Elecciones europeas 2014: claves del nuevo rumbo de Europa

Entre el 22 y el 25 de mayo están llamados a votar cientos de millones de ciudadanos europeos de los 28 estados comunitarios en unas elecciones importantísimas para el futuro de la Unión. A pesar de que la construcción europea ha sido lenta y no escasa de contratiempos, la crisis política y económica a nivel europeo vivida en estos últimos años ha sido muy profunda. Tanto ha sido así que en algunos momentos, especialmente en 2010 y 2011, el futuro de la Unión Europea estuvo a punto de no existir como consecuencia de los problemas que atravesaron las economías de Grecia, Italia, Irlanda España y Chipre, además de la férrea política del Banco Central Europeo y otras instituciones comunitarias en las medidas que debían aplicar dichos países para no quebrar y no arrastrar así a Unión a la disolución o a la pérdida de miembros.

Parlamento Europeo 2009-2014Dentro de la propia Unión Europea hay divergencias entre los estados. Los del norte de Europa han sido inflexibles con las recetas a aplicar desde Bruselas para paliar la crisis económica; en zonas mediterráneas de la Unión, países rescatados o semi-intervenidos por las directrices de la Comisión y BCE se han mostrado incómodos con la poca autonomía que Europa les daba de cara a combatir la crisis. Las reuniones del Consejo Europeo acabaron convirtiéndose en pulsos entre estados cuyo resultado marcaría la ruta a seguir en los meses siguientes.

A nivel ciudadano, la desafección con las políticas e instituciones comunitarias también ha crecido de manera espectacular. Por diversas razones fruto de las diferencias políticas, económicas y sociales que todavía perviven – y se han acentuado – dentro de la UE, la ciudadanía no se siente europea, produciéndose un repliegue nacionalista. Los partidos “euroescépticos” han proliferado por toda Europa, desde los partidos ultranacionalistas en el centro y norte de Europa – Frente Nacional en Francia; el Partido por la Independencia del Reino Unido – UKIP en inglés – ; Aurora Dorada en Grecia o los ya absolutamente asentados partidos de extrema derecha en Finlandia, Austria y Países Bajos – hasta los partidos “altereuropeístas”, especialmente de izquierdas, cuya visión europea sí tiene el espíritu clásico, mas no así los métodos empleados por las instituciones comunitarias, especialmente aquellos para gestionar la actual crisis económica. Dentro de este último podemos encontrar a los griegos de Syriza, el Frente de Izquierdas francés o al partido español Equo.

Con esta situación es con la que vamos a llegar a las elecciones al Parlamento Europeo de mayo. En este sentido, la cuestión fundamental aquí es que serán las primeras elecciones legislativas europeas tras la entrada en vigor del Tratado de Lisboa en 2009, en el que se encuentran numerosos cambios respecto al funcionamiento actual, sobre todo a nivel competencial y organizativo. Es por ello, además de por la absoluta necesidad de recuperar la fe de la ciudadanía y los gobiernos en la construcción europea, que estas elecciones del mes de mayo tienen una importancia crucial para el devenir de la Unión.

Elecciones Europeas por fechas

¿Qué cambios hay de cara a estas elecciones?

Son principalmente dos, aunque por la importancia de los mismos y los órganos a los que afecta, las consecuencias de los cambios llegarán a todas las políticas, decisiones e instituciones de la Unión Europea. El primero de ellos será el notable aumento de poder del Parlamento Europeo; el segundo estará referido a la manera de elegir al Presidente de la Comisión – como el presidente de gobierno de un estado –, algo que sobre todo de cara a la campaña electoral será un factor fundamental.

El Parlamento Europeo gana poder

Una de las críticas que durante muchos años ha recibido el Parlamento Europeo era que tenía poco poder y por tanto, la legitimidad democrática de la Unión Europea quedaba en entredicho. Esto se debía en gran medida a la atribución desigual de competencias y al mecanismo de ‘codecisión’. Esta articulación de los poderes comunitarios hacía que en cualquier decisión o iniciativa europea actuasen normalmente dos o los tres poderes comunitarios – Parlamento, Comisión y Consejo Europeo –, lo que provocaba, además de un flaco favor a la idea de separación de poderes, que estas instituciones tuviesen una importancia mayor o menor según el día y el tipo de iniciativa que se estuviese tramitando. En esta forma de actuación, el más perjudicado era normalmente el Parlamento Europeo, con pocas competencias – respecto a las que puede tener un parlamento nacional – y casi siempre sujeto a la codecisión de o Comisión o Consejo Europeo, instituciones que hasta estas elecciones son el centro de la vida política de la UE.

