El mapa de la malaria en el mundo - Mapas de El Orden Mundial - EOM
Incidencia de la malaria en el mundo

Cartografía Economía y Desarrollo Mundo

El mapa de la malaria en el mundo

Descripción del mapa

La malaria, también conocida como paludismo, es una enfermedad febril aguda que puede causar la muerte. Se transmite al ser humano a través de la picadura de mosquitos hembra del género Anopheles infectados, conocidos como “vectores” del paludismo, y los primeros síntomas suelen aparecer entre diez y quince días después de la picadura. Al principio se trata de síntomas leves como fiebre, dolor de cabeza y escalofríos, lo que provoca que muchas veces la enfermedad pase desapercibida. Sin embargo, esas primeras horas son claves para evitar un cuadro mucho más grave, que en niños suele traducirse en anemia grave o sufrimiento respiratorio.

Aunque se trate de una enfermedad inexistente en la mayoría de países de altos ingresos —no en vano, ya ha sido erradicada en una multitud de territorios—, en 2019 casi la mitad de la población mundial corría el riesgo de contraer la malaria, aunque la mayoría de casos se concentran en África subsahariana, Asia sudoriental, el Mediterráneo oriental, el Pacífico Occidental y las Américas. Los lactantes, los menores de cinco años, las embarazadas y las personas seropositivas constituyen los grupos poblaciones más vulnerables.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

Según el Informe Mundial sobre el Paludismo de 2020 de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2019 hubo 229 millones de casos, de los que 409.000 acabaron en muerte. El 67% de los contagios se dio entre niños menores de cinco años, mientras que la región de África concentró el 94% de los casos y las defunciones por paludismo. En concreto, Nigeria (24%), República Democrática del Congo (11%), Tanzania (5%),  Burkina Faso (4 %), Mozambique y Níger (4% ambos) son los países que soportan una carga más alta de la enfermedad. En estas zonas la incidencia de la malaria es tan alta que la mayoría de personas la han sufrido, lo que explica que los niños sean los más afectados, ya que los adultos son en realidad supervivientes de la enfermedad que han adquirido cierta inmunidad.

La principal razón es que en África habitan las especies del mosquito Anopheles con una vida más larga, lo que les permite completar el desarrollo del parásito en su organismo, y con una marcada preferencia por la picaduras al ser humano, lo que, unido a los precarios sistemas nacionales de salud, convierte a los africanos en la víctima perfecta de la enfermedad.

¿En qué países hay más casos de malaria?

Por otro lado, en relación a la lucha contra el paludismo, los métodos antivectoriales son los más utilizados, como el uso de de mosquiteros tratados con insecticidas y la fumigación de interiores. En los últimos años también han ganado importancia los fármacos antipalúdicos, medicinas que detienen la infección y previenen la enfermedad, aunque la gran revolución en la lucha contra la malaria se espera que la protagonice la primera vacuna contra el paludismo, la RTS,S/AS01. Esta posible solución ya se está aplicando en un proyecto piloto en Ghana, Kenia y Malawi, y los primeros resultados apuntan a una inmunización en cuatro de cada diez casos durante un periodo de cuatro años. El objetivo de la OMS es reducir la incidencia de la enfermedad en al menos un 90% para el año 2030.

Artículos relacionados

Comentarios