Consigue acceso a todos nuestros mapas y mucho más:

Suscríbete o inicia sesión
Geopolítica de Pensilvania

Suscripción Cartografía Geopolítica América del Norte

La geopolítica de Pensilvania

Descripción del mapa

Pensilvania, como otros tantos territorios de Estados Unidos, fue creada de forma artificial a escuadra y cartabón sin que coincidan las regiones culturales, sociales o económicas con las políticas. La geopolítica de Pensilvania queda marcada por los Apalaches, que dividen el estado en diferentes regiones, cada una con sus propios intereses y dinámicas

Es un estado rico en materias primas. Sus reservas de antracita y carbón bituminoso y de hierro impulsaron su industrialización e hicieron surgir muchas ciudades industriales y una numerosa clase obrera. Su posición, entre la costa atlántica y los Grandes Lagos, con puertos en ambas costas, dieron a Pensilvania una posición geoestratégica envidiable, y favorecieron aún más su desarrollo industrial. Sin embargo, tras la crisis de los setenta, el sistema industrial del estado se derrumbó y la divisoria de los Apalaches ha ido tomando mayor importancia.

Al este de los Apalaches queda Filadelfia, la mayor ciudad del estado y donde se firmó la Declaración de Independencia del país, una ciudad integrada en la megalópolis de Bos-Wash, un inmenso espacio urbano muy dinámico y en expansión que va de Boston a Washington, pasando por Nueva York y la propia Filadelfia. En esa zona atlántica del estado quedan también numerosas ciudades obreras que no han completado su transformación económica tras la crisis industrial, como Harrisburg —la capital—, York, Lancaster o Allentown, pero que van prosperando e integrándose en las dinámicas de la costa atlántica.

A lo largo de la cordillera de los Apalaches y en las llanuras al oeste queda un gran espacio rural con pequeñas ciudades industriales y pueblos mineros en declive, donde la única gran ciudad es la desindustrializada Pittsburgh. Los yacimientos de gas se han convertido en el salvavidas de buena parte de la mitad occidental del estado, que produce el 20% del gas del país y una pequeña cantidad de petróleo, y que se han expandido con la fracturación hidráulica sobre las rocas bituminosas. Sin embargo, estas regiones siguen perdiendo población.

La geopolítica de Estados Unidos

Pensilvania ha sido tradicionalmente un feudo demócrata con un corazón montañoso fuertemente republicano. No obstante, con la desindustrialización, una gran masa de obreros blancos poco cualificados se ha ido desencantando con las políticas del Partido Demócrata, y la región republicana se ha ido extendiendo hacia este y oeste por los suburbios y ciudades postindustriales.

Pensilvania ha acabado así por convertirse en uno de los estados bisagra por excelencia. Con el área metropolitana de Filadelfia integrada en una de las regiones más prósperas y progresistas del país, inmensos espacios rurales conservadores, y más de la mitad del estado integrado en el cinturón del óxido, cuya clase obrera se siente abandonada ante las políticas identitarias de los demócratas y las nuevas políticas ambientales que amenazan el floreciente negocio del gas.

La geografía electoral de Estados Unidos