Escaños por país UE 2014Así, a partir de mediados de 2014, muchas cosas cambiarán en el aspecto político. De las 126 competencias en las que la Unión Europea actúa, bien en exclusividad, bien en colaboración o de manera paralela con los estados miembro, 100 de ellas serán responsabilidad del Parlamento Europeo. De estas 100, más de la mitad serán transferencias desde la Comisión y el Consejo a la Eurocámara y además en todas las áreas en las que la UE tiene competencias: política agraria, regulación económica, participación ciudadana, asilo y control de fronteras, prevención del crimen, propiedad intelectual, los famosos fondos de cohesión, política espacial, y un largo etcétera de medidas y ámbitos de actuación son algunos ejemplos de las nuevas atribuciones del Parlamento Europeo. Esta nueva capacidad en tantas competencias va a provocar que el órgano legislativo comunitario formado a partir de estas elecciones sea el más poderoso jamás habido en Europa, posicionándose como la institución central de la política europea y no como un actor secundario en las decisiones comunitarias.

El método de la codecisión seguirá vigente. Será la Comisión Europea – el gobierno europeo – quien proponga leyes al Parlamento para que allí sean discutidas y votadas. Este hecho, que a día de hoy es uno de los factores que le resta poder al parlamento, se va a relajar y va a ser más fluido por el segundo gran cambio que comentaremos a continuación.

Un Presidente de la Comisión más político

Para entender la profundidad del giro que va a dar la Unión este año, es necesario comentar la nueva forma de elegir al Presidente de la Comisión, y sobre todo, relacionar este hecho con el cambio parlamentario, todo ello en un contexto de politización – esperemos que sana politización – de la campaña electoral y la gestión quinquenal de la legislatura 2014-2019.

Hasta ahora, la elección del Presidente de la Comisión venía dada por la propuesta del Consejo Europeo de un candidato que luego el Parlamento Europeo aprobaba o rechazaba, teniéndose en este último caso que reiniciar el proceso en búsqueda de un nuevo candidato. Esto daba como resultado que por ejemplo, en las últimas elecciones europeas de 2009, en el caso español, tanto PP como PSOE apoyasen al mismo candidato a Presidente de la Comisión, José Manuel Durão Barroso. Este tipo de articulación hacía que la competencia política en la Unión fuese nula, así como la capacidad ciudadana para elegir a la cabeza de la UE.

Esta forma proceder ahora cambiará completamente. Ha sido el propio presidente saliente, Durão Barroso, el que ha propuesto y promovido este giro. Ahora, cada partido político concurrente a las elecciones europeas, bien sea nacional o una alianza de partidos europea, propondrá a su candidato a Presidente de la Comisión. Lo más lógico sería que el partido más votado y con más representación en la Eurocámara fuese llamado a proponer un candidato para Presidente al Parlamento Europeo, que dicho órgano legislativo aprobará o rechazará. Este hecho esconde el crucial factor de que por primera vez habrá una conexión político-ideológica clara entre legislativo y ejecutivo, como ocurre en la gran mayoría de regímenes parlamentarios, algo que hasta ahora no se había producido.

Intentando ir un poco más allá, al no tener estas elecciones un resultado casi fijado de antelación, van a ser unas elecciones politizadas y en las que habrá competencia política y electoral. Los estados ya no van a decidir a través del Consejo Europeo, sino que van a ser los ciudadanos europeos los que a través de su voto van a decidir por primera vez la conformación de la Comisión Europea. Presumiblemente, este nuevo Presidente formará una Comisión Europea política e ideologizada en la línea de la ideología o tendencia predominante en el Parlamento Europeo, por lo que la Unión caminará, al igual que un estado, por una ruta política determinada hasta 2019.

