¡Lanzamos nuestro crowdfunding! Apóyanos en Goteo ¡Apóyanos! Crowdfunding en Goteo

La Carta de las Naciones Unidas (3/4): Ser miembro de la ONU

En los artículos anteriores he explicado la historia de la Carta de las Naciones Unidas y cómo fue su creación. Ahora en las siguientes entregas explicaré como se aplica la Carta realmente. También explicaré los artículos más relevantes de ella.

La ONU es una Organización Internacional Gubernamental, esto nos viene a decir que sus miembros son los Estados soberanos. Todo esto lo podemos encontrar regulado en la Carta en el Capítulo II del artículo 3 al 6, en donde podremos observar la condición de estatalidad de sus miembros.

A continuación los artículos más relevantes de este apartado.

“Artículo 3

Son Miembros originarios de las Naciones Unidas los Estados que habiendo participado en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Organización Internacional celebrada en San Francisco, o que habiendo firmado previamente la Declaración de las Naciones Unidas de 1 de enero de 1942, suscriban esta Carta y la ratifiquen de conformidad con el Artículo 110.

Artículo 4

Podrán ser Miembros de las Naciones Unidas todos los demás Estados amantes de la paz que acepten las obligaciones consignadas en esta Carta, y que, a juicio de la Organización, estén capacitados para cumplir dichas obligaciones y se hallen dispuestos a hacerlo.

La admisión de tales Estados como Miembros de las Naciones Unidas se efectuará por decisión de la Asamblea General a recomendación del Consejo de Seguridad.”

Existen dos tipos de miembros. Por una parte están los miembros ordinarios (los primeros que formaron parte de la organización) y por otra parte están los miembros admitidos (los miembros que han ingresado de forma posterior a la creación de la Organización). Se dividen en estas dos categorías porque existen dos formas de acceder a la organización. La primera forma de acceso sería si el Estado en cuestión es un miembro fundador u originario.

La segunda forma de acceso a la Organización sería si el Estado es un miembro admitido posteriormente a la formación de la Organización. Pero esto no supone una diferencia en cuanto a las obligaciones y derechos entre unos y otros, salvo los derechos que obtienen los miembros originarios para aceptar o condicionar la admisión de nuevos miembros. Los requisitos que han de cumplir los futuros Estados soberanos que quieran unirse a la ONU deberán de cumplir con los requisitos recogidos en el Dictamen del TIJ del 28 de mayo de 1948.

Los requisitos comunes a todos los miembros de las Naciones Unidas aparecen recogidos en el artículo 4 en su párrafo 1.

“Artículo 4

Podrán ser Miembros de las Naciones Unidas todos los demás Estados amantes de la paz que acepten las obligaciones consignadas en esta Carta, y que, a juicio de la Organización, estén capacitados para cumplir dichas obligaciones y se hallen dispuestos a hacerlo.”

Como explicaré en el siguiente párrafo, estas condiciones de este artículo 4 párrafo 1 podremos observar que muchas de las condiciones han sido aplicadas con criterios más bien políticos, que con criterios jurídicos la gran mayoría de las veces.

Estado Soberano

La condición que se exige a los nuevos miembros de estatalidad, es decir, Estado soberano, debe de interpretarse en el sentido de reunir ciertos requisitos, tanto materiales como formales, que vienen explicados en la definición de Estado.

¿Qué es un Estado? Estado es un concepto político que se refiere a una forma de organización social, económica, política soberana y coercitiva, formada por un conjunto de instituciones no voluntarias, que tiene el poder de regular la vida nacional en un territorio determinado. Usualmente, suele adherirse a la definición del Estado, el reconocimiento por parte de la comunidad internacional (como por ejemplo la ONU).

