kakenya-with-kids-600×399

bKakenya Ntaiya, un ejemplo de cómo la educación es un motor de cambio. A pesar de haber contraído matrimonio a los 12 años y haber sufrido una mutilación genital, luchó por continuar su educación. En la actualidad, regenta un internado para niñas masáis en Kenia desde donde se evitan estas prácticas. Fuente: National Geographic

Comentarios