Suscripción Cultura Política y Sociedad Oriente Próximo y Magreb

Mohamed Salah, el faraón apolítico

Mohamed Salah, el faraón apolítico
Fuente: Saiflee100 (Wikicommons)

Con sus goles, Mohamed Salah se ha convertido en un icono del mundo árabe. A pesar de que el delantero egipcio prefiere alejarse de la política, el régimen de Al Sisi trata de explotar su figura con fines propagandísticos.

Corría el minuto noventa de partido en Alejandría. El gol de Bouka Moutou clasificaba a la República del Congo y dejaba a Egipto una vez más a las puertas de la copa del mundo. Un gol en el tiempo de descuento era la única esperanza para evitar otra traumática eliminación del combinado nacional y la desolación de un país entero. Pero entones apareció el número diez. En el 94, Mohamed Salah transformó un penalti que clasificaba a la selección egipcia para su primer mundial desde 1990 y que lo encumbraba definitivamente, si no lo estaba ya, al rango de héroe nacional.

La salahmanía se ha desatado en Egipto, donde millones de aficionados al deporte rey se concentran cada semana para ver jugar a su ídolo con la elástica de su club actual, el Liverpool. En murales callejeros, camisetas, un sinfín de objetos, anuncios publicitarios, mercados, plazas, tiendas… su figura es omnipresente en El Cairo y trasciende el mero ámbito nacional: de Marruecos a Irak, también es venerado en el resto del mundo árabe. No en vano, nunca un futbolista árabe llegó tan lejos. Ninguno se había codeado con los mejores de Europa y, por supuesto, nunca antes ningún otro futbolista marcó más goles en una temp...

Apóyanos y suscríbete para tener acceso a todos nuestros análisis, mapas y gráficos y quitar la publicidad de toda la web.

Suscríbete por 50 € al año