¿Cuánto cuesta alimentarse en el mundo? - Mapas de El Orden Mundial - EOM
El mapa del coste de alimentarse en el mundo

Cartografía Economía y Desarrollo Mundo

¿Cuánto cuesta alimentarse en el mundo?

Descripción del mapa

El coste de alimentarse en el mundo no es igual, al menos si se compara con los ingresos medios que tiene cada hogar. Mientras que en varios Estados del África subsahariana y el sudeste asiático las familias tienen que dedicar más de la mitad de sus ingresos a comprar los alimentos que van a consumir, en Europa o América del Norte varios países no necesitan destinar ni el 10% de los ingresos. Ni siquiera el precio de un mismo producto en una misma franquicia mundial es el mismo, e índices como el BigMac permite medir las economías basándose en los precios de McDonalds.

En cualquier caso, el hambre sigue siendo uno de los mayores retos que la humanidad tiene por delante. Por ello la FAO lanzó la apuesta del milenio, un ambicioso plan para acabar con el hambre en el mundo. Sin embargo, esto va mucho más allá de una simple cuestión de nutrición; no solo se trata de proporcionar alimentos a toda la población, sino de hacerlo a un precio razonable, con productos de calidad, frescos y diversos. En definitiva, que toda la población mundial pueda acceder a una alimentación de calidad, algo que incluso está en entredicho en las economías desarrolladas, con crónicos problemas de malnutrición, especialmente en niños.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

Debido al elevado coste de alimentarse en el mundo, hay lugares donde las familias deben destinar una alta proporción de sus ingresos al simple hecho de adquirir alimentos. Al orientar buena parte de su renta a algo tan básico, existe una escasa o nula capacidad de ahorro o inversión, que tiene como consecuencia la imposibilidad de mejorar la producción de alimentos, invertir en negocios complementarios o en educación y formación, lo que lastra el desarrollo en un círculo vicioso. Es la trampa de la pobreza.

Las alternativas posibles son numerosas. Baratos, ricos en proteínas y fáciles de producir, los insectos se han convertido en una de las grandes apuestas para reducir el coste de la alimentación donde los prejuicios culturales no lo impiden. No obstante, el reto de los países menos avanzados es que sus redes de producción de alimentos no caigan en la especulación y no se limiten a la exportación, a menudo mucho más lucrativa que orientar lo producido al mercado interno.

¿Cómo ha cambiado el precio de los cereales?

En los países desarrollados también hay opciones alimentarias que están aumentando el gasto que las familias destinan al alimento, caso de los alimentos éticos, ecológicos, orgánicos, de kilómetro cero, veganos o de moda. En concreto, en la Unión Europea la Política Agraria Común (PAC) ha elevado los costes de los alimentos para así garantizar la seguridad alimentaria de la UE, la supervivencia del mundo rural y el bienestar del natural, pero también mediante las denominaciones de origen ha apostado por productos de calidad y con reconocimiento, con mayor valor añadido.

Comentarios