¿Cuál es el límite de alcohol en sangre al conducir? - Mapas de El Orden Mundial - EOM
Mapa del límite de alcohol en sangre al conducir

Cartografía Política y Sociedad Mundo

¿Cuál es el límite de alcohol en sangre al conducir?

Descripción del mapa

El consumo de alcohol incrementa tanto el riesgo de sufrir un accidente de tráfico como el de sufrir heridas más graves. De hecho, un conductor bebido tiene una probabilidad hasta 17 veces mayor de morir al volante. El punto hasta el que la embriaguez influye en la seguridad vial, no obstante, varía en cada país y es complicado hacer comparaciones, pero se estima que en los países de altos ingresos cerca del 20% de los conductores fallecidos en la carretera sobrepasaban el límite de alcohol permitido. En el caso de los países de ingresos bajos el porcentaje se eleva hasta el 33% e incluso el 69%.

También es un factor de riesgo para los peatones: en el Reino Unido el 48% de los viandantes que pierden la vida en un accidente de tráfico habían bebido alcohol. Por estas razones, establecer límites de alcohol en sangre es la medida más efectiva para reducir los incidentes en la carretera. Sin embargo, estos límites deben ser consistentes con la información científica acerca de la relación entre el consumo de alcohol y los accidentes de tráfico. En los sesenta, en concreto, un estudio llevado a cabo en los Estados Unidos demostró esta relación y recomendó establecer el umbral en los 0,08 gramos por decilitro en sangre. Seis décadas después la comunidad científica recomienda reducir el límite hasta los 0,05 g/dl para la población general y hasta los 0,02 g/dl para los conductores más jóvenes, pero muchos países han optado por mantener los niveles fijados anteriormente.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

Tal y como muestran los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2017 aún existían tres países que permitían una concentración de alcohol en sangre por encima de los 0,08 g/dl: la República Democrática del Congo (<0,10 g/dl), Santo Tomé y Príncipe (<0,12 g/dl) y Liberia (<0,15 g/dl). Por su parte, otros 39 seguían utilizando el límite de 0,08 g/dl, entre los que destacan Estados Unidos, Reino Unido, Rumanía o Jamaica. En el extremo opuesto, los países más estrictos, esto es, los que no permiten ningún nivel de alcohol en sangre al conducir, son Brasil, Paraguay, Uruguay, Hungría y Eslovaquia. Por último, aquellos que optan por seguir la recomendación científica y establecer el límite en los 0,05 gramos por decilitro en sangre son, en realidad, la mayoría, entre los que se encuentran países como Australia, España, Italia, Francia, Turquía o Argentina.

Pero no basta únicamente con fijar límites por ley, sino que también hay que velar por su cumplimiento. Está demostrado, de hecho, que el nivel de aplicación de las leyes que restringen la conducción bajo los efectos del alcohol tiene un efecto directo en la incidencia de este tipo de comportamientos, ya que la medida más efectiva es aquella que hace sentir vigilados a los conductores. En este sentido, las pruebas de alcohol en el aliento son herramientas muy útiles y su uso en controles aleatorios para comprobar la sobriedad de los conductores reduce los accidentes, pero no son las únicas.

¿Quiénes fallecen en los accidentes de tráfico?

Los dispositivos de bloqueo de encendido (alcohol ignition interlocks, en inglés) constituyen otro de los métodos de control de ingesta de alcohol que están ganando popularidad en los últimos años. En concreto, estos dispositivos requieren que el conductor se someta a una rápida prueba de alcohol en sangre antes de encender el vehículo y, en caso de superar los límites establecidos, el sistema se bloquea de forma que la persona en cuestión no pueda conducir.

Artículos relacionados

Comentarios