Quién es quién en las elecciones europeas: partidos y candidatos

Además de los cambios que se van a producir de cara a esta nueva legislatura, también vamos a analizar qué partidos concurren a estas elecciones europeas y cuáles son sus candidatos. Para ello, desde un primer momento debemos tener clara la idea de la multitud de ideologías existentes en Europa y los matices que separan unas de las otras. Para el caso español, la población se considera bastante centrista – así lo reflejan las encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas – y el espectro de partidos no es excesivamente variado, por la salvedad de los partidos autonómicos o regionales, que en ese caso la única variante ideológica es el componente territorial. Es por ello que debemos salir de la concepción de “izquierda-derecha” sin más y entender la multitud de etiquetas diferentes – y no por ello algo negativo – que un partido o ideología puede tener. En este sentido, un español no tiene la misma concepción de “liberalismo” o “partido liberal” que un inglés, como no es lo mismo un socialdemócrata danés que uno italiano. Todos esos pequeños matices nacionales confluyen en los 750 asientos de Estrasburgo, en las grandes alianzas europeas, y le imprimen a esos “macropartidos” pequeñas influencias.

Partido Popular Europeo (European People’s Party EPP)

Partido Popular EuropeoActualmente es el partido con mayor representación en el Parlamento Europeo, ocupando 270 de los 750 asientos. Ideológicamente está considerado como de centro-derecha, incluyendo ideologías en su seno como la democracia cristiana, el conservadurismo social y el socialcristianismo. En este grupo parlamentario están la Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU), partido de la canciller alemana Ángela Merkel; la Unión para el Movimiento Popular (UMP) francés, partido del expresidente galo Nicolas Sarkozy; el Partido Popular (PP) español y Unió Democràtica de Catalunya, además de otro gran número de partidos conservadores, democristianos y de centro-derecha de toda Europa.

De momento, el EPP todavía no tiene un candidato decidido para concurrir a la presidencia de la Comisión; eso lo decidirán a principios de marzo en su congreso de Dublín. Por ahora, el baile de nombres y las apuestas por ver quién acabará siendo candidato de un potencial partido ganador está a la orden del día. Los nombres que más suenan son el luxemburgués Jean-Claude Juncker, presidente del Eurogrupo de 2005 hasta 2013 y una de las figuras con más experiencia y años comunitarios; Jyrki Katainen, primer ministro de Finlandia; Michel Barnier, actual Comisario europeo de Mercado Interior y Servicios y uno de los impulsores de la unión bancaria; el expresidente letón Valdis Dombrovskis y la actual Comisaria de Justicia Viviane Reding, que ha desempeñado otros puestos de comisario en las dos legislaturas anteriores a la actual. Lo más probable es que acabe decidiéndose entre Juncker, Katainen y Barnier, dos de ellos políticos comunitarios consumados y con experiencia.

Jean Claude JunckerJean-Claude Juncker

El programa del EPP no está cerrado, puesto que falta el toque del candidato a Presidente, sin embargo, en el congreso del partido en Viena en junio de 2013 se acabó adoptando una declaración en la que se resumen e intuyen los puntos principales de su plan de acción.

PÁGINA WEB: European People’s Party

Partido Socialista Europeo

Partido Socialista EuropeoEs el segundo partido político más numeroso en la Eurocámara con 188 eurodiputados. En el espectro político incluye partidos, además de fuera de la Unión Europea, ideologías socialdemócratas, socialistas y laboristas, lo que popularmente es conocido como centro-izquierda. Dentro del mismo PSE se encuentran el PSOE español, el Partido Socialista francés de François Hollande, el PASOK griego, el Partido Laborista británico o el Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) entre otros.

Al contrario que su rival directo para estas elecciones como es el EPP, el PSE sí tiene ya un candidato firme para el puesto de Presidente de la Comisión: Martin Schultz. El socialista alemán ha sido eurodiputado desde 1994, líder de los socialistas europeos desde 2004 y desde este enero, Presidente del Parlamento Europeo. Firme europeísta y crítico con los excesos en las políticas de austeridad, es, junto con el candidato Popular que salga en Dublín, uno de los favoritos para liderar la Comisión.

Martin-schulzMartin Schultz

INTERESANTE: Perfil más detallado de Martin Schultz

Los socialistas europeos aún no tienen un programa definido, pero sí hay un documento desde 2013 que, al igual que en el caso de los populares europeos, resume en varios puntos su ideología y los pilares básicos de su política, por lo que entendemos que por ahí irá aproximadamente el programa del alemán Schultz. La mayoría de puntos son clásicos de la socialdemocracia europea, como las políticas sociales, la economía sostenible, promoción de la mujer, cuestiones ambientales, etc.

