La eficiencia energética de las viviendas europeas - Mapas de El Orden Mundial - EOM
Eficiencia energética en los hogares de la Unión Europea

Cartografía Economía y Desarrollo Europa

La eficiencia energética de las viviendas europeas

Descripción del gráfico

De los 72.000 millones de euros que el Gobierno español espera recibir de los fondos del plan europeo de recuperación, Madrid planea destinar 5.800 (el 8%) a la rehabilitación de edificios. Al contrario de lo que pueda parecer a primera vista, se trata de una política totalmente alineada con los objetivos de la Comisión Europea, que ha hecho de la renovación de viviendas un pilar fundamental de su transición energética.

Los edificios son una de las principales fuentes de consumo de energía de Europa, y acumulan más de un tercio de las emisiones de gases de efecto invernadero. Alrededor de un 75% de las construcciones no son eficientes energéticamente, y Bruselas calcula que alrededor del 85-95% de los edificios actuales se seguirán usando en 2050. Sin embargo, tan solo el 1% se someten a renovaciones cada año, por lo que es vital crear programas que incentiven la creación de viviendas más sostenibles, más aún teniendo en cuenta que la Comisión pretende alcanzar la neutralidad climática en 2050.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

En el contexto de la recuperación económica, la renovación de edificios también puede ser una fuente de empleo dada la gran cantidad de mano de obra que requiere el sector de la construcción en la UE. El objetivo es claro: doblar el ratio de rehabilitación de viviendas en los próximos diez años. De esta forma, además de reducir las emisiones, también se pretende generar empleos verdes y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos —34 millones de europeos no se pueden permitir calentar sus hogares adecuadamente—.

Pero no todos los países se encuentran en la misma situación, tal y como muestran los datos de Eurostat de 2019 acerca de las emisiones de gases de efecto invernadero al calentar o enfriar el hogar. En un extremo de la tabla, las viviendas de Suecia apenas generaron 35 kilos per cápita de este tipo de gases, mientras que en el otro, los luxemburgueses emitieron 1.662 kilos por habitante, 47 veces más. La media europea se sitúa en los 669 kilos per cápita.

Las personas que viven de alquiler o en propiedad en la Unión Europea

La principal conclusión que se desprende de los datos es que el clima no explica, al menos por sí solo, las variaciones entre países. El sur de Europa, por ejemplo, donde los asfixiantes veranos podrían requerir de un gran número de emisiones para enfriar los hogares, se encuentra en general por debajo de la media comunitaria, como es el caso de Portugal, España o Grecia. Lo mismo ocurre con los países escandinavos, que a pesar de sufrir temperaturas muy bajas durante gran parte del año tampoco destacan por contaminar más que sus socios europeos.

En su lugar, la eficiencia de los edificios está más relacionada con la calidad de los materiales empleados para su construcción —capacidad de aislamiento o mantenimiento de la temperatura— y las fuentes de energía utilizadas. Por ello, Bruselas también incide en la necesidad de incorporar energías renovables al sistema de suministro de electricidad a los hogares.

Reducir la huella ecológica es una de sus intenciones, pero también avanzar hacia la transición energética: la UE importa más de la mitad de la energía que consume, por unos mil millones de euros diarios, lo que la convierte en el mayor importador de energía del mundo. Profundizar en el uso de energías limpias es una oportunidad pero también una obligación para conseguir su independencia, algo para lo que la renovación de edificios es crucial.

El mapa de la energía fósil en Europa

Artículos relacionados

Comentarios