“Involución de un país. La Venezuela del siglo XXI”, por Lenin Danieri

Si la actual situación económica venezolana no tiene antecedente en la historia contemporánea, (desde que se mide la economía venezolana en los años 50), ¿por qué habría de serlo de manera distinta la política? Más aún cuando es ella el origen principal de todo.

La victoria de Hugo Chávez fue un efecto de los errores cometidos por los partidos tradicionales, Acción Democrática (AD) y Social Cristiano (Copei), los mismos que conformaban dos polos que regularmente dividían en partes las simpatías. Algo muy similar a la actualidad, claro sin los radicalismos.

El ex presidente Chávez, luego de lo sucedido en el 2002 y su salida temporal del poder, aunado al error de la oposición en no participar en las elecciones legislativas del 2005, le permitió crear todo un sistema que le hizo posible manejar prácticamente todos los poderes establecidos, quizás buscando que situaciones como esas no se repitieran.

La enfermedad y muerte del llamado “comandante eterno” tomó por sorpresa a muchos de sus seguidores y adversarios. Tanto capital político manejó en su momento Hugo Chávez que le permitió decidir sucesor, algo que se encargaron de consolidar los poderes electoral, legislativo, judicial y hasta moral, favoreciendo abiertamente al recién designado “Hijo de Chavez”, Nicolas Maduro.

Maduro en pocos años acabó con gran parte del capital político heredado por su predecesor, tanto así que le dio paso a otra sorpresa para el llamado Chavismo, que la Asamblea Nacional (órgano legislativo venezolano) quedara con mayoría opositora al gobierno de Maduro, perdiendo uno de los poderes que mas importancia tienen después de la presidencia, debido a que ambos son electos en comicios “libres y democráticos”, por lo menos en teoría.

Tanta fue la sorpresa que desde el poder ejecutivo y judicial se están encargando de restarle fuerza al recién electo parlamento, esto de manera paulatina, impidiendo la toma de posesión de 4 diputados indígenas gracias a una “casual y oportuna” acusación en el poder judicial, que se activó de manera expedita (algo atípico en ese poder) y permitió que la nueva Asamblea perdiera la mayoría plena, y con ella la posibilidad de realizar cambios en el Consejo Nacional Electoral, Tribunal Supremo de Justicia y el llamado Poder Moral, conformado por La Fiscalía General, La Contraloría y Defensoría del Pueblo.

Cambios que no son nada convenientes para el actual gobierno, que por cierto, atraviesa una de las situaciones económicas y políticas más severas en los años de historia contemporánea. Esta constante lucha entre una oposición más fortalecida y “envalentonada” y un gobierno debilitado y frágil, deja en medio de ella a una población desesperada por soluciones en el corto plazo, mismas que no se ven en el horizonte cercano. Lo que desespera aún más debido a que el hambre y la enfermedad se resuelven con comida y medicinas, dos elementos que escasean hoy día en Venezuela. Además que el hambre y las patologías graves, como el cáncer por ejemplo, no se caracterizan por ser pacientes.

Difícil definir el futuro político venezolano, en la actualidad en encrucijada debido a la conveniencia o no de realizar un referéndum revocatorio a Nicolas Maduro o activar la Carta Democratica. Mientras tanto son muchas las hipótesis que se tienen en relación a lo que hará “El Chavismo” para mantener el poder. Una de ellas sería dilatar la consulta contra el gobierno para provocar que ésta ocurra en el 2017. Esto le permitiría al gobierno dos cosas, la primera, tratar de recuperar “adeptos” y fuerzas usando la poca memoria del venezolano y lo segundo, preparar a un adversario contra el candidato de la oposición. No sin antes liberar a lideres politicos encarcelados para favorecer la discordia entre los que adversan a Maduro.

En el adversario es donde estaría el “meollo” del asunto, debido a que ese candidato podría ser la hija del ex presidente Hugo Chávez María Gabriela, para sustituir al “Hijo del Corazón” por la verdadera “Hija de mis Entrañas”. Algo que sonará descabellado para algunos, pero no para otros, quienes miden en 35% la simpatía hacia Hugo Chávez, tanto así que muchos que se llaman chavistas no siempre dicen ser maduristas.

Lo que se ha demostrado en Venezuela es que es el territorio de lo posible, desde lo mas trascendental hasta lo inverosímil.

El Orden Mundial en el Siglo XXI no se hace responsable de las opiniones vertidas por los autores de la Tribuna. Para cualquier asunto relacionado con esta sección se puede escribir a tribuna@elordenmundial.com

Acerca de Lenin Danieri 1 Article
Licenciado en Comunicación Social, mención Desarrollo Social. Ha trabajado como corresponsal en Caracol Internacional en el Zulia desde 2015. También como productor de material audiovisual para Telemundo, Univisión y Reuters.
Contacto: Twitter

5 comentarios en “Involución de un país. La Venezuela del siglo XXI”, por Lenin Danieri

  1. Hola todos,
    es cierto que se testimonia el fin del chavismo – el meollo sera’ establecer como se va a desarrolarse este fin. qué tal el referendum ? mediacion de Cuba ? el pueblo todavia no se organiza ? me quedé unos meses en San Francisco de Maracaibo.
    Yofre,bélgica

  2. Este texto hace gala de la ignorancia y la mentira en torno a Venezuela, antes y después de Hugo Chávez en la presidencia. Qué lástima que el equipo encargado del blog, que sugiero en otros temas, deje que se cuele este mediocre “análisis” de un periodista de Caracol, uno de los brazos mediáticos del “uribismo”.

    • Hola, Ernesto

      La Tribuna de El Orden Mundial es un espacio para que voces externas a nuestro medio expresen lo que crean conveniente, siempre desde el respeto, la reflexión y aceptando distintas posturas sobre el tema en cuestión.

      Por tanto, y dado que todas las perspectivas están invitadas a nuestra Tribuna, silenciar a un determinado sector es uno de los vicios que aquejan a los grandes medios hoy día y que, por descontado, nos negamos a aceptar.

      Saludos.

    • Ese periodista de Caracol es venezolano. Trabajó por años para Televen, así que el recurso prefabricado de apelar a la CIA, al Uribismo o a quien sabe que para desacreditar a priori la opinión del hombre, aquí no vale.

      Yo también soy venezolano, por si acaso. Exponga lo que usted considera son las mentiras de Lenin Danieri y debatamos que tanta razón tiene.

  3. Hay que considerar que es un tema interesante a tratar y a debatir desde diferentes posturas. Considero que, aunque el articulo señala ciertos puntos importantes para entender la actualidad socio-política venezolana, se queda en un simple análisis. Me hubiera gustado una mayor profundización sobre algunos puntos que ciertamente comenta, como el contexto de la Venezuela del siglo XX, la situación previa a la entrada de Hugo Chávez, el golpe del 2002, y sobre otros puntos que son interesantes también a considerar como la relación de Estados Unidos y Cuba, la cuestión del petróleo (PDVSA) o el cambio político que supuso, nacional o internacionalmente, la entrada de Nicolás Maduro a la presidencia, o incluso el enfrentamiento político-partidista actual entre el ejecutivo y el legislativo.
    En definitiva, un tema bien interesante a tratar, desde diferentes aspectos, pero que se queda en un simple, escaso y parcial análisis de la cuestión.

Si tienes algo que aportar o comentar sobre este artículo no dudes en hacerlo!