PÁGINA WEB: Party of European Socialists

Alianza de los Liberales y Demócratas

Alianza de los Liberales y Demócratas EuropeosSe trata de la tercera fuerza política europea, y como su propio nombre indica, reúne a los principales partidos liberales de Europa, considerando el variado espectro que el liberalismo político posee –incluyendo su principal variante social liberal –. Tiene en su haber 84 escaños, ocupados por eurodiputados provenientes del Partido Liberal Democrático alemán, el Movimiento Demócrata francés, el Partido Liberal Demócrata británico, el italiano Italia de los Valores y los españoles Convergència Democràtica de Catalunya y Partido Nacionalista Vasco (PNV).

Su candidato, el ex primer ministro belga entre 1999 y 2008 y a partir de 2009 presidente del grupo liberal Guy Verhofstadt, fue elegido en noviembre frente a su gran rival, Olli Rehn. Dentro de las visiones europeístas que recogen tanto este partido como los dos anteriores, la del partido liberal es la más federalista, ya que promueve esa idea de los “Estados Unidos de Europa” mediante la cesión estatal de competencias a Bruselas y la estructuración definitiva de la Unión como un gran estado.

Guy VerhofstadtGuy Verhofstad

El grupo político tampoco ha presentado de momento un programa electoral, aunque tanto entre sus bases ideológicas como en sus actuaciones durante la legislatura se pueden intuir ciertos aspectos como la comentada federalización de la UE, la promoción de la Unión como un actor político, promover los derechos fundamentales, la diversidad étnica y cultural, el matrimonio homosexual en todos los países de la Unión Europea o seguir apoyando el acuerdo Schengen para la libre circulación de personas.

Al no haber un documento con propuestas o bases como sí lo hay en los dos anteriores, en la web del grupo parlamentario tienen una sección con sus valores y propuestas por temática.

PÁGINA WEB: Alliance of Liberals and Democrats for Europe Party

Los Verdes-Alianza Libre Europea

Los Verdes UEEste partido europeo es la fusión entre el Partido Verde Europeo y la Alianza Libre Europea. Actualmente cuenta con 55 eurodiputados en Estrasburgo, lo que les convierte en cuarta fuerza política comunitaria. Este híbrido político tiene dos tendencias ideológicas bastante diferenciadas, cada una proveniente de los partidos que forman la coalición. Para los que vienen del Partido Verde, se puede intuir su tendencia: ecologismo, ecosocialismo y en buena medida constituyen una parte importante del “altereuropeísmo” actual; por el otro lado, la de la Alianza Libre Europea, reúne partidos e ideas socialdemócratas, regionalistas e incluso nacionalistas, si bien todas ellas con una visión europeísta y de izquierdas.

A nivel de partidos, es una enorme y variopinta amalgama de los mismos, aunque como hemos visto, que sean la cuarta fuerza política por encima de otras tendencias políticas o ideológicas a priori más potentes hace que deban ser tomados muy en cuenta. La coalición de Los Verdes-ALE incluye partidos como los partidos Verdes alemán y austríaco – los famosos Grüne –, Los Verdes de Francia, Los Verdes neerlandeses, Los Verdes y el Partido Pirata sueco y, para el caso de España, están dentro de este partido europeo la Chunta Aragonesista, Esquerra Republicana de Catalunya, Iniciativa per Catalunya Verds, el Bloque Nacionalista Galego, Eusko Alkartasuna, Aralar y los recién llegados de Equo, que concurrirán por primera vez en estas elecciones europeas dentro del grupo verde.

Los Verdes europeos presentarán dos candidatos en vez de uno, ambos provenientes de la facción mayoritaria del grupo europeo que son los propios verdes. Dichos candidatos son la alemana Franziska ‘Ska’ Keller y el francés José Bové. Este último llegó a ser candidato a la presidencia de la república francesa en 2007, y aunque no consiguió su objetivo, para entonces ya era una figura bastante reconocida del ecologismo europeo y los movimientos antiglobalización. Su compañera de filas, ‘Ska’, representa esa tendencia renovadora que está protagonizando la izquierda europea de avanzar con líderes jóvenes, con una visión distinta del mundo a la de otros líderes políticos de más edad y que son capaces de tener cierto tirón electoral dada su juventud y su rearticulada imagen política.

