¿Son más democráticas las monarquías o las repúblicas del mundo? - Mapas de El Orden Mundial - EOM
Es más democrática una monarquía o una república

Cartografía Política y Sociedad Mundo

¿Son más democráticas las monarquías o las repúblicas del mundo?

Descripción del gráfico

En la carrera de la democracia las monarquías parecen partir de una posición de desventaja: ¿cómo van a ser igual de democráticos aquellos países donde la jefatura del Estado recae sobre un rey que lo es por vía hereditaria y que no ha necesitado pasar por las urnas con otros Estados donde los ciudadanos han podido elegir, ya sea de forma directa o indirecta, a sus máximos representantes?

La lógica invita a pensar, por tanto, que las repúblicas serán generalmente más democráticas que las monarquías, en tanto en cuanto en las primeras la voz de la ciudadanía es más escuchada que en las segundas. Pero ¿hasta qué punto esto es verdad? ¿Realmente la forma elegida condiciona la calidad democrática de un Estado? ¿La elección o no del jefe de Estado influye de manera directa en el respeto a las reglas democráticas en un país?

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

Para responder a estas preguntas hemos comparado la forma de gobierno que cada país establece en su orden jurídico con la puntuación recibida en el Índice de democracia de 2020 de The Economist, una clasificación que realiza la revista británica cada año y que se ha convertido en un referente mundial para medir el estado de la democracia en el mundo.

El resultado desmonta todas las hipótesis anteriores: no es solo que la república resulte claramente menos democrática que la monarquía, sino que estas últimas reciben incluso una puntuación media mayor: 6,29 frente a 5,42, concretamente.

El mapa del índice de democracia

Lo que sí confirma esta comparación, no obstante, es que los sistemas más democráticos son aquellos en los que el jefe de Estado no posee poderes ejecutivos reales, es decir, las monarquías parlamentarias constitucionales (7,86) como Noruega o Nueva Zelanda, así como las repúblicas parlamentarias (6,68) como Islandia o Israel.

En la mayoría de estos países el rey o el presidente de la república desarrolla una actividad ceremonial, de forma que en la práctica el jefe de Gobierno y los parlamentarios, que sí han sido elegidos democráticamente, son los encargados de dirigir la nación.

¿Cuáles son las mejores y peores democracias del mundo?

Por el contrario, los regímenes menos democráticos son las monarquías absolutas (2,72) como Arabia Saudí o Esuatini y los Estados de partido único (2,18) como Corea del Norte o Cuba, donde el jefe de Estado sí posee competencias mucho más amplias, a menudo sin límites.

Más que para encumbrar a la monarquía, el presente análisis debe servir para derribar la falsa teoría de que las repúblicas son per se la forma de gobierno más democrática de todas las posibles. De hecho, en el resultado tiene mucho que ver que la mayor parte de las monarquías pertenezcan a economías avanzadas donde la democracia está mucho más asentada, como Japón, Canadá o Suecia, que en otros países con instituciones más débiles en África o Asia Central, que por tradición política han optado por la república. 

El mapa del voto obligatorio en el mundo

No en vano, en el gráfico se puede observar que la dispersión de las repúblicas es más pronunciada que la de las monarquías, con valores tan extremos como los 8,61 puntos de Uruguay y los 1,72 de Turkmenistán.

En cualquier caso, debemos tener en cuenta que una monarquía o una república es una característica que solo afecta a la jefatura del Estado. En cambio, un régimen democrático o autocrático se compone de decenas de variables que escoran a un país a un lado o a otro de la balanza, por lo que una de estas características por sí sola no determina el resultado final.

Artículos relacionados

Comentarios