El Triángulo Estratégico Asiático: potencial, vigencia y obstáculos

¿Se imaginan un poder lo suficientemente grande como para poder desafiar a EEUU y sus aliados en el continente asiático? Puede que hayan pensado ya en el eterno candidato, China, o en los BRICS, aunque se incluyan países no asiáticos, pero existen elaboraciones teóricas no tan conocidas e igualmente relevantes. Es el caso del llamado triángulo estratégico, muy mencionado en la bibliografía de relaciones internacionales en Asia, desde el ya extinto triángulo EEUU-Unión Soviética-China pasando por el más reciente triángulo Pakistán-China-India. Sobre esta última tríada se hablará brevemente, para centrar después el análisis en el triángulo estratégico que incluye a Rusia, India y China, el cual ha dado lugar a un prosaico debate entre los analistas acerca de su vigencia, potencial e influencia, entre otras cosas como contrapeso a EEUU y Japón, y también como forma de concertación política entre las tres potencias en relación a cuestiones globales y por qué no regionales.

Banco de desarrollo BRICS

Este último triángulo representa el 39% de la población mundial y el 20% de la masa territorial total del mundo. China, Rusia y la India son el segundo, tercero y noveno país que más gasto militar tienen respectivamente; son la segunda, octava y novena economía mundial en PIB según el FMI en 2013, además si contabilizamos también a Brasil y Sudáfrica poseerían entre los cinco el 40% de las reservas mundiales de divisas. Con sólo mencionar estos datos, nos podemos hacer a la idea de qué supondría la emergencia de este triángulo en el balance estratégico global ¿estaríamos ante la edición asiática del “América para los americanos”? 

En un acercamiento teórico, siguiendo el razonamiento de Martin Wright, conocido teórico de la escuela inglesa de teoría de relaciones internacionales, un triángulo estratégico ideal debe cumplir los siguientes requisitos: la existencia de un sistema de estados, de tres grandes poderes de parecida fuerza y con la suficiente para dominar al resto del “mundo” (Asia en este caso), que en ausencia de los otros dos y una situación en la cual debido a la sospecha mutua la tensión u hostilidad no pueda haber una coalición entre dos de esos tres poderes. Aunque las aproximaciones al triángulo India-China-Rusia son muy variadas, parece que esta herramienta teórica, salvo algún aspecto que seguro que habréis advertido, podría ajustarse bien a lo que sería un tríada Rusia-China-India.

Esta propuesta teórica, es como queda bien claro en el epíteto, meramente teórica, no describe ninguna realidad ni se ajusta necesariamente a ninguna situación que se esté dando, simplemente abre la puerta a una posibilidad y resulta sugerente como juguete analítico y didáctico. 

El triángulo China-India-Pakistán

Ya mencionado con anterioridad, el primer triángulo que se analizará y de una forma más resumida será el conformado por China-India-Pakistán, éste es especialmente tratado por especialistas indios, aunque pueda resultar sorprendente debido a la sincera enemistad existente entre India y China e India y Pakistán. Este marco estratégico resulta interesante en tanto que añade al mapa de los equilibrios estratégicos del latente conflicto indo-pakistaní y especialmente en su faceta de disuasión nuclear, la variable china, o mejor dicho haciéndola visible, mucho más complementaria anteriormente, añadiendo así luz sobre la influencia china en Pakistán (no sólo en relación a recursos naturales) y su posible apoyo a una posible amenaza nuclear hacia la India. La pregunta de los analistas indios a este respecto suele ser la siguiente: ¿cómo puede la India motivar a China a cambiar su política hacia Pakistán? Es claro que en la actualidad existe una competencia de seguridad entre China e India, acompañada de incursiones chinas en Ladakh (Cachemira) y de pruebas de misiles de alcance intermedio y misiles balísticos intercontinentales en 2012 por parte de India. Contrariamente a lo que sucede entre estas potencias, China y Pakistán gozan de una cooperación estratégica nuclear que “continúa a buen ritmo” y sobre la que se especula mucho al no existir documentos ni evidencias públicas de la misma. Aunque sí podemos deducir que esta se basa en que al no poder los pakistaníes desarrollar capacidades mayores sin el apoyo de otra potencia, los chinos les ayudarían a cambio de recursos naturales, tan necesarios para China. De otra parte, las relaciones indo-paquistaníes son de sobra conocidas y no se abundarán en ellas. De este triángulo estratégico cabe entonces resaltar el rol clave de China, que cobra especial importancia como potencia en el escenario de Asia del Sur (Índico) tras la Guerra Fría.

