Cartografía Política y Sociedad Europa

La Francia del Frente Nacional

Cuando el Frente Nacional alcanzó la segunda ronda de las presidenciales en Francia en el año 2017, muchos parecieron sorprenderse de que la formación lograse cerca de un tercio de los votos. Lo cierto es que no debería, ya que viendo el mapa de la geografía electoral del país —y especialmente del hexágono francés—, se pueden intuir buena parte de los condicionantes económicos, sociales y políticos que llevaron a millones de franceses a apostar por Marine Le Pen y su Frente Nacional.

La formación, que ahora se ha rebautizado como Reagrupación Nacional, ha bebido tradicionalmente de dos factores clave y los electorados que se generan a su alrededor: el primero es la inmigración y el segundo el euroescepticismo, todo ello combinado con un discurso de corte populista que tiene en inmigrantes y élite política dos de sus filones y objetivos predilectos

En el sur del país, por ejemplo, el Frente Nacional obtiene sus votos especialmente por la rama contra la inmigración. Francia ha sido un país tradicionalmente receptor de inmigrantes por su rol durante mucho tiempo de potencia colonial, y esta situación, combinada con un modelo de integración de resultados cuestionables, ha generado en muchos casos guetos y exclusión social en el colectivo inmigrante y sus descendientes. Así, en muchas zonas del país, los inmigrantes son percibidos como una amenaza a la sociedad francesa por multitud de factores, y los atentados islamistas que ha sufrido el país durante los últimos años —cometidos, en su mayoría, por jóvenes franceses radicalizados hijos o nietos de inmigrantes— solo ha acrecentado el sentimiento xenófobo e islamófobo, que ha sido convenientemente aprovechado por el Frente Nacional.

La otra cara vendría por la cuestión económica. Durante mucho tiempo Francia ha sido una potencia económica notable, pero los procesos de globalización de los ochenta y noventa, así como la última gran crisis económica, han asolado regiones enteras antes prósperas. Muchos de quienes han sufrido este deterioro han buscado culpables en la Unión Europea o en las políticas comerciales librecambistas, a lo que el discurso del Frente Nacional se ha adaptado a la perfección con un discurso eurófobo y apelando al proteccionismo económico.

Comentarios