El mapa de los cables submarinos en el mundo - Mapas de El Orden Mundial - EOM
Mapa de los cables submarinos en el mundo

Cartografía Economía y Desarrollo Mundo

El mapa de los cables submarinos en el mundo

Descripción del mapa

Si estás pudiendo leer estas líneas ahora mismo es, con toda probabilidad, gracias a un cable submarino. Esta página web está alojada en un servidor de Estados Unidos, así que, a no ser que nos leas desde allí, tu proveedor de internet está haciendo uso de alguna de estas redes para hacerte llegar el contenido a tu móvil, ordenador o tableta.

Los usuarios de estas conexiones son diversos, desde empresas de telecomunicaciones y operadores móviles hasta Gobiernos e instituciones académicas. En última instancia, cualquier persona que acceda a internet, independientemente del dispositivo que utilice, depende de los cables submarinos.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

Aunque el número total de conexiones varía constantemente —se introducen nuevos cables y los más antiguos se van retirando—, a principios de 2021 había 426 cables en servicio en todo el mundo, el equivalente a 1,3 millones de kilómetros. Algunos cables, como el CeltixConnect que une Irlanda y Reino Unido, son muy cortos, pero otros pueden alcanzar decenas de miles de kilómetros de longitud. Es el caso, por ejemplo, del South-East Asia – Middle East – Western Europe 3 (SeaMeWe-3), el más largo del mundo con 39.000 km.

Terminado a finales del año 2000, el SeaMeWe-3 cuenta con 39 puntos de aterrizaje, el primero en la ciudad alemana de Norden y el último en la japonesa de Okinawa. En cuanto a su gestión, es dirigido por France Telecom y China Telecom y administrado Singtel, un operador de telecomunicaciones propiedad del Gobierno de Singapur. El consorcio al que pertenece está formado por otros 92 inversores de la industria de las telecomunicaciones.

El mapa del acceso a internet en el mundo

En lo que respecta a su composición, los cables submarinos actuales utilizan fibra óptica. Los láseres en un extremo disparan delgadas fibras de vidrio hasta los receptores del otro extremo del cable a una velocidad vertiginosa, alcanzando hasta los 160 terabytes por segundo en el caso del MAREA, el cable construido en 2017 por Facebook, Microsoft y Telefónica que une Estados Unidos y España. Para su protección, la fibra óptica se envuelve en varias capas de plástico o alambre de acero, y en las zonas más cercanas a la costa se entierran bajo el lecho marino.

La red de cables submarinos también muestra el grado de conectividad que existe entre las distintas regiones del mundo. Europa, Asia y América Latina, por ejemplo, tienen grandes cantidades de datos para enviar y recibir desde América del Norte, incluyendo los operadores de la red de internet que deben garantizar el flujo de correos electrónicos y llamadas telefónicas y los proveedores de contenido que necesitan vincular sus centros de datos y servidores entre sí. Esa dependencia explica el elevado número de cables que existe entre dichas rutas.

Los cortes de internet en el mundo

Tradicionalmente, los cables eran propiedad de operadores de telecomunicaciones que formaban un consorcio con todas las partes interesadas en su uso. A fines de la década de 1990, de hecho, una confluencia de empresas construyó multitud de cables para luego venderlos a los operadores que los necesitaban.

Pero en la actualidad el modelo es distinto. Aunque los consorcios y la iniciativa privada siguen dominando el sistema, el tipo de compañías involucradas ha cambiado. Ahora, las grandes tecnológicas (Google, Facebook, Microsoft y Amazon) son importantes inversores en nuevos cables, confiadas en que la llegada de internet a los rincones menos conectados y empobrecidos aumentará en los próximos años y su infraestructura se revalorizará. Además, de esta manera también pueden mejorar la conectividad entre sus sedes.

Los hogares con acceso a internet

Artículos relacionados

Comentarios