Triángulo estratégico China-India-Rusia

 En relación al triángulo estratégico China-India-Rusia podríamos comenzar diciendo que nació como idea del antiguo Primer Ministro ruso Yevgeny Primakov en 1998, iniciativa que tendría como principal objetivo contrapesar el poder norteamericano en Asia y como única superpotencia restante en el tablero global tras el descalabro de la Unión Soviética. Esta idea es sumamente atractiva y muy popular entre los medios de comunicación, que aderezada con un punto de efectismo y grandilocuencia muy del gusto de las élites de los tres países; pero hay que puntualizar que la propuesta de Primakov fue recibida con una cierta frialdad por las otras dos potencias en sus inicios, aunque  no haya dejado de desaparecer de la narrativa diplomática ni de la actividad internacional de dichas potencias. La cuestión de la vigencia y la relevancia real del triángulo estratégico es largamente debatida por analistas y académicos, tendiendo a preponderar la opinión de un efecto limitado y pesimista de dicho alineamiento, al considerar que los vínculos con Estados Unidos que cada uno de estos tres países posee por indiviso son más fuertes que los que poseen entre ellos, aunque sí es factible considerar que se abran espacios de cooperación entre las tres potencias. Por ejemplo, tras las recientes turbulencias económicas sufridas por Rusia y el valor del rublo, China se ha ofrecido a ayudar, a cambio Rusia podría incrementar el envío de energía y recursos a China (y también a la India), países ambos con problemas energéticos. Igualmente se abriría la ventana de oportunidad de una posible cooperación a tres contra el terrorismo internacional de corte islamista, que los tres países sufren y la cooperación militar y tecnológica. Pero esta idea de una gran alianza de los tres grandes asiáticos no parece factible y podría dar lugar a crear una imagen, mejor dicho un holograma; el de los “mayores y mejores” asiáticos contra EEUU y sus aliados, que no existe.

 Esta idea de Primakov, especialmente interesante para Rusia y China, de intentar promover una revisión “multipolar” del orden global y por otra parte contrarrestar la importante influencia en el continente asiático no debe tampoco ser subestimada, especialmente cuando en un informe de inteligencia norteamericano llamado “Global Trends: 2015” y realizado en el año 2000 se recogía la posibilidad de una alianza geoestratégica de facto entre Rusia, India y China para contrabalancear a EEUU. Es así que, en el análisis del triángulo estratégico, estará presente de una forma constante (a veces latente y a veces explícitamente) todo aquello que se refiera a los lazos que unen a Estados Unidos con cada uno de los miembros del “triángulo”, ya que éstos pueden hacer repensar o elegir entre potenciar la “alianza” regional (e incluso multilateral a través del grupo BRICS) o mantener e intensificar las relaciones con los norteamericanos. Por tanto EEUU será un actor presente pero no participante de dicho triángulo, tanto como receptor de iniciativas, como polo contrapuesto de atracción para los miembros del triángulo, especialmente tras el renovado interés de la administración Obama en Asia-Pacífico.

Captura de pantalla 2015-01-06 a la(s) 21.25.45Gráfico de conclusiones extraído del informe “global trends: 2015”

Del gráfico anterior debe notarse que EEUU esperaba que los países asiáticos crearan su propio Fondo Monetario o su propia Organización “Regional” de Comercio para minar las instituciones globales que controla EEUU (FMI y OMC). La predicción no fue del todo errada ya que acabó naciendo el banco de desarrollo de los BRICS, aunque más centrado en cuestiones de infraestructura.

Hay que llamar la atención sobre que en los últimos años, las relaciones bilaterales entre los tres grandes asiáticos han ido mejorando, pero es evidente que existen fallas entre cada uno de los socios. China e India, por ejemplo, incluso a pesar de la retórica y el interés común en contra del terrorismo islamista, siguen teniendo problemas, principalmente porque China se niega a tratar a India de igual a igual, apoyando además a los pakistaníes y Rusia, a pesar de la cooperación militar y la venta de armamento y tecnología a China, no quiere verse fagocitada por la esfera de influencia de la economía oriental y esta fructífera relación técnico-militar entre Rusia y China mina la confianza de las buenas relaciones entre Rusia e India. 

