¡Lanzamos nuestro crowdfunding! Apóyanos en Goteo ¡Apóyanos! Crowdfunding en Goteo

La ONU y la Paz (5): Mantenimiento de la paz

Serie de artículos ‘La ONU y la Paz’. Artículo 5 de 9. Por Carolina García.

¿Cuáles son algunas de las recientes operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas?

A diferencia de los fracasos de algunas misiones de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz , que han recibido una amplia publicidad, las ocasiones en que los resultados han sido positivos no han despertado la misma atención. No es frecuente que la ausencia de conflictos ocupe los principales titulares de la prensa. Entre los ejemplos recientes de operaciones de mantenimiento de la paz que han tenido resultados satisfactorios se encuentran:

unmibhBosnia y Herzegovina

Cuando concluyó la Misión de las Naciones Unidas en Bosnia y Herzegovina (UNMIBH) en diciembre de 2002, se había completado el proyecto más amplio de reestructuración y reforma de la policía emprendida por las Naciones Unidas. La UNMIBH había adiestrado y acreditado a una fuerza de policía nacional integrada por 17.000 efectivos. Además de mantener la seguridad interna, esta fuerza ha logrado avances en la lucha contra el contrabando, el tráfico de drogas y la trata de seres humanos.

unmiset_globeTimor-Leste

A fines de 1999 se solicitó la presencia de las Naciones Unidas en Timor Oriental (actualmente Timor-Leste) para orientar a los timorenses a constituirse en un Estado, tras los actos de violencia y la devastación que se produjeron tras la celebración de una consulta encabezada por las Naciones Unidas sobre la integración con Indonesia. La Administración de Transición de las Naciones Unidas en Timor Oriental (UNTAET) desempeñó sus funciones con arreglo a un mandato multidimensional para proporcionar seguridad y mantener el orden público, mientras trabajaba con los timorenses para sentar las bases de la gestión gubernamental democrática. Las Naciones Unidas establecieron una administración efectiva, facilitaron el retorno de los refugiados, ayudaron a desarrollar los servicios civiles y sociales, aseguraron la asistencia humanitaria, apoyaron la creación de capacidad para el gobierno propio y contribuyeron a establecer condiciones para el desarrollo sostenible. Las Naciones Unidas aún tienen una presencia de mantenimiento de la paz en Timor-Leste independiente (la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Timor Oriental, UNMISET) para prestar asistencia en la creación de las estructuras administrativas, la organización de la policía y el mantenimiento de la seguridad.

unamsil_globeSierra Leona

Los esfuerzos de la comunidad internacional para poner fin a 11 años de guerra civil e impulsar al país hacia la paz han permitido que Sierra Leona inicie un período de transición democrática y mejor gestión gubernamental con la asistencia de la Misión de las Naciones Unidas en Sierra Leona (UNAMSIL). Desde las elecciones de mayo de 2002, Sierra Leona ha mejorado su clima de seguridad considerablemente y sigue trabajando con miras a consolidar la paz. Entre los acontecimientos destacados que pueden mencionarse están la conclusión del desarme y la desmovilización de unos 75,000 combatientes, incluidos cerca de 7.000 niños, y la destrucción de sus armas. El personal de mantenimiento de la paz de la UNAMSIL ha construido carreteras, renovado y construido escuelas, lugares de culto y dispensarios médicos, e iniciado proyectos agrícolas y programas de bientestar social. Se preveía que la UNAMSIL se retire del país para fines de 2004, con sujeción a una evaluación cuidadosa de la seguridad regional e interna.

monucRepública Democrática del Congo

También se han logrado progresos en la Misión de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo (MONUC) que, si en el año 2000 era una pequeña misión de observación, ha pasado a ser, en un primer tiempo, una misión de separación de las fuerzas y supervisión de la situación y, posteriormente, una misión de asistencia y verificación de los programas de desarme, desmovilización, repatriación, reintegración y reasentamiento, y en la actualidad una misión compleja encargada de facilitar el proceso de transición mediante la celebración de elecciones nacionales en 2005. Al mantenerse en contacto con todas las partes del gobierno de transición, la MONUC ha contribuido a crear un entorno propicio para la aprobación de leyes fundamentales relacionadas con la reforma del ejército y la policía y la competencia de los diversos ministerios e instituciones de la transición.

