La aparición de las estrellas en el horizonte político italiano

El 10 de octubre de 2012, coincidiendo con el inicio de campaña de las elecciones regionales en la isla de Sicilia, el cómico y entonces líder del Movimiento Cinco Estrellas (Movimento Cinque Stelle en su nombre italiano), Beppe Grillo, cruzaba a nado el Estrecho de Mesina, que conecta a la península italiana con la isla de Sicilia. En aquel momento Grillo y su Movimiento Cinco Estrellas eran la novedad política italiana y nadie sabía exactamente a qué jugaban o a lo que querían jugar. Aquella acción fue catalogada por muchos como una payasada de una persona que había sido, entre otras cosas, un cómico profesional y que ahora, por diversas circunstancias, se veía inmerso en el mundo de la política. Otros quisieron ver en aquella zambullida en el Mar Tirreno y Jónico –ambos mares están ligados por el estrecho de Mesina– una reminiscencia al fascismo italiano argumentando que Mussolini había hecho la misma acción décadas atrás. Quizás todos tenían algo de razón y la acción de Grillo tenía parte de payasada teatralizada y también reminiscencias de un pasado fascista y un culto a la personalidad de Mussolini no superado totalmente en Italia desde el fin del fascismo como ideología oficial. No obstante, aquella acción del entonces líder del Movimiento Cinco Estrellas estaba motivada en la Expedición de los mil, encabezada por Garibaldi en pleno Risorgimento italiano.

Corría el año 1860 y en Italia se estaban viviendo los últimos momentos de la reunificación de la península. Dicho proceso había comenzado en 1815, aunque no fue hasta fines de 1850 cuando empezó realmente a tomar forma. Uno de los principales artífices de dicha reunificación fue Garibaldi, que con sus camisas rojas cruzó en abril de 1860 el estrecho de Messina y se plantó en Sicilia para posteriormente conquistar el Reino de las Dos Sicilias y anexionarla al proyecto de reunificación italiano del Reino de Piamonte-Cerdeña, liderado por Cavour y Vittorio Emanuele. Por consiguiente, cuando Grillo cruzó el estrecho de Messina no estaba simplemente iniciando la campaña electoral del Movimiento Cinco Estrellas para las elecciones regionales sicilianas, sino que estaba trazando una nueva línea en el imaginario colectivo italiano. Él, Beppe Grillo, era el nuevo Garibaldi que había llegado con su Movimiento Cinco Estrellas –camisas rojas– para regenerar Italia desde “abajo”, tal y como Garibaldi hubiese deseado que la unificación italiana se llevase a cabo. Garibaldi fracasó en su objetivo de obtener una unificación italiana desde las bases, ¿habrá conseguido Grillo su objetivo de regenerar la política italiana desde “abajo”? Varios años después de aquel octubre del 2012, es un excelente momento para hacer un punto de la situación sobre el Movimiento Cinco Estrellas.

En el logotipo de la izquierda, que fue el usado por la organización hasta 2015 figura la dirección web del blog de Grillo. Es un excelente ejemplo de la importancia y personalismo de Grillo dentro del Movimiento Cinco Estrellas
En el logotipo de la izquierda, que fue el usado por la organización hasta 2015 figura la dirección web del blog de Grillo. Es un excelente ejemplo de la importancia y personalismo de Grillo dentro del Movimiento Cinco Estrellas

En busca de la alternativa. El nacimiento de las estrellas

Que fuese Italia el primer país en donde aparecía un partido u organización política con un discurso político alternativo, que criticaba a la “vieja política” y que tenía una aceptación importante por parte de la sociedad no es del todo una sorpresa. La aparición del Movimiento Cinco Estrellas como movimiento de masas se debe a varios factores, de los cuales el principal no es la crisis económico-financiera iniciada en el año 2007. Por supuesto, las consecuencias de la comentada crisis también tuvieron un fuerte impacto que aún a día de hoy se sigue notando en una economía que lleva estancada desde hace unos años y que no parece que vaya a levantar cabeza en el corto plazo. Otro factor que ayuda a explicar la aparición del Movimiento Cinco Estrellas es el uso de internet. La veloz propagación y difusión del ideario del Movimiento Cinco Estrellas sólo se puede explicar y entender gracias a la existencia de internet y al uso de esta herramienta como principal elemento de comunicación política por parte del partido. Más aún, el germen del movimiento nace de la creación de un grupo virtual en Meetup denominado “los amigos de Beppe Grillo”. No obstante, el principal factor del nacimiento y el gran crecimiento del Movimiento Cinco Estrellas está en el panorama político italiano.