De otro lado, podemos observar iniciativas y acuerdos en numerosos asuntos, como ya se dijo con anterioridad, y que vienen si no a rebatir las reservas antes puestas en relación a la posibilidad de acuerdo, sí a matizarlas. Por ejemplo en la undécima reunión de los ministros de exteriores del RIC (Rusia, India, China) celebrada en Moscú en el año 2012, la más fructífera de las tres últimas celebradas, hubo acuerdo general entre los tres gigantes en relación a cuestiones muy variadas. Este foro adquirió así relevancia desde el año 2002, en el que se acordaron posturas conjuntas antes de un Consejo de Seguridad de Naciones Unida (recordemos los numerosos vetos conjuntos en asuntos como Siria). Esta undécima reunión tenía en la agenda varios temas como el lanzamiento de un satélite por parte de Corea del Norte y un nuevo impulso negociador en relación al problema nuclear iraní, entre otras cuestiones. Había por tanto un cúmulo de asuntos en los que será interesante observar cómo existía o no acuerdo entre la tríada. 

En el caso coreano, los tres países mostraron su pesar acerca de la decisión coreana y creyeron que el camino de las sanciones seguiría sin dar frutos. Los tres ministros de exteriores pidieron calma y moderación ya que las sanciones afectaban al pueblo coreano, que en ningún caso tenía culpa directa y apremiaban a volver a iniciar las conversaciones a seis bandas para intentar a atraer a Corea del Norte, posición a todas luces contraria a la expuesta por EEUU. 

En relación al programa nuclear iraní, en dicha reunión los tres jefes de las diplomacias asiáticas remarcaron el derecho soberano de Irán de desarrollar tecnología nuclear con fines pacíficos y apoyaban una solución diplomática a la situación. Igualmente  los RIC han enfatizado en el incierto futuro de Afganistán, que tras la salida de la ISAF podrá desestabilizar el entorno de las tres grandes potencias y se comprometieron a su estabilización en el marco de la ONU, a la vez que se expresó el rechazo al terrorismo, en un claro aviso a Pakistán. Todas estas posturas conjuntas tuvieron lugar justo después de la cumbre de los BRICS en la que tanto Rusia como China como India habían tomado ya posturas comunes en diferentes asuntos. Existe por tanto un espacio de coordinación de políticas exteriores y una voluntad de aparecer cara a la sociedad internacional como actores responsables con visiones globales comunes (aunque siempre se eviten cuestiones espinosas y de disenso) en relación a algunos asuntos internacionales como puede ser el terrorismo, Oriente Medio, la no proliferación y la seguridad regional, con las salvedad de conflictos enquistados que implican a alguno de los tres países y que ya han sido mencionados. Y a través de  ese espacio, expresar la voluntad implícita de acabar con el “hiperpoder” de EEUU. En estas reuniones e intercambios se están extendiendo además a otras parcelas y señalan una dinámica creciente de cooperación, tal es el caso de la gestión de desastres naturales, intercambios académicos e industriales, haciendo más amplio el horizonte de  cooperación trilateral y bilateral. 

military

La reunión de 2013 no dejó de ser menos prolija aunque sí mucho más retórica y  a pesar de que trataron cuestiones con menos impacto mediático que en la anterior cumbre, de la cual se habló con anterioridad, sigue marcando una agenda determinada en asuntos internacionales con unos valores de fondo que subyacen al pasado más reciente de las tres naciones, a saber, defensa de un mundo multipolar apoyado en organizaciones internacionales y la no intervención en asuntos internos. Se seguía insistiendo en el aumento de la cooperación en determinadas áreas sectoriales y se conseguía otra vez más, en base a estas reuniones debatir y consultar posturas en política exterior, iniciándose con ello un proceso que pudiera terminar el algo similar a la concertación política. Sobre la reunión de 2014 no ha trascendido mucho, pero sí se preparó la entrada de India en la Organización de Cooperación de Shanghái, que por lo que parece no tardará mucho en producirse – aquí el enlace de la web la organización para la cooperación económica, cultural y de seguridad a la que ya pertenecen China, Rusia, Kazajstán, Kirguistán y Uzbekistán –.  Tal vez podríamos entrever en la creación de esta organización una verdeara coalición estratégica asiática/continental, que quedaría definitivamente completada con la inclusión de la India.