KB

El programa electoral, que tampoco está disponible a tres meses de la cita electoral, probablemente esté centrado en cuestiones ecologistas, de política social, democracia participativa y críticas a la gestión comunitaria de la crisis. En su congreso de 2014 ya adoptaron un manifiesto, si bien todavía no está disponible. De momento hay que conformarse con las propuestas de años anteriores y las líneas ideológicas que aparecen en su web.

PÁGINA WEB:  European Green Party

Partido de los Conservadores y Reformistas Europeos

ALianza ConservadoresPor un solo eurodiputado constituyen la quinta fuerza política de la Eurocámara, al tener 54 diputados frente a los 55 de Los Verdes. Este europartido de los Conservadores y Reformistas Europeos está posicionado ideológicamente a la derecha del Partido Popular Europeo, ya que además de declararse abiertamente conservadores, también son euroescépticos, antifederalistas y atlantistas – pro EEUU antes que UE –. Su sustentación como grupo político viene dado por la inclusión aquí del Partido Conservador Británico, que nunca ha querido entrar en el Partido Popular Europeo en favor de esta quinta fuerza. De los 54 diputados del grupo, 26 son británicos, lo que viene a ser casi la mitad. Sin este apoyo, el Partido Conservador y Reformista Europeo sería la última fuerza política en Estrasburgo sin contar a los partidos que van por libre. Los otros grandes baluartes del partido son la formación polaca Ley y Justicia y el Partido Democrático Cívico checo. Ningún partido español está dentro de esta formación.

Actualmente tampoco han decidido un líder, aunque sería previsible que fuese un británico o un polaco. Sin duda alguna, la posición del eurogrupo parlamentario vendrá en gran medida supeditado al éxito electoral que tengan en mayo los tories británicos, muy tocados al estar en el gobierno británico y superados, según las encuestas, por laboristas y radicales de UKIP.

PÁGINA WEB: European Conservatives and Reformists Group

Grupo de la Izquierda Unitaria Europea / Izquierda Verde Nórdica

izquierda-unitaria-europea-izquierda-verde-nordicaRespecto a 2009, probablemente este sea el partido que más avance en escaños europeos a partir de sus 35 butacas actuales. Se trata de una gran coalición de partidos de izquierda que, especialmente en países del sur europeo, esperan captar gran cantidad de votos dada la desafección ciudadana con las instituciones y políticas comunitarias. Entre sus filas hay tendencias comunistas, marxistas, socialistas, internacionalistas y ecosocialistas, todas ellas con un marcado carácter anticapitalista y altereuropeísta.

Entre los partidos más importantes en esta enorme coalición se encuentran los griegos de Syriza, actualmente segunda fuerza política en Grecia; Die Linke en Alemania; el Partido Comunista Francés; el Partido Comunista de Bohemia y Moravia checo, el Bloco de Esquerda portugués o el conocido Sinn Féin irlandés. En este partido sí hay uno español, Izquierda Unida. Como podemos ver, la mayoría de baluartes de la coalición se encuentran en la periferia europea, además de los tradicionales sectores de izquierda comunista francoalemanes.

Alexis TsiprasAlexis Tsipras

En diciembre de 2013 fue elegido en Madrid el candidato a Presidente de la Comisión, que recayó en el griego Alexis Tsipras, presidente de la coalición griega Syriza. Desde allí ha sido abiertamente crítico con las medidas impuestas en Grecia por la troika europea, por lo que presumiblemente la campaña irá en la misma línea. Dentro del europeísmo crítico, este partido y su candidato representan la línea más dura – en un sentido político-crítico del término, no con una denotación irracionalmente radical –.

Este partido tampoco ha presentado un programa para las elecciones europeas de mayo, pero en la web de la coalición encontramos, al igual que en los demás partidos, las líneas maestras de su acción e ideología política de cara a estas elecciones al Parlamento Europeo.