Aunque la ONU puede reconocer a un nuevo Estado como miembro de su Organización esto no supondrá nunca la obligatoriedad por parte de los demás Estados Miembros de mantener relaciones diplomáticas con el nuevo Estado fuera de la Organización. Como ejemplo más cercano y directo podemos poner a España. Pertenecíamos a la Organización de la ONU, pero por ejemplo durante casi cuatro décadas no mantuvimos ningún tipo de relación diplomática con Israel.

Amantes de la paz

El segundo de los requisitos dichos en el artículo número cuatro párrafo primero es que estos Estados sean amantes de la paz. Este es un requisito más bien político. Tengamos en cuenta que cuando se creó la Carta apenas habían pasado unos años desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, y lo que se pretendía era que no hubiera ninguna guerra más. Aunque este concepto haya surgido en un contexto histórico donde se habían terminado diversos conflictos internacionales, no debemos olvidar que mientras siga figurando en la Carta no puede considerarse este requisito como derogado y se seguirá aplicando por ello en un futuro.

Aceptación de las obligaciones de la Carta

Todos los Estados están obligados a cumplir las obligaciones de la Carta. Digamos que esto es un poco superficial, porque aunque cabe la posibilidad de interpretar esta condición en el sentido de una aceptación política explícita de las obligaciones de la Carta, distinta al proceso de ratificación, podemos decir que esto es una manifestación jurídica de la voluntad del Estado (el Estado puede o no aceptar las obligaciones impuestas). Esto no fue coherente en el momento en el que los países fundadores asimilaron su compromiso, pero quizás no nos sirva a día de hoy. Hoy en día la voluntad de los Estados soberanos tiene mucha importancia porque puede incluso implicar el fin de relaciones diplomáticas con otros Estados u Organizaciones de índole internacional.

Cumplimiento de obligaciones

La aceptación por parte del Estado solicitante no es identificable a la capacidad para cumplir con los dispuesto por la Carta.

Los artículos 3 y 4 párrafo 2 nos van a explicar la forma de procedimientos de acceso que difieren según sean miembros originarios o miembros admitidos.

firmademiembrosfundadoresdelaonu (1)Miembros originarios: Artículo 3

Son miembros originarios los Estados que participaron en la Conferencia de San Francisco o que hubiesen firmado la declaración de las Naciones Unidas, del 1 de enero de 1942, con anterioridad a dicha conferencia, aunque no hubiesen participado en ella. Como por ejemplo es el caso de Polonia. El mismo artículo exige la ratificación de la Carta. En total fueron 51 los miembros originarios o fundadores.

Miembros admitidos: Artículo 4, párrafo 2

Los Estados que han ingresado más tarde en la ONU han tenido que seguir el procedimiento del artículo 4 párrafo 2, para poder ser admitidos en la Organización. Se exige la recomendación del Consejo de Seguridad y la decisión favorable de la Asamblea General que requiere la mayoría de dos tercios de los miembros presentes y votantes. Además, de lo anteriormente expuesto el Estado aspirante deberá ratificar también la Carta según su propia legislación interna y entregar el documento de ratificación de Secretario General de la Organización.

INTERESANTE: Todos los Estados miembros de las Naciones Unidas

DESCARGAR TRABAJO COMPLETO: La Carta de las Naciones Unidas (Carolina García, Marzo 2014. 16p)

.

Acerca de Carolina García 21 Articles

Tallínn, Estonia. Jurista y Mediadora, estudiante de Ciencias Políticas en la UBU. Actualmente trabajando en el programa europeo SVE para EstYes como mediadora intercultural y preparando oposicones a la UE. Apasionada del Derecho Internacional. Cuento con un máster en la Unión Europea y otro Máster en Mediación y Resolución de Conflictos. Espero poder compartir con todos vosotros artículos interesantes en elordenmundial.com.
Twitter: @_Iuris_CGH
Email: [email protected]

Contacto: Twitter

2 comentarios en La Carta de las Naciones Unidas (3/4): Ser miembro de la ONU

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. El Orden Mundial Internacional |

Si tienes algo que aportar o comentar sobre este artículo no dudes en hacerlo!