Captura de pantalla 2015-01-06 a la(s) 21.29.03

Como ya se dijo, un incierto horizonte, al menos en el futuro más cercano, amenaza en la profundización estratégica del triángulo asiático y la cooperación entre los tres grandes, primero por el “invitado de piedra” en la región, EEUU y segundo por los no pocos enfrentamientos y posturas encontradas de Rusia-China-India en diferentes temas, pero parece que el marco de la Organización de Cooperación de Shanghái puede ser una buena forma de limar algunos asuntos. 

En relación al “invitado de piedra”, la mayoría de los autores remachan la idea de que Estados Unidos goza de una posición internacional en la que tiene mucho más que ofrecer a cualquiera de los tres potenciales socios, especialmente a India, que vemos cómo poco a poco va reforzando sus lazos con EEUU en diversas cuestiones y las relaciones políticas comienzan a ser más fluidas, añadido a ello, India no percibe a EEUU como un enemigo como sí le sucede a los chinos y a los rusos. 

China de otra parte sufre una gran dependencia económica de EEUU (y viceversa) y aún no posee el potencial militar suficiente, a pesar del incremento considerable de gasto militar en los últimos años, como  para discutir la preponderancia norteamericana (incluso unido al de India y Rusia) y la de sus aliados en el Pacífico y el Índico. Rusia, por su parte, a pesar de la retórica de Putin, también le será difícil deshacerse de sus vínculos económicos con EEUU y Occidente como los recientes acontecimientos muestran, ya que también una rivalidad latente (ya histórica) sigue pendiendo sobre las relaciones sino-rusas y Rusia teme a la potencialidad de la economía china frente a la rusa, mucho más débil. Aunque en todo caso la dependencia de las economías occidentales sigue siendo notable.

org coop shang

Lo antes dicho nos podría conducir a  pensar en una mayor profundización en las relaciones sino-rusas, dejando tal vez a la India de lado, cuestión esta que si bien no supondría una verdadera contrapartida al poder militar norteamericano en el Pacífico sí que puede ser vista por el resto de países del continente como una amenaza y conducir a todos estos a los brazos de EEUU con los indios como aliados, ya que China sigue insistiendo en ayudar a Pakistán, asunto con el que pretende tener “entretenida” a India. Entre otras cuestiones porque China no considera a India una potencia igual y para que el triángulo fuera efectivo sería necesario que la primera reconociera al menos el estatus preeminente de la segunda al menos en Asia del Sur y bajar la intensidad de su cooperación con Pakistán, a la vez que EEUU comienza a premiar sus relaciones con India (actor también importante, e interesando en la estabilización de Afganistán), tendencia que se reforzó con la visita del Primer Ministro indio a EEUU en septiembre de este año. Rusia por su parte quiere seguir manteniendo su influencia en Asia Central, que se disputa con China y EEUU y a diferencia de China, apoya a India, con la que tiene una fructífera relación de cooperación (especialmente militar) en el contencioso con Pakistán. 

Es por tanto poco halagüeño el análisis que la mayoría de especialistas realiza sobre el triángulo estratégico India-China-Rusia y dan mucha relevancia a la presencia del “invitado de piedra”, EEUU, que parece condicionar muchas de las iniciativas y crea dilemas en las relaciones trilaterales y bilaterales por su poder de atracción y por las profundas dependencias de los tres socios asiáticos en relación a EEUU. Parece aún que el gigante americano sigue pesando mucho en términos bilaterales como para olvidarse de él en Asia. Aunque esta conclusión queda igualmente puesta en entredicho por los últimos movimientos los países emergentes, incluso la India, que siguen apostando por la cooperación con sus socios asiáticos y otros como los latinoamericanos, para intentar así balancear sus relaciones. Así, con la creación del Banco de Desarrollo de los BRICS y la petición de adhesión  de la India a la Organización de Cooperación de Shanghái las tendencias parecen apuntar en otra dirección. ¿Podría convertirse esta organización, con la entrada de la India en la realización institucional un verdadero triángulo estratégico completado con los países de Asia central? Parece que, por la poca publicidad dada a la reunión trilateral entre Rusia, China e India de 2014 se ha decidido por una fórmula más amplia a nivel asiático, que precisamente cambiaría la idea de triángulo estratégico por la ampliada cooperación de la Organización de Shanghái; que podría incluir también a Pakistán en un plazo largo de tiempo, combinando así los dos triángulos estratégicos y consiguiendo con ello temperar igualmente el conflicto indo-pakistaní. Ello combinado con el espacio de acción multilateral a nivel global que permitiría tanto a China como a India como a Rusia su pertenencia al grupo de los BRICS. En definitiva una astuta combinación de regionalismo y multilateralismo ¿Cómo decidirá reaccionar EEUU a todo esto?

