¿Hasta donde llega la libertad de expresión?

La crisis económica de 2008 derivó en el ascenso de partidos antieuropeos, hostiles a la inmigración, de doctrina xenófoba, con un nacionalismo radical y un discurso populista. El asesinato de un militante de izquierda en Grecia y el informe sobre la calidad democrática en el continente brinda un capítulo más para el debate sobre el ascenso de la extrema derecha en Europa.

A las constantes manifestaciones en Atenas por los despidos en el sector público y las políticas de austeridad del primer ministro Antonio Samaras, se sumaron protestas por el asesinato de un artista antifascista a manos de un militante neonazi. El autor del homicidio, un camionero de 45 años, confesó ser parte del grupo político Amanecer Dorado, quinta fuerza política de Grecia. A pesar que no es la primera vez que existen estos episodios de violencia, el hecho provocó una gran reacción tanto del gobierno como de las fuerzas políticas. Asimismo luego del suceso se observó una caída en el apoyo electoral de esta agrupación que en las elecciones de 2012 obtuvo 18 de los 300 escaños.

El gobierno tecnócrata griego, que en mayo discutía una nueva ley antirracismo, ahora busca cambios en el código penal con respecto a organizaciones criminales. Este movimiento tiene como objetivo implicar a Amanecer Dorado, grupo heredero de la extrema derecha tradicional con un crecimiento en las urnas de un 0.2% a un 7%. Endurecer las penas por odio racial, político o nacionalista es lo que se busca para cortar de raíz el problema de intolerancia actual. Los hechos más destacados en el último tiempo son: el asesinato en enero de un joven paquistaní, saludos nazis en el Parlamento, incidentes con trabajadores de Bangladesh y la segregación racial a alumnos gitanos en el norte del país.

La investigación que derivó en el arresto de 15 miembros de la organización entre ellos el líder máximo, el exmilitar Nikos Mijaloliakos, también sacó a luz las conexiones existentes entre la organización, la Policía y las Fuerzas Armadas, lo cual determinó la dimisión de dos altos cargos policiales y diversas suspensiones por la tolerancia con su violencia. Otra conclusión de la investigación es que aunque los militantes de Amanecer Dorado se definan como griegos nacionalistas y nieguen su conexión con el nazismo, la aparición de esvásticas y fotografías de Hitler en el domicilio de su cabecilla, marca la tendencia de la agrupación.

Un problema que se extiende por el continente

Este asesinato en Grecia se da días después de la publicación de un estudio sobre la caída de la calidad democrática en diversos países de la Unión Europea, entre los cuales obviamente se encuentra la nación helénica y sobre la cual se pidió una investigación. En el continente se observan retrocesos en la lucha contra la corrupción y el respeto a las minorías (con un acento en la comunidad musulmana). Estas características que estaban asociadas a los últimos países que se incorporaron, principalmente de Europa del Este, ahora se ven en el resto de las naciones.

La amenaza en Francia sobre la expulsión de los gitanos, la radicalización del partido eurosceptico UKIP en el Reino Unido, el crimen organizado en Italia, el auge de la derecha autoritaria en Hungría y el acto de terrorismo en Noruega son algunos de los ejemplos de los últimos tiempos. Según estos informes el deterioro democrático se dio incluso desde antes que comience la crisis, cuando estaba instalada la bonanza. Esto supone que la causa del ascenso de la extrema derecha en Europa no solo está relacionada con temas económicos sino que refieren a aspectos históricos intrínsecos y la falta de respuestas a la globalización con fenómenos como la inmigración.

En épocas de crisis los votantes tienden a alejarse de los partidos tradicionales y apuntar a las agrupaciones de protesta. Si bien actualmente estos grupos populistas no gobiernan en ninguna nación de Europa occidental, el crecimiento en el continente genera un llamado de atención. José Manuel Barroso, presidente de la Comisión Europea, reclamó en estos días la máxima vigilancia de los valores democráticos. La protección a los migrantes, víctimas de abusos, tendría que ser un problema para atacar con urgencia.

Los grupos radicales tienen presencia histórica, la cual se acentúa en momentos de crisis. Si bien ahora se encarcela a los dirigentes de Amanecer Dorado, no se tendría que haber esperado que alguien muera para atacar el problema. El gobierno está dejando sin fondos públicos a la organización, la cual se queda sin su cúpula principal. Sin embargo este tipo de agrupaciones poseen otras vías de financiación relacionadas con empresarios del ámbito deportivo, el cobro de impuestos de seguridad a comercios y actividades ilícitas tales como el contrabando o la trata de blancas. Por ello para erradicarlas se necesita una política activa y el entendimiento de hasta donde llega la libertad de expresión en la democracia.

 

Acerca de Diego Telias 12 Articles
Nacido en Montevideo (Uruguay), en 1988. Licenciado en Estudios Internacionales. Analista internacional y colaborador en la revista 'Letras Internacionales', de la Universidad ORT.

Be the first to comment

Si tienes algo que aportar o comentar sobre este artículo no dudes en hacerlo!