Consigue acceso a todos nuestros mapas y mucho más:

Suscríbete o inicia sesión
Mapa de la geopolítica de Kenia

Suscripción Cartografía Geopolítica África

El mapa de la geopolítica de Kenia

Descripción del mapa

Kenia, con una población similar a España y una superficie ligeramente superior, se está convirtiendo en uno de los países más relevantes del continente africano. El mapa de su geopolítica hacen de Kenia un complejo mosaico étnico y geográfico, con una posición que está sabiendo aprovechar.

Kenia pasó a convertirse en 2020 en la tercera economía del África subsahariana, únicamente superada por Sudáfrica y Nigeria, y sin ser un país especialmente poblado, extenso o rico en materias naturales. Además, al noroeste y al este hace frontera con dos Estados fallidos en casi guerra continua como son Sudán del Sur y Somalia. Además, al norte se encuentra Etiopía, la potencia regional de la zona con quien compite por la influencia.

La inestabilidad en Somalia y Sudán del Sur ha hecho de Kenia uno de los países con más refugiados del mundo, y en su suelo se asientan algunos de los mayores campos de refugiados, como el de Kakuma o Dadaab. Los conflictos en Somalia son un tema recurrente para la geopolítica de Kenia. Las provincias orientales del país tienen una mayoría étnica somalí, que además es un pueblo tradicionalmente seminómada que cruzaba la inmensa frontera sin demasiados problemas.

Kenia llegó a alojar la sede del Gobierno de Somalia hasta que el reconocido por la ONU logró controlar y garantizar una mínima seguridad en Mogadiscio y sus alrededores. Adís Abeba y Nairobi fueron los grandes interventores en el conflicto que han permitido que Somalia empiece a ser un Estado funcional. No obstante, la presencia étnica somalí, la inmensa frontera rectilínea y los grandes campos de refugiados han sido el caldo de cultivo perfecto para la penetración del grupo yihadista Al Shabab en Kenia, que ha cometido grandes atentados en Nairobi y Garissa, además de ataques contra instalaciones estadounidenses.

África lucha por reducir su dependencia económica

Las relaciones entre Kenia y Somalia tampoco pasan por su mejor momento. Las tensiones entre ambos se han recrudecido al mezclarse la política interna de Somalia con la lucha contra Al Shabab y la política exterior de Nairobi. Tal ha sido el nivel de los desencuentros que en diciembre de 2020 Mogadiscio rompió relaciones con Nairobi, y Kenia ha empezado a clausurar campos de refugiados somalíes y a expulsar a sus residentes

La situación es mejor con Sudán del Sur, pese a la disputa territorial que mantienen en el Triángulo de Ilemi. Este territorio fue originalmente dado a Sudán durante el reparto colonial británico, aunque los límites fronterizos eran vagos. Los turkana, mayoritariamente residentes en Kenia, pastoreaban el territorio, pero allí eran atacados por otras tribus. Por esta razón, en 1928, Sudán permitió que las fuerzas militares de Kenia cruzasen la frontera, y a partir de 1929 que pagase a Jartum por la ocupación. Sin embargo, al considerarse un territorio inútil y vulnerable a los ataques desde Etiopía, Sudán fue quien en 1931 acabaría pagando a Kenia para que se encargara de la protección del Triángulo de Ilemi. Las guerras civiles en Sudán y la independencia de Sudán del Sur, con sus correspondientes guerras civiles, han paralizado la disputa, y el territorio lleva ya casi un siglo bajo gestión keniana.

El reparto colonial de África en 1914

La ambición geopolítica de Kenia se ve claramente en su mapa de vías férreas. En la actualidad únicamente hay una línea que une el puerto de Mombasa con Kampala, la capital de la vecina Uganda, pasando por Nairobi. Pero el plan de infraestructuras de Kenia plantea no solo la modernización de esa línea, sino también la apertura de nuevas rutas desde Nairobi y el puerto de Lamu hacia Sudán del Sur o Etiopía, que harían de Kenia la salida al mar de ambos países, y la conexión en Uganda de nuevas rutas hacia las zonas mineras del interior de la República Democrática del Congo, Ruanda y Burundi, mucho más dependientes de las exportaciones a China que la propia Kenia. Precisamente por eso la potencia asiática ha tenido mucho que ver en este proyecto

China ha financiado la modernización de la línea entre Mombasa y Naivasha, y pretendía hacerlo también hasta Kampala. Sin embargo, Kenia no está logrando la rentabilidad que esperaba, y con ello se ha puesto en riesgo el proyecto. Ante los impagos de la deuda, China ahora tiene la posibilidad de hacerse con la gestión del puerto de Mombasa. Y es que este trazado ferroviario ha sido durante mucho tiempo uno de los proyectos principales de la Nueva Ruta de la Seda, y ahora que la deuda ahoga a Kenia, pueden ponerse en cuestión las inversiones y estrategias chinas ante los Gobiernos del resto del continente.

Los préstamos de China a África

La trampa de la deuda ha lanzado a Kenia a la búsqueda de su independencia económica, favorecida por el Tratado de Libre Comercio Africano inaugurado en 2021 y su pertenencia a la Comunidad Africana Oriental. El nuevo mercado panafricano ofrece grandes posibilidades, y un país bien posicionado puede convertirse en una potencia continental. Kenia, además, cuenta con Nairobi, que es un gran centro financiero y tecnológico para África.

No obstante, el té sigue siendo el gran producto de exportación nacional, que supone el 22% del valor de lo que vende al resto del mundo, y su producción está centrada en un arco en las laderas más húmedas de las montañas. Esta región se sitúa en las tierras altas, el cuadrante suroccidental de Kenia, que con un 30% del territorio es habitado por el 80% de la población, coincidiendo con las grandes sabanas.

El resto del país es mucho más árido, con la excepción de la franja costera, tiene una densidad de población baja y es bastante más pobre. Esto ha levantado tensiones en la geopolítica de Kenia entre las tierras bajas y las tierras altas, donde reside el poder político y económico y cuyas etnias se han rotado tradicionalmente en el poder. Las tensiones, al menos de momento, se han suavizado al repartir el poder mediante la división del país en 47 condados, creados por criterios étnicos.

La densidad de población de África