Acerca de Vicente López 4 Articles
Nacido en 1992. Intereses infinitos. Graduado en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense y actualmente cursando el Máster en Filosofía de la Historia de la Universidad Autónoma de Madrid. Como decía Unamuno: "Cuanto menos se lee más daño hace lo que se lee. Y cuantas menos ideas tenga uno y más pobres sean, más esclavo será de esas pobres y pocas ideas".
Contacto: Twitter

3 comentarios en El Triángulo Estratégico Asiático: potencial, vigencia y obstáculos

  1. A mi ya me cansa un poco este tipo de artículos de alianzas de BRICS y ordenes globales poshegemonía americana. Es verdad que cada vez vivimos más en un mundo más multipolar, que China o India pintan mucho más, y Rusia menos y que USA o la UE proporcionalmente pierden fuelle (especialmente la UE). Pero sigo sin ver los espectaculares avances antihegemónicos que pondrán en jaque a la superpotencia americana. Llevo leyendo este tipo de artículos casi que una década, y lo que veo es unos USA en estos momentos pletórica, una China lanzada a la cima pero con bastantes problemas que resolver (sociales, mediambientales y financieros), una India que va bien, a su ritmo pero con problemas terribles (desigualdad, terrorismo, falta de infraestructuras..), y una Rusia en franca decadencia económica, demográfica y de poder blando… que existan ciertas posturas e intereses comunes entre Rusia, China y India, desde luego que es cierto, que esto vaya a devenir en un polo alternativo a la hegemonía de Occidente, aunque sea en la región… pues me da que no a medio plazo ni largo. La India no va a sacrificar sus cercanas relaciones con USA y la UE, de hecho está negociando un tlc con esta última (cosa que no avanza demasiado pero…), China gana más llevándose bien con las dos mayores potencias económicas y comerciales que con la 11, por mucho gas y petroleo barato que reciba. Además hay que tener en cuenta los estados medianos, que son en muchos casos los que pueden decidir la balanza, no me refiero solo a Japón, claramente proUSA, sinó a Corea del Sur, con tlc con UE y USA, Australia, Filipinas o Vietnam, claramente amenazadas por el expansionismo chino que los ha obligado a cooperar más con los americanos en cuestiones de seguridad, o mismo Indonesia que está llamada a tener un papel fundamental en la zona y que se merece un puesto entre los BRICS, casi más que Sudáfrica y casi que Rusia.

  2. Rusia ha intentado jugar su baza de union de dos territorios, ganar dinero en europa con el gas y en china con cada vez mas fuelle. El Problema le estallo en pleno redespliegue economico, casi parece cosa de meigas, pero la economia rusa volvera a despegar dentro de unos años de duras reestructuraciones, en las que los rusos volveran al ritmo de vida de hace una decada.
    El caso de que se diga que rusia y china no pueden hacer frente al despliegue militar de USA es porque no ven los movimientos de este pais. Como dijo Zhukov, se ver un ejercito en retirada cuando lo veo, y las muestras de que los estados unidos, no pueden mantener un ejercito tan sobredimensionado en despliegue es la retirada de los escenarios militares considerados prioritarios. Afganistan, retirada, irak retirada, siria no intervencion, ucrania manda destructores que son “supuestamente” desactivados por una nueva arma del arsenal ruso que provocaria disrupciones en las comunicaciones del buque, dejandolo inservible. Ahora mismo el unico apoyo que provee USA a sus aliados es brigadas de entrenamiento, y tanques alquilados al pais destino. Por lo que su proyeccion de poder es infima, comparado con hace apenas 10 o 20 años.