Una buena parte del país disfruta actualmente de un clima de paz, y se han dado pasos hacia la reunificación: la nueva bandera nacional ondea en territorios que antes estaban controlados por partes beligerantes; el río Congo se ha abierto nuevamente a la circulación; las aerolíneas comerciales vuelan entre Kinshasa y ciudades que una vez estuvieron bajo el control de los rebeldes; las redes de correos y telefonía celular se han ampliado. Ello ha permitido a la MONUC, cuyos efectivos autorizados ascienden a 10.800 soldados, desplegar contingentes hacia el distrito nororiental de Ituri, donde los disturbios proseguían a principios de 2004.

unmil_01Liberia

En Liberia, la misión de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz, la UNMIL, fue despachada en un tiempo récord para prestar asistencia en la aplicación de un acuerdo amplio de paz. Aun antes de que la UNMIL alcanzara el número autorizado del personal uniformado, ascendente a 15.000 efectivos, la situación de seguridad en el país mejoró considerablemente. Disminuyeron la violencia y las violaciones de la cesación del fuego, y el personal de mantenimiento de la paz allanó el camino para la prestación de asistencia humanitaria y para la desmovilización, el desarme y la reintegración de los excombatientes.

Durante 2004 proseguirá el despliegue de tropas y de personal de policía civil y de asuntos civiles para facilitar el restablecimiento de la administración civil y la gestión gubernamental.

¿Por qué resulta esencial la labor de las Naciones Unidas en el mantenimiento de la paz?

Allí donde las estructuras políticas inadecuadas no aseguren la transferencia de poder de una manera ordenada, donde las poblaciones insatisfechas y vulnerables sean objeto de manipulación y la competencia por los limitados recursos intensifique la ira y la frustración entre las personas atrapadas en la pobreza, los conflictos armados seguirán estallando. Esos elementos dan pábulo a la violencia en el interior de los Estados o entre ellos, y el número incontable de armas, que se pueden obtener fácilmente en todo el mundo, proporcionan los medios. Los resultados son el sufrimiento humano, en ocasiones en escala masiva, las amenazas a la paz y la seguridad internacionales más amplias, y la destrucción de la vida social y económica de poblaciones enteras.

Muchos de los conflictos de hoy pueden parecer remotos a los que no están directamente en la línea de fuego. Pero las naciones del mundo tienen que sopesar los riesgos de las medidas que se adopten contra los peligros comprobados de la inacción. El fracaso de la comunidad internacional en intentar controlar los conflictos y resolverlos por medios pacíficos puede provocar conflictos mayores en que intervengan más actores. La historia reciente ha puesto de manifiesto con qué rapidez las guerras civiles entre diferentes partes en un país pueden desestabilizar a los países vecinos y extenderse por regiones enteras. Pocos son los conflictos modernos que puedan considerarse verdaderamente “locales”.

A menudo generan una multitud de problemas-como el tráfico ilícito de armas, el terrorismo, el tráfico de drogas, las corrientes de refugiados, y los daños al medio ambiente. Sus repercusiones se sienten mucho más allá de la zona de conflicto inmediata. Se necesita la cooperación internacional para hacer frente a ésos y otros problemas de alcance mundial. La labor de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz, basada en medio siglo de experiencia en esa esfera, es una herramienta indispensable. Su legitimidad y universalidad son excepcionales y se derivan del hecho de ser una acción emprendida en nombre de una organización mundial integrada por 191 Estados Miembros. Las operaciones de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz pueden abrir puertas que de otra forma permanecerían cerradas a los esfuerzos que se realizan en la esfera del establecimiento y la consolidación de la paz para garantizar una paz duradera.

Los Estados Miembros conceden importancia a la diplomacia preventiva y el establecimiento de la paz, considerándolos como los medios más económicos para prevenir posibles controversias, impedir que las que ya existen se conviertan en conflictos y controlar y resolver conflictos existentes. El Secretario General continúa la labor encomendada por la Asamblea General y el Consejo de Seguridad de mantener los esfuerzos actuales y emprender nuevas acciones en este terreno. El Secretario General — a través de sus representantes y enviados especiales, y otros emisarios, en régimen de residentes o visitantes — participa activamente en la aplicación de estos mandatos políticos en varios países.

La diplomacia preventiva es objeto de un particular apoyo por parte de los Estados Miembros como medio de prevenir el sufrimiento humano y como alternativa a costosas operaciones político-militares para solucionar conflictos que ya han estallado. Aunque la diplomacia ha demostrado ser un buen medio para prevenir conflictos, la experiencia de las Naciones Unidas en los últimos años indica que diversas medidas pueden ejercer un efecto preventivo beneficioso: despliegue preventivo; desarme preventivo; acción humanitaria preventiva; y actividades preventivas para la consolidación de la paz, que con el consentimiento del Gobierno o Gobiernos afectados, pueden dar lugar a una amplia variedad de acciones en esferas relacionadas con la buena gobernabilidad, los derechos humanos y el desarrollo económico y social. Por este motivo, el Secretario General ha decidido que la actividad conocida como “diplomacia preventiva” pase a denominarse “acción preventiva”.