La Italia que nació después de la II Guerra Mundial fue una Italia republicana, la cual se impuso por escaso margen a la monarquía. En ese nuevo orden constitucional, el panorama político estaría dominado principalmente por dos fuerzas políticas. Por un lado, la Democracia Cristiana y por otro lado el Partido Comunista Italiano, mientras que en un rol secundario se encontraba el Partido Socialista Italiano. La existencia de tres partidos fuertes durante toda la Guerra Fría provocó que las esferas entre partidos políticos, instituciones públicas e intereses económicos se entremezclaran, dando como resultado la creación de redes clientelares, casos de corrupción y negocios oscuros y sucios con la mafia del sur de Italia como es el caso de la Democracia Cristiana. Lo cierto es que el control que los partidos ejercían sobre las instituciones ya fue denunciado por Enrico Berlinguer, líder del PCI, en lo que el denominaba la “cuestión moral”. Sin embargo, no sería hasta comienzos de 1990 cuando toda la corrupción y los negocios turbios de los diferentes partidos políticos italianos estallarían en Tangentopoli, que vio como el líder del Partido Socialista Italiano escapaba a Túnez en 1992 para evitar ser juzgado por los escándalos de corrupción que afectaban mayoritariamente al PSI y a la DC.

Después de dicho escándalo político, el panorama italiano no sería el mismo. Es cierto que se hicieron esfuerzos por regenerar las instituciones y los clásicos partidos italianos desaparecieron para dar paso a otras formaciones que deberían llevar a cabo la limpieza dentro de la vida política italiana. Pero la transición nunca fue completa y los escándalos de corrupción y negocios turbios entre partidos políticos y miembros de las clases dirigentes económicas se siguen dando habitualmente. Es por tanto en este contexto de descrédito del panorama político y económico italiano el principal factor que contribuye al nacimiento del Movimiento Cinco Estrellas.

¿Cómo se organizan las estrellas en el firmamento político?

Tal y como expresó el joven filósofo italiano Diego Fusaron, definir al Movimiento Cinco Estrellas no es tarea fácil. Lo cierto es que en dicha organización fueron los primeros en plantear abiertamente en el escenario principal de la política italiana que la distinción entre izquierdas y derechas no tiene ningún sentido en la política actual. Y ahí reside el primer y principal pilar organizativo del Movimiento Cinco Estrellas. Buscar la transversalidad y no posicionarse en un esquema de derechas-izquierdas, sino en la separación entre la “gente” y la “casta”. Naturalmente este posicionamiento va más allá de la dialéctica y se transmite a través de su programa, el cual es una amalgama de propuestas de izquierdas y de derechas que buscan satisfacer a un conjunto lo más amplio posible de la sociedad.

Naturalmente, no sólo de no posicionarse en el clásico eje político vive el Movimiento Cinco Estrellas. Otro de los pilares fundamentales del movimiento o partido es su clara antipolítica. Si el Movimiento Cinco Estrellas puede tener algún parecido con Podemos, Syriza o el Bloco de Esquerda a la hora de renunciar a la retórica clásica de izquierda y derecha, sus diferencias con los tres partidos mencionados son abismales en cuanto a la valoración que hacen de la política. Para el Movimiento Cinco Estrellas, a diferencia de las formaciones mencionadas anteriormente, el pacto con los partidos tradicionales es implausible. Y es que a fin de cuentas, Beppe Grillo no es alguien que se tome la política en serio, o al menos no la política como la entendemos muchos, sino que entró en la arena política para desacreditar a los políticos clásicos y a la política en general. Más aún, como entró en política también la abandonó al declarar que la “política es una enfermedad mental”, cuando anunció que dejaba de ser el líder del Movimiento Cinco Estrellas hace unas semanas.

