Cartografía Economía y Desarrollo

China desembarca en el fútbol europeo

Descripción del mapa

Que China ha llegado al fútbol europeo es una realidad. Sin embargo, la aproximación de la potencia asiática a los campos del Viejo Continente no se ha hecho mediante jugadores, entrenadores o influencias en el modo de juego. Se ha hecho con dinero. Mucho dinero.

Dentro de su plan de la Nueva Ruta de la Seda, las inversiones en clubes europeos son solamente una ramificación más de lo que puede ser uno de los mayores proyectos geoeconómicos que se han desarrollado jamás en la historia. Porque al tiempo que China apuesta por el fútbol en Europa, también ha apostado por infraestructuras de transporte o energéticas, desde aeropuertos a generadores eólicos. Y es que el interés de Pekín en el fútbol no es solamente el amor a este deporte o una simple diversificación en su cartera de inversiones, sino que va más allá.

El objetivo chino, además de sacar beneficio de una de las mayores máquinas de hacer dinero que podemos encontrar en el planeta como es el fútbol en Europa —solo comparable a competiciones estadounidenses como la NBA o la NFL—, es obtener los conocimientos necesarios para poder llevárselos a su propio territorio nacional e desarrollar el potencial que le correspondería por su peso demográfico. Recordemos que China, a pesar de ser el país más poblado del planeta, no se caracteriza por la buena calidad ni los buenos resultados de su fútbol. En la actualidad comparte puesto en la clasificación de la FIFA —el 69º— con Arabia Saudí y Canadá, dos países cuyo potencial y cultura futbolística son bastante limitados. Y en el país asiático, conscientes del inmenso poder blando que tiene el fútbol, quieren ponerle remedio a esta situación. Pero antes deben conocer cómo se gestiona económicamente un club, cómo se trabaja la cantera y cómo se entrena y compite a alto nivel. Y para eso las ligas europeas no tienen rival.

Aunque la mayoría de inversiones han ido orientadas a clubes medios, lo cierto es que también se han producido adquisiciones en clubes muy potentes, como los dos de los gigantes de la liga italiana —Inter y AC Milan—, el Olympique de Lyon, el Manchester City o el Atlético de Madrid.

Comentarios