    China ya realiza prestamos en yuanes, y es algo que empezara a incrementar su poder en la economia mundial hasta que este preparada para tomar el titulo de 1ª potencia mundial, aunque a efectos practicos ya lo sea. El hecho de que empresas chinas esten extrayendo coltan en africa delante de las narices de los occidentales, sin que esto provoque una guerra en toda regla, indica quien tiene la sarten por el mango, sin contar quien fue el instigador de la creacion de sudan del norte y del sur.

    La india es un pais muy dividido dentro de sus fronteras para realizar una oposicion fuerte a china a corto plazo, pero su peso hara que se vuelva la nueva china en unos años.

    Por ultimo, mencionar que la economia china esta planificada no como la forma occidental tiene de hacerlo. Si bien la economia occidental es cortoplacista,en la que se busquen soluciones de aqui a 4 años, la economia china ha sido planificada para ir robando el territorio comercial a los occidentales desde los años 80 con la deslocalizacion masiva de empresas. Es por eso, que aquellos que dicen que llevan escuchando muchos años la eterna promesa no se den cuenta de que efectivamente, cada año que pasa china es mas invencible. En los 90, creo una base industrial, en los 2000 creo una base tecnologica, pasando de hacer motos taiwanesas, a copiar a la perfeccion audis, mercedes, roll royce o incluso portaaviones, satelites y trenes de alta velocidad con su propia tecnologia. En los ultimos 5 años hemos vitso como los estados dependian su deuda de los chinos, paises como España, USA, y seguramente cualquier pais que posea tiendas de chinos cada 2 metros tenga grandes deudas con los chinos. Asi podemos ver como poco a poco sus pilares se hacen tan profundos en nuestra economia que un ataque a sus intereses seria catastrofico para el pais agresor. Pero quien se acuerda ya de la china de los 90, quien puede ser lo suficientemente previsor y responsable para hacer una teoria economica que se cumpla de aqui a 30 años?.

  3. Gran artículo, sin duda alguna. Respondiendo a Karofaar, decir que la proyección de poder de los EUA es ínfima me parece una tontería como una casa. EUA sigue expandiendo la OTAN al este, ha recuperado una gran influencia en Ucrania frenando la deriva europeísta de Rusia y obligándola a mirar al este, al mismo tiempo en el cual rodea a China y la fuerza a mirar a su oeste y no al Pacifico. EUA esta forzando las relaciones entre Rusia y China para que se centren en Asia central y no compliquen la presencia Americana tanto en Europa como en el Pacifico. Además, aunque se hayan retirado de varios lugares, en Afganistán seguirán teniendo militares y en Irak vuelven a la carga contra el EI. Su economía por fin despega fuertemente y en temas culturales, educacionales, tecnológicos, militares, diplomáticos sigue siendo la mayor superpotencia. Otra cosa es que ya no esta sola acaparando el poder como en los 90. Tampoco lo estuvo de los 40 a los 80.

    Es muy probable que China se convierta en la mayor economía del mundo, sin embargo presentarla como la potencia número 1 en el sentido de una nueva hegemonía es no entender que marchamos, si no estamos ya, a un mundo multipolar. Esto quiere decir que EUA no desaparecerá, seguirá siendo una superpotencia, China va camino de ser otra, la UE, Rusia, India y Brasil son otros polos de poder que pueden incrementarse de aquí al futuro. Sera un mundo más quizás al estilo de equilibrio de potencias europeo de otros siglos. Por ejemplo, durante un tiempo tenías Rusia, Austria-Hungría, Alemania, Francia y Gran Bretaña como grandes potencias e Italia, España y Turquía como potencias menores. Imaginemos posibles, hay montones de combinaciones: que si China-EUA superpotencias, y luego India, Rusia, UE, Brasil potencias menores. Que si CHINA-EUA y unión Rusia-UE superpotencias…etc.

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. El Triángulo Estratégico Asi&aacu...

Si tienes algo que aportar o comentar sobre este artículo no dudes en hacerlo!