PÁGINA WEB: Confederal Group of the European United Left/Nordic Green Left

Europa de la Libertad y la Democracia

CMJN de baseSe encuentra como última fuerza política en la Eurocámara con 32 diputados, pero al igual que el frente europeo de izquierdas anterior, es bastante susceptible de ganar asientos en Estrasburgo en estas elecciones de 2014. Su posición respecto a la Unión Europea es de absoluta oposición, siendo adalides del llamado “euroescepticismo” aunque en su versión más radical. Defienden la refronterización de la Unión y remarcar el nacionalismo europeo, tanto político como cultural y social. Aunque no les guste reconocerse como tal dada la negatividad de la etiqueta, en muchos aspectos están en el espectro de la extrema derecha.

Los principales partidos de esta formación son de los más reconocibles de la extrema derecha europea, como el Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP), la Liga Norte italiana o el Partido Popular Danés, así como el español Plataforma per Catalunya, que actualmente no tiene ninguna representación en la UE.

De momento no existe un candidato conocido de momento para encabezar el grupo parlamentario y presidir la Comisión, por lo que pueden pasar dos cosas: la primera, que el candidato vuelva a ser Nigel Farage, un británico del UKIP cuyas intervenciones en Estrasburgo son bastante conocidas gracias a vídeos virales y la acidez de su discurso – además de la buena oratoria que caracteriza a los políticos británicos –, si bien en ocasiones ha sido acusado de tener un discurso excesivamente populista. La otra opción es que la coalición europea sea refundada en base a los resultados que los diversos partidos de extrema derecha en Europa obtengan en mayo, especialmente aquellos que no están dentro de la coalición Europa de la Libertad y la Democracia, como el Frente Nacional francés de Marine Le Pen, según las encuestas ganadora de las elecciones europeas en el país galo y el Partido de la Libertad holandés, que a día de hoy tiene cinco eurodiputados que funcionan de manera independiente.

INTERESANTE: La ultraderecha europea sella una alianza (El País, Noviembre 2013)

Si como vaticinan las encuestas, los extremistas franceses obtuviesen un 25% de los votos en las elecciones europeas – que actualmente tienen 3 en la sección independiente –, eso se traduciría en unos 18-20 escaños en la Eurocámara, que sumados a los escaños holandeses, italianos y al presumible aumento de los escaños del UKIP, podrían acabar formando un bloque de unos 60 eurodiputados, una cifra que les podría hacer pasar de farolillo rojo a 4ª fuerza política.

Ellos tampoco tienen programa, pero sí una serie de puntos básicos de su política e ideología en su web, basados en un exacerbado nacionalismo y antieuropeísmo.

PÁGINA WEB: Europe of Freedom and Democracy

Otros partidos

Para poder formar un grupo parlamentario en el Parlamento Europeo se necesitan 25 diputados. Para aquellos partidos que bien por no haber alcanzado dicha cifra o por no haber querido insertarse en ninguna coalición no pueden formar grupo, existe la zona de los “no inscritos”, donde tienen representación pequeños partidos. En la presente legislatura, sólo hay en esta sección 27 eurodiputados, entre los que se encuentra el eurodiputado del partido español UPyD; el resto de partidos son mayoritariamente de extrema derecha, como el filofascista húngaro Jobbik, el comentado Partido por la Libertad holandés, eurodiputados escindidos del UKIP británico, extremistas de partidos austriacos varios y nacionalistas búlgaros, flamencos y rumanos.

Los puntos centrales de la campaña electoral

Una vez que ya hemos visto un poco por encima quiénes concurren a las elecciones legislativas europeas, vamos a apuntar ahora una serie de claves, tanto en el discurso como en acontecimientos, que van a marcar la relativamente corta campaña electoral.

Cuestiones técnicas

  • El Parlamento Europeo mantendrá, tal y como dicta el Tratado de Lisboa, 751 europarlamentarios. Para ello, y en la línea con guardar la mayor proporcionalidad demográfica, algunos países perderán un europarlamentario, Alemania tres, y ninguno ganará asientos – salvo Croacia que dada su entrada tendrá 11 asientos –. España mantendrá los 54 que le corresponden.
  • España seguirá una ley electoral proporcional, de circunscripción única y bajo la Ley D’Hondt – que es la ley electoral que también se usa en las elecciones nacionales –.
  • Los candidatos a Presidente de la Comisión deberán presentar con antelación sus programas electorales. Igualmente, deberá haber debates públicos y mediatizados – TV y radio principalmente – en donde los candidatos argumenten desde la perspectiva europea sus ideas y programas.
  • Se ha acordado de manera tácita que aquel partido que obtenga más escaños en el Parlamento Europeo sea el primero en presentar su candidato a votación para que sea aceptado o rechazado como Presidente de la Comisión.
  • Los partidos políticos nacionales deberán llevar su logo, así como el de su formación europea si la hubiere, en las papeletas electorales. Una nota de prensa de la Comisión criticaba el hecho de que esto no lo cumplía ningún país de la Unión. Igualmente, todos los partidos nacionales deberán dejar bien claro a qué grupo europeo pertenecen, así como el candidato al que piensan apoyar. También se fomentará la existencia de listas cremallera – aquellas listas electorales en las que se alternan un hombre y una mujer en favor de la paridad de sexos –.

