El mapa de las centrales nucleares en el mundo - Mapas de El Orden Mundial - EOM
Mapa de las centrales nucleares en el mundo

Cartografía Economía y Desarrollo Mundo

El mapa de las centrales nucleares en el mundo

Descripción del mapa

La energía nuclear es aquella contenida en el núcleo de un átomo, las diminutas unidades que componen toda la materia presente en el mundo. Esta energía puede ser aprovechada para crear electricidad, pero para ello es necesario liberarla del átomo mediante un proceso que se conoce como fisión nuclear. Es aquí donde intervienen las centrales nucleares que hay alrededor del mundo.

El proceso no es nada sencillo: estas instalaciones utilizan uranio como combustible nuclear, cuyos átomos son rotos y divididos en un reactor. Al separarse, estos liberan pequeñas partículas llamadas productos de la fisión nuclear que originan una reacción en cadena que rompe otros átomos. La energía resultante de esta cadena crea calor que en última instancia se utiliza para calentar el agente refrigerante del reactor. ¿Y qué es el agente refrigerante del reactor? La sustancia, generalmente agua, metal líquido o sal fundida, que al ser calentada genera el vapor usado para mover las turbinas conectadas a los generadores encargados, ahora sí, de crear electricidad.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

La energía nuclear fue desarrollada en la década de 1940, y durante la Segunda Guerra Mundial fue empleada principalmente para la producción de armas atómicas. Sin embargo, en los cincuenta la atención se centró en su uso pacífico para la fisión nuclear y la generación de electricidad en entornos controlados. Así, en la actualidad la energía nuclear es origen del 10% de toda la electricidad producida en el mundo, con Estados Unidos, Francia y Japón a la cabeza en cuanto a capacidad de generación.

En total hay 31 países que cuentan con centrales nucleares activas, aunque gracias a la existencia de redes de transmisión regionales el número de países que depende de este tipo de energía ronda los 50. Es el caso de Dinamarca e Italia, por ejemplo, que importan cerca del 10% de su electricidad gracias a la producción en otros países de energía nuclear.

El mapa de la energía hidroeléctrica en el mundo

Durante la Guerra Fría, las redes de abastecimiento estaban divididas en dos bloques claramente diferenciados: el este y el oeste. Hoy en día, una vez que las esferas norteamericanas y soviéticas han dejado prácticamente de existir, la industria nuclear se caracteriza por la globalización de la producción. Tanto es así que un reactor en construcción en Asia puede contar con componentes producidos en Corea del Sur, Canadá, Francia, Alemania o Rusia. Lo mismo ocurre con el uranio empleado en este tipo de instalaciones, que puede haber sido minado en Australia o Namibia, convertido —limpiado— en Francia, enriquecido —alterado para que tenga mayor capacidad de fusión— en los Países Bajos, procesado en el Reino Unido y manufacturado en Corea del Sur.

La energía nuclear cuenta con un potencial tremendo para contribuir a la transición energética, ya que se trata de una energía limpia en cuanto a las emisiones de carbono, prácticamente inagotable debido a las cuantiosas reservas de uranio, constante y con un alto poder energético, pero también despierta muchas dudas. Así, entre sus principales inconvenientes destacan la peligrosidad de sus residuos —los elementos radiactivos son muy contaminantes y tardan miles de años en degradarse— y el impacto de los posibles accidentes, lo que convierte las centrales nucleares en objetivos vulnerables tanto para las catástrofes climáticas como para actos terroristas.

El mapa de las centrales nucleares en Europa

Comentarios