Organización de las colonias en África en 1930

Cartografía Geopolítica África

Las colonias en el África de 1930

Descripción del mapa

La organización colonial de África fue integrada en los sistemas administrativos impuestos por las potencias coloniales. Los regímenes variaron con el paso del tiempo, según la metrópoli y las estructuras sociopolíticas de cada colonia.

El inicio de la colonización europea del continente africano se inició en la Edad Moderna —siglos XVI-XVIII— con compañías de comercio y navegación, unos entes paraestatales que mediante factorías comerciales costeras establecieron una soberanía europea inicial sobre el territorio. En la Edad Contemporánea la administración de estos exclaves pasará directamente a los Estados europeos, gestionados por sus funcionarios, y serán la base del reparto colonial.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

Cada potencia estableció su propio modelo colonial en África, con su propia organización y singularidades, aunque también con muchos préstamos tomados de otras potencias. Así es posible, pese a las diferencias, establecer cuatro grandes categorías según los sistemas de administración y explotación de los territorios:

  • Las colonias propiamente dichas —ya que todos los territorios en régimen colonial también pueden agruparse bajo el concepto general de colonia— carecían de Gobierno propio, y su administración corría directamente a cargo de la metrópolis.
  • Los colonias de poblamiento eran conocidas como territorios metropolitanos en el Imperio francés —Argelia— y dominios en el Imperio británico —Sudáfrica—, y eran jurídicamente iguales o equiparables a sus metrópolis. En ellos había establecida una abundante, aunque minoritaria, población de origen europeo, que era la que controlaba la administración del territorio y gozaba de derechos políticos similares o iguales a los de la metrópolis.
  • En los protectorados se mantenía un Gobierno autóctono, generalmente preexistente, que cedía competencias en materia de política exterior, defensa u orden público a una potencia colonial. Ejemplos claros de este tipo de colonia los encontramos en Marruecos o Egipto. Sin embargo, en la práctica muchos protectorados acabaron cediendo más competencias y su diferencia con una colonia acabó por diluirse.
  • Los mandatos fueron los últimos en aparecer. Fueron creados por la Sociedad de Naciones en 1919 para administrar los territorios coloniales que habían pertenecido a la derrotada Alemania en la Primera Guerra Mundial, caso de Camerún, Togolandia, Tanganica y Namibia. Implicaban la idea de una tutela para esas excolonias por parte de otra potencia colonial que las prepararse para ser Estados independientes. Tras la Segunda Guerra Mundial y la sustitución de la Sociedad de Naciones por la ONU, pasaron a ser denominadas fideicomisos y a incorporar las excolonias italianas de Libia, Eritrea y Somalia.

El reparto colonial de África en 1914

Este sistema está lleno de singularidades. Por ejemplo, Rodesia del Sur, aunque era nominalmente una colonia, era autónoma, se fomentó intensamente un poblamiento británico y era administrada en Londres desde la Oficina de Dominio, no desde la Oficina Colonial.

Kenia, Sierra Leona y Gambia eran en teoría colonias y protectorados. En el caso de Kenia, el protectorado pertenecía al antiguo Sultanato de Zanzíbar, en la parte costera, y la colonia en el interior, mientras que en Gambia y Sierra Leona la colonia eran las antiguas factorías de Bathurst, actual Banjul, y Freetown, mientras que en el interior se desarrollaba un protectorado. Sin embargo, eran administrados como una única unidad, lo que suponía que eran tratados como colonias aunque internamente pudiesen tener áreas con mayor autonomía.

El mandato sobre Namibia acabó en manos del dominio de la Unión Sudafricana, que aunque en teoría debía prepararlo para su independencia, lo convirtió en una parte más de su territorio y por lo tanto en una colonia de poblamiento en la que favoreció la instalación de población afrikáner.

1960, el año de la independencia en África

Las colonias de poblamiento francesas y británicas difirieron notablemente. Los dominios británicos eran considerados países dentro del Imperio británico (Sudáfrica, Rodesia del Sur, Australia, Canadá, Terranova o Nueva Zelanda), con sus propias instituciones equiparables a las de Reino Unido. Los territorios metropolitanos de Francia eran jurídicamente parte integral de la metrópolis (Argelia, Reunión, Guayana Francesa, Guadalupe o Martinica).

El resto de potencias coloniales tuvieron una organización similar en África, aunque mucho más sencillos que las de Francia y el Imperio británico: España, además de sus colonias, compartió un protectorado con Francia sobre el territorio de Marruecos; Portugal mantenía un protectorado (Cabinda) en la desembocadura del río Congo, parte del cual cedió a Bélgica; y la propia Bélgica acabó con un mandato sobre parte de la excolonia del África Oriental Alemana, el mandato de Ruanda-Urundi (actuales Ruanda y Burundi).

Al final del periodo colonial se dio un proceso de blanqueamiento de la actividad colonial y muchos de estos territorios pasaron a ser considerados como parte íntegra del territorio metropolitano, como dominios, departamentos o provincias. Reunión y más recientemente, en 2011, Mayotte —parte de las Comoras— han sido integradas como parte de Francia.

La descolonización de África

Artículos relacionados

Comentarios