MÁS INFORMACIÓN: Elecciones 2014: una campaña para elegir al presidente de la Comisión

Cuestiones políticas

  • Es previsible una baja participación. En las elecciones europeas de 2009, la participación a nivel europeo fue del 43%. En España acudió a votar un 44,9% de los electores, mientras que en países como Eslovaquia no llegó al 20% y en Malta casi llegó al 80%. La ciudadanía no se siente europea ni entiende bien qué repercusión tiene para sus vidas la política europea, por lo que una clave de estas elecciones será “europeizar” a la ciudadanía y hacer que vayan a votar.
  • La campaña electoral, así como las votaciones, se van a desarrollar especialmente en clave nacional. Este hecho no es lo idóneo, puesto que los intereses nacionales suelen diferir bastante de los comunitarios. Además, el hecho de que estas elecciones se desarrollen en un contexto de crisis y en mitad de muchas legislaturas europeas, va a servir de termómetro fiable a gobiernos y oposiciones para medir fuerzas de cara a futuras elecciones, por lo que presumiblemente se va a hablar poco de asuntos europeos. Para el caso español, lo más normal es que el discurso europeo lo lleven los pequeños partidos mientras los dos o tres grandes PP-PSOE / PP-PSOE-IU le impriman a la campaña un predominante toque nacional.
  • La economía va a monopolizar la campaña. La política comunitaria en materia económica, especialmente la del Banco Central Europeo, va a ser tanto criticada por ser demasiado dura desde el sur de Europa como criticada en el norte por ser demasiado blanda. Aquí también es probable que entre de manera secundaria la cuestión de la integración por la Unión Bancaria.
  • Grecia va a ser un ejemplo constante en cuanto a políticas de la Unión. El país heleno ha sido la cobaya europea en el que la troika ha experimentado las recetas de la austeridad más espartana. Hasta el propio Fondo Monetario Internacional ha acabado reconociendo que fueron recetas excesivas, pero el daño ya está hecho.
  • Los partidos tanto de extrema izquierda como de extrema derecha deberían ser los beneficiados en estas elecciones. Las encuestas a lo largo y ancho de Europa dan amplios y favorables resultados a partidos tanto de izquierda no centrista como a partidos de extrema derecha, ambos lados valiéndose del clima de desafección ciudadana y desencanto con la Unión Europea. Los principales perdedores serían los partidos más centristas.
  • Cuestiones secundarias como el futuro de la UE, la democratización, la inmigración, el Programa Erasmus, la política exterior propia de la Unión, cuestiones de la ampliación o las implicaciones de la Unión Europea con la vecindad, caso de Ucrania, también podrían tener protagonismos puntuales.

A pesar de que en los últimos años la Unión Europea haya tenido bastantes y graves desaciertos, la integración europea ha sido uno de los hitos más favorables que ha sucedido jamás en el viejo continente. Desde aquí les animamos a que se interesen por estas elecciones, puesto que su importancia es mayor de la que se le da, se informen de los programas políticos, piensen de manera crítica y sobre todo, voten. En Estrasburgo, Bruselas y Frankfurt también deciden sus vidas.

.

Acerca de Fernando Arancón 75 Articles
Nacido en Madrid, en 1992. Graduado en Relaciones Internacionales en la UCM. Máster en Inteligencia Económica en la UAM. Analista de Inteligencia. Especialista en geopolítica y entornos estratégicos. Twitter: @Feraru92
Contacto: Twitter

Be the first to comment

Si tienes algo que aportar o comentar sobre este artículo no dudes en hacerlo!