La retórica antipolítica se junta con la retórica en contra de la Unión Europea y del Euro. Para el Movimiento Cinco Estrellas uno de sus principales objetivos es recuperar la soberanía nacional para el pueblo italiano y esto sólo puede ser logrado a través de la salida del Euro y un replanteamiento sobre la Unión Europea. En relación con lo segundo, no se puede argumentar que el Movimiento Cinco Estrellas esté a favor de la salida de Italia de la Unión Europea, sino más bien un rumbo diferente en la integración Europea que haga más énfasis en los derechos de los ciudadanos y en la igualdad de todos los países miembros y no en la superioridad del norte de Europa, liderado por Alemania, la cual está destruyendo las economías de la Europa mediterránea. Por otro lado, en relación con la salida del Euro, el Movimiento Cinco Estrellas es claro. Italia debe abandonar el Euro y tomar de nuevo como moneda la Lira. Para decidir dicha salida el Movimiento Cinco Estrellas propone que se realice un referéndum vía internet, en donde cada ciudadano y ciudadana italiana pueda expresar su decisión sobre si continuar o no en la moneda única.

Lo anterior lleva al último pilar fundamental sobre el Movimiento Cinco Estrellas, que es su deseo de implantar un sistema de democracia directa a través de internet. Así, a través de las oportunidades que ofrecen las nuevas tecnologías, los ciudadanos serían capaces de controlar los designios de su país sin que nadie estuviese detrás controlando dichos destinos. Por consiguiente, sería el pueblo y nadie más que el pueblo el que controlaría el futuro de las decisiones de Italia. No obstante, dentro de esta intención de democracia directa a través de la red también existe un reverso tenebroso. Después de todo, esta democracia directa y sin intermediarios puede suponer un freno y una barrera a la aparición tanto de protagonismos individuales como de organismos colectivos que actúen como un contrapeso al papel de Grillo y Casaleggio –el otro líder del Movimiento Cinco Estrellas–, una idea no tan descabellada si se tiene en cuenta que Grillo no ha sabido gestionar el debate interno dentro del movimiento y también se produjeron algunas expulsiones debido a diferir con las opiniones de la cúpula directiva de la organización. Por consiguiente, la democracia directa enunciada por el Movimiento Cinco Estrellas puede desembocar en una verdadera democracia directa, o en cambio, podría desembocar en un autoritarismo de la cúpula disfrazado con algunos elementos de participación directa.

El impacto de las estrellas en la política italiana

En términos electorales, la historia del Movimiento Cinco Estrellas comienza en 2010. En aquel año el Movimiento Cinco Estrellas presentó algunas candidaturas en las elecciones regionales, de las cuales obtiene un total de cuatro representantes y un porcentaje del 1,74% de los votos. Las cosas mejorarían cinco años después, en las elecciones regionales del año 2015, en las cuales el Movimiento Cinco Estrellas quedó segundo, detrás del Partido Democrático, con un total de 34 representantes y un porcentaje de voto del 15,66%. Los resultados en las dos elecciones regionales escogidas, entre las que median tan solo cinco años, demuestran el espectacular crecimiento de una organización que en un lustro se ha convertido en el segundo partido de Italia.

No obstante, su mayor éxito electoral está en las elecciones generales del año 2013. En aquellos comicios el Movimiento Cinco Estrellas quedó en tercera posición pero con un excelente resultado del 25,6% de los sufragios. Esto significaba que la diferencia en relación con la alianza Italia Bene Comune – de centro-izquierda– y con la alianza de centro-derecha era de menos de cuatro puntos porcentuales. Aún mejor, si se desglosaban los datos de los dos principales partidos en dichas alianzas, esto es, el Partido Democratico en la alianza de centro-izquierda, y el Popolo della Libertá en la alianza de centro-derecha, se puede observar cómo el porcentaje de votos en el Movimiento es mayor que el obtenido por el Partido Democrático y por el Popolo della Libertá. Sin lugar a dudas unos resultados espectaculares para unos recién llegados a la política. Sin embargo, en las elecciones europeas del año siguiente, el Movimiento Cinco Estrellas no pudo mejorar sus resultados de las generales, y a pesar de obtener un 25% de los sufragios, tuvo que observar cómo el Partido Democrático obtenía el 40% de los mismos.

