El reparto de compromisarios en Estados Unidos - Mapas de El Orden Mundial - EOM
Compromisarios por estado en Estados Unidos para las elecciones de 2020

Cartografía Política y Sociedad América del Norte

El reparto de compromisarios en Estados Unidos

Descripción del mapa

Las elecciones presidenciales en Estados Unidos no se ganan por apoyo o voto popular, sino por voto electoral. En el reparto electoral se asignan un número de compromisarios a cada uno de los cincuenta estados según sus representantes en el Congreso —dos por el Senado y otro por cada distrito electoral a la Cámara de Representantes—, lo que que en la práctica es dos mas un número de compromisarios proporcional a la población del estado, con un mínimo de tres compromisarios electorales. El reparto de estos compromisarios entre los candidatos es lo que realmente determina al ganador de las elecciones.

A los cincuenta estados hay que sumar el Distrito de Columbia —la ciudad de Washington—, que por ley puede votar pese a no ser un estado —a diferencia de los territorios como Guam, islas Marianas o Puerto Rico—, pero no superar el número de compromisarios del estado menos poblado, aunque su población sea superior. En total hay un reparto de 538 compromisarios en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, de los que hacen falta que 270 voten a un candidato para que este sea elegido presidente.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

La particularidad del sistema estadounidense está en el hecho de que el candidato más votado en un estado se lleva todos los compromisarios de ese territorio, independientemente de lo reñido del resultado. Esto convierte las elecciones presidenciales de Estados Unidos en un juego geopolítico centrado en los estados con menos margen de diferencia entre candidatos, o estados «bisagra», y que deja de lado los feudos electorales de los grandes partidos, aunque estén mucho más poblados. Se trata de un sistema en el que una pequeña diferencia en un estado puede convertir en presidente a uno u otro candidato.

Con leyes electorales estatales y no nacionales, la excepción a este reparto la forman Nebraska y Maine, que otorgan los dos compromisarios obtenidos por el Senado al más votado y el resto lo reparten según los distritos electorales a la Cámara de Representantes. No obstante, aunque es un sistema más justo y proporcional al voto popular, no está exento de posibles casos de gerrymandering que distorsionen el resultado.

La geografía electoral de Estados Unidos

Artículos relacionados

Comentarios