El Establecimiento de la paz hace referencia al uso de medios diplomáticos para persuadir a las partes en conflicto de que cesen sus hostilidades y negocien un arreglo pacífico de sus controversias. Como ocurre con la acción preventiva, las Naciones Unidas solamente pueden actuar si las partes en conflicto así lo deciden. El establecimiento de la paz excluye pues el uso de la fuerza contra una de las partes para poner fin a las hostilidades, actividad denominada en el lenguaje de las Naciones Unidas como “imposición de la paz”.

La Consolidación de la Paz se refiere a las actividades dirigidas ayudar a las naciones para cultivar la paz después de un conflicto. La responsabilidad principal de la acción preventiva y establecimiento de la paz recae en el Departamento de Asuntos Políticos (DAP).

Evolución del concepto de misión de Paz

A partir de 1989 las operaciones de paz de Naciones Unidas se han vuelto, más complejas y sofisticadas. Ello es debido a que estas misiones se diseñan y planifican teniendo en cuenta los múltiples aspectos y problemática de las mismas.

A lo largo de estos más de 50 años, se han acumulado muchas experiencias de operaciones de paz, a veces exitosas otras fallidas, pero de cuyo aprendizaje el Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz ha convertido en uno de sus principales objetivos, creando en 1995, la Unidad de Lecciones Extraídas. Dicha unidad se dedica a analizar y sacar conclusiones de los casos prácticos en materia de operaciones sobre el terreno, y extraer lecciones para mejor planificar, manejar y ejecutar las actuales y futuras operaciones de paz de la ONU.

Las operaciones de mantenimiento de la Paz, tras la guerra fría, sufrieron un momento de inflexión, debido a las complejas transformaciones en la naturaleza y en el número de conflictos que se sometían al arbitraje y resolución de Naciones Unidas. En el periodo preguerra fría, y habida cuenta de la traumática experiencia vivida en la II Guerra Mundial, Naciones Unidas planteaba las operaciones de paz con el único enfoque de evitar confrontaciones entre diferentes estados. En el periodo postguerra fría las confrontaciones se han caracterizado por la proliferación de guerras civiles y de conflictos bélicos internos que amenazan la estabilidad internacional y causan estragos devastadores entre las poblaciones. Así la mayor parte de los conflictos actuales se dan entre facciones armadas rivales, de ideologías políticas, culturales o religiosas opuestas. Por ello en este nuevo panorama, las operaciones de paz de la ONU deben fundamentarse en un mandato claro, en un fuerte apoyo de la comunidad internacional, en la inmediata provisión de los fondos necesarios para llevar a cabo la operación, y en el deseo auténtico de las partes por llegar a un acuerdo pacífico de las controversias

Hoy en día, el trabajo de mantener la paz en el mundo, en muchas ocasiones, se está convirtiendo en una tarea casi imposible. Conflictos tan sonados como el de Katanga (Congo, 1961), Rwanda (1994), o más recientemente el de Somalia y Bosnia-Herzegovina, entre 1992-1995 y el de Timor Oriental (2000-2001), delatan la limitación e impotencia de las operaciones de paz cuando las partes en conflicto no buscan abiertamente la concordia, y es ahí cuando se plantean los dilemas ético-morales y funcionales de la combinación del mantenimiento de la paz con el uso de la fuerza, como elemento disuasorio. Tal controversia desaparece cuando las partes en conflicto demuestran su compromiso para la consecución de la paz, el respeto a los acuerdos adquiridos, y permiten ejercer a las fuerzas de mantenimiento de paz su verdadero poder, que emana de la autoridad moral y legitimidad conferida por la comunidad internacional para el ejercicio de la imparcialidad.

DESCARGAR TRABAJO COMPLETO: La ONU y la Paz (Carolina García, 2013. 53p)

.

.

Acerca de Carolina García 21 Articles
Tallínn, Estonia. Jurista y Mediadora, estudiante de Ciencias Políticas en la UBU. Actualmente trabajando en el programa europeo SVE para EstYes como mediadora intercultural y preparando oposicones a la UE. Apasionada del Derecho Internacional. Cuento con un máster en la Unión Europea y otro Máster en Mediación y Resolución de Conflictos. Espero poder compartir con todos vosotros artículos interesantes en elordenmundial.com. Twitter: @_Iuris_CGH Email: [email protected]
Contacto: Twitter

Be the first to comment

Si tienes algo que aportar o comentar sobre este artículo no dudes en hacerlo!