Los resultados del 2014, pero especialmente los del 2015, fueron en cierto sentido decepcionantes para el Movimiento, el cual venía siendo desacreditado por situaciones como la falta de crítica y debate interno en el partido; los métodos autoritarios de Grillo que acabaron con varios diputados de la Cámara de los Diputados fuera del grupo parlamentario y del partido, muchos de ellos expulsados por Grillo, y su reticencia a colaborar con otros partidos políticos de la “vieja guardia” produjeron cierto cansancio entre la población italiana, que obversaba la falta de contenido en el proyecto de la organización y también cómo la red no daba los resultados esperados, por un lado debido al control de la directiva del movimiento, y por otro dada la falta de los resultados prácticos y reales de los textos aprobados en la red. Sin embargo, a pesar de estos problemas, la organización está sabiendo reponerse de estos contratiempos y parece que está volviendo a retomar la iniciativa y la primacia política, ya que según algunas encuestas el Movimiento Cinco Estrellas podría hacerse con la victoria en las elecciones legislativas del 2018.

12735601_10205506962261197_18818331_n

El Movimiento ha llegado para quedarse

Si no sucede nada extraño, parece evidente que a medio plazo el Movimiento Cinco Estrellas tendrá un papel de importancia en el panorama político italiano de los próximos años. Es cierto que la organización tendrá que reponerse a la salida de Grillo, y también a los otros problemas que le acechan, inclusive a las relaciones de miembros del partido con la mafia italiana. Sin embargo, los resultados en todas las elecciones italianas de diverso género desde al año 2010 demuestran que el Movimiento Cinco Estrellas ha obtenido una base de apoyo lo suficientemente ancha y larga como para poder mantenerser en un número importante en las instituciones representativas y ejecutivas italianas a no ser que suceda una hecatombe o que la organización se haga un harakiri como lo hizo el PCI en 1991.

El Movimiento Cinco Estrellas no es ni de izquierdas, ni de derechas, y al mismo tiempo es de ambas corrientes; es hiperdemocrático y autoritario a la vez, y es al mismo tiempo un movimiento social, un partido-empresa y un partido de tipo personalista. Transmite valores de politización de la sociedad –participación directa en la red–, como también transmite valores de despolitización en la tecnocratización de las instituciones italianas a través del desprecio a los políticos y a la política. Es ideológico –la perfección de la red como ideología política– y al mismo tiempo es anti-ideológico al rechazar y negar las clásicas ideologías del siglo XIX y XX. El Movimiento Cinco Estrellas no deja de ser producto de un tiempo en donde las personas quieren participar en política pero no de la misma forma que sus predecesores. Es el efecto de una época en donde la técnica y la tecnología tienen mayor importancia que la ideología y la política. En definitiva, el Movimiento Cinco Estrellas es producto del deseo de la búsqueda de una nueva política, en donde se busca la transversalidad, la democracia directa, la disolución de los clásicos partidos políticos y la eliminación de los antiguos esquemas ideológicos. Y en este sentido, el Movimiento Cinco Estrellas sobrevivirá y crecerá mientras que una parte de la sociedad busque respuestas a sus incertidumbres e inquietudes políticas, económicas, sociales y culturales fuera de los antiguos marcos y moldes que se han usado desde el final de la II Guerra Mundial y que ahora parece que están en una crisis perpetua.

Acerca de Marcos Ferreira 13 Articles
Marcos Ferreira Navarro (1990). Graduado en Historia. Interesado en los Balcanes y el Cáucaso, especialmente en los fenómenos relacionados con Yugoslavia o el espacio pos-yugoslavo. Aquí escribo sobre geopolítica y asuntos internacionales, en otros sitios sobre deportes. Todo tema es relevante si se trata con rigor.

Be the first to comment

Si tienes algo que aportar o comentar sobre este artículo no dudes en hacerlo!