Cartografía Política y Sociedad Europa

El estatus de las distintas Comunidades Autónomas de España

Descripción del mapa

Aunque la organización territorial de España a menudo se simplifique en un régimen descentralizado mediante Comunidades Autónomas, lo cierto es que tanto el recorrido histórico como el encaje concreto de muchas de ellas es bastante más complejo.

Oficialmente en el Reino de España existen 17 Comunidades Autónomas y dos ciudades autónomas —Ceuta y Melilla—, pero muchas de ellas no accedieron igual a la autonomía, no tienen las mismas competencias o algunas poseen un tipo de estatus especial motivado por circunstancias históricas o geográficas.

Por ejemplo, la Comunidad Foral de Navarra no es técnicamente una comunidad autónoma, sino, como su propio nombre indica, una comunidad foral con autonomía. Esta diferencia viene de su estatus como reino hasta bien entrado en el siglo XIX, cuando Navarra aceptó convertirse en provincia a cambio de que se respetasen sus fueros históricos —sistema legal y fiscal propio—. Algo parecido ocurre con las tres provincias vascas —Vizcaya, Álava y Guipúzcoa—, que también poseen un régimen foral pero no así la comunidad autónoma que forman entre ellas —el País Vasco—.

El resto de regiones, además de las ya mencionadas, pudieron convertirse en comunidad autónoma mediante dos vías: la rápida y la lenta. La vía rápida, aunque más exigente, estaba orientada a que aquellos territorios que habían disfrutado de mayor autonomía o habían comenzado ese camino durante la Segunda República, pudiesen recobrarlo de una forma sencilla. Así, el País Vasco, Cataluña, Galicia y Andalucía lograron la autonomía mediante esta fórmula, con la que gozaban de amplias competencias. Por el contrario, el resto de regiones tuvieron que ir por la vía lenta, una fórmula que en los primeros compases tenía unos niveles de autonomía inferiores pero que con el tiempo se acercarían a los de aquellas comunidades de la vía rápida.

Adicionalmente, la comunidad de Canarias posee el estatus de región ultraperiférica dentro de la Unión Europea. Este está concebido para islas, archipiélagos o territorios lejos de la Europa continental pero que pertenecen a la Unión y su lejanía geográfica les genera debilidades socioeconómicas.

Por último, las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla accedieron a la autonomía con un estatus especial —como ciudad, no como comunidad— a mediados de los años noventa, debido también a sus particularidades geográficas, ya que son el único territorio continental de la Unión Europea en suelo africano.

2 comentarios

  1. la capital de extremadura no es correcta. Es Mérida, no Badajoz

  2. Pasa lo mismo con Castilla y León, la capital no es Valladolid. El estatuto de autonomía no designa capitalidad en vista de que esta comunidad autónoma es la reunión de dos regiones históricas: León (Salamanca, Zamora y León) y Castilla (Burgos, Palencia, Valladolid, Ávila, Segovia y Soria) y por lo tanto se decidió que no hubiera capital para evitar agravios comparativos.