Así se elige al jefe de Gobierno en los distintos países del mundo - Mapas de El Orden Mundial - EOM
Elección del jefe de Gobierno en el mundo

Cartografía Política y Sociedad Mundo

Así se elige al jefe de Gobierno en los distintos países del mundo

Descripción del mapa

El jefe de Gobierno se encarga, como su nombre indica, de dirigir el Poder Ejecutivo y organizar el Gobierno de cualquier Estado soberano, uno federado, una colonia autogobernada o una región autónoma, normalmente con la ayuda de algún tipo de gabinete, el grupo de ministros o secretarios que lideran los distintos departamentos.

Pero ¿qué hay de su elección? ¿Son todos los jefes de Gobierno elegidos en las urnas? En caso negativo, ¿convierte eso a un país determinado en un Estado no democrático? La respuesta en ambos casos es que no, aunque pueda parecer contradictorio, de la misma forma que un jefe de Gobierno elegido mediante sufragio universal tampoco tiene por qué gobernar un país democrático.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

Según los datos del ACE Electoral Knowledge Network, en 104 países y territorios dependientes del mundo el jefe de Gobierno es elegido a través de elecciones directas (90 de ellos con mayoría absoluta y segunda ronda si es necesario y en 14 con mayoría simple). Además, en otros 49 se hace a través de elecciones indirectas, es decir, en lugar de votar directamente por un candidato, como ocurre por ejemplo en Perú, se delega en el órgano parlamentario correspondiente —elegido mediante sufragio de forma previa— para que lo haga. Es el caso de España, Sudáfrica o Cuba.

En otros once territorios el mecanismo es parecido al de la elección indirecta, pero se omite la votación parlamentaria y el líder del partido que consigue formar Gobierno se convierte automáticamente en el jefe del mismo. Es lo que sucede, por ejemplo, en Canadá, Túnez o Grecia.

Así se elige al jefe de Estado en los distintos países del mundo

Sin embargo, también existen 113 naciones donde a priori no son las elecciones, ni directas ni indirectas, las que deciden el nombre de la jefatura de Gobierno. En la mayoría de los casos es el jefe de Estado el que lo elige, aunque suele tratarse de un acto protocolario para el que tiene en cuenta la conformación del parlamento y el consenso que la elección pueda suscitar entre las distintas fuerzas políticas. En Portugal, por ejemplo, según el artículo 187 de la Constitución, “el presidente de la república nombrará al primer ministro después de consultar a los partidos con escaños en la Asamblea de la República y a la luz de los resultados electorales”.

Por su parte, en los Estados Unidos el presidente es elegido por un colegio electoral, cuyos miembros sí se eligen a través de elecciones, al igual que debería ocurrir en Myanmar si se tiene en cuenta su Constitución de 2008. De esta forma, prácticamente todos los territorios del mundo contemplan algún tipo de elección de sus jefes de Gobierno a través del sufragio —Brunéi y Arabia Saudí no—, pero es su aplicación la que determina si un país funciona de forma dictatorial o no. 

El mapa del voto obligatorio en el mundo

En cuanto a la diferencia entre el jefe de Gobierno y de Estado, conviene recordar que este último actúa como la autoridad suprema del país y se encarga de representar su unidad y legitimidad tanto en su territorio como en el plano internacional. A pesar de ello, ambas jefaturas pueden recaer sobre una misma persona, dependiendo del sistema político por el que se rige el país en cuestión.

En la mayoría de sistemas parlamentarios, monarquías parlamentarias inclusive, el jefe de Gobierno actúa como el líder político del Ejecutivo y, aunque suele existir una rendición de cuentas formal de sus actividades al jefe de Estado, este suele adoptar un papel meramente ceremonial. En este caso recibe el nombre de primer ministro, como en el Reino Unido; presidente del Gobierno, como en España; o canciller, como en Alemania.

¿Cuántas cámaras legislativas tiene cada país?

Por su parte, en las repúblicas presidencialistas o en las monarquías absolutas, una misma persona suele concentrar la dirección del Estado y del Gobierno, aunque la relación efectiva entre esta y el Ejecutivo puede variar notablemente, desde la separación de poderes que reina en Estados Unidos hasta la autocracia de Arabia Saudí. En los regímenes presidencialistas y semipresidencialistas —sistemas donde un jefe de Estado elegido popularmente comparte el poder con un primer ministro que cuenta con el apoyo de la mayoría del parlamento— el título que recibe el jefe de Gobierno es el de presidente, como el presidente de Brasil o el de Francia.

Artículos relacionados

Comentarios