extenso, Brasil, mientras que de los tres virreinatos españoles en América del Sur surgiesen 10 países más pequeños, aunque inicialmente hubiese múltiples intentos de federaciones y confederaciones de carácter panamericano, que finalmente fracasaron por sus divisiones internas.

Cuando la Francia napoleónica invadió la península Ibérica, el rey de Portugal logró huir a Brasil, pero el español no, que fue capturado y obligado a abdicar. Esto dio inicio a la guerra de Independencia Española. Así, mientras que Río de Janeiro se convertía en la nueva capital, y Brasil en su propia metrópolis del denominado Imperio brasileño, las colonias españolas sobrellevaron un vacío de poder que fue aprovechado por las élites criollas de cada entidad territorial, buscando proteger sus propios intereses y hacerse con el poder político, fragmentando el antiguo Imperio español.

De cualquier modo, desde las independencias, las fronteras se han ido alterando. Acre se independizó de Bolivia para, después, pasar a formar parte de Brasil, siendo hoy en día el estado brasileño más occidental; Chile venció a Perú y Bolivia, lo que llevó a la pérdida de la salida al mar de Bolivia; la guerra de la Triple Alianza hizo perder a Paraguay un cuarto de su territorio; y Argentina y Chile se expandieron hacia el sur, hacia la